Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 27 6 2005 ABC Internacional Rumsfeld reconoce que EE. UU. ha tenido conversaciones con los insurgentes iraquíes Los rebeldes pide un calendario de retirada y Washington sólo ofrece liberar a prisioneros b El objetivo de los encuentros, desvelados ayer por The Sunday Times, sería aislar a los terroristas extranjeros que engrosan las filas de Musab Al- Zarqaui EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Washington ha abierto conversaciones con grupos insurgentes iraquíes con el intento de parar la escalada de violencia que se está produciendo en los últimos meses y conseguir la estabilización de Irak. El secretario de Estado norteamericano, Donald Rumsfeld, confirmó ayer que estos contactos entre representantes de EE. UU. y líderes insurgentes se están produciendo, tal como horas antes había desvelado el londinense The Sunday Times. Rumsfeld no dio más detalles y únicamente indicó en declaraciones a la cadena de televisión Fox que que ese tipo de encuentros también se están llevando a cabo en Afganistán. La primera cosa que quieres es dividir a la gente y que algunos te ayuden. Yo no haría de ello un gran asunto, me parece que la atención a esto es desmedida manifestó. Aunque ya la revista Time detectó el pasado mes de febrero alguna aproximación entre mandos militares norteamericanos e insurgentes, las reuniones celebradas el 3 y el 13 de junio constituyen, según el diario británico, las primeras conversaciones formales entre ambas partes. Estas se producen en medio de una creciente preocupación de la Casa Blanca, que ha visto cómo la actividad terrorista ha matado a más de mil personas en Irak desde que en abril se constituyó el nuevo Gobierno iraquí. Mañana está previsto que el George Bush se dirija por televisión a su país para tranquilizarle ante el aumento de víctimas norteamericanas. El peor ataque contra mujeres soldado de EE. UU. El reciente ataque a un convoy de mujeres militares cerca de la ciudad iraquí de Faluya puede reavivar el debate en el Congreso sobre el futuro de las mujeres en zonas de combate. Aunque todavía no hay datos definitivos, los medios locales apuntan que pueden ser tres las marines muertas. Fuentes del Pentágono señalaron a Efe que sólo una de las cuatro víctimas que ya han sido identificadas es mujer e indicaron que están pendientes de confirmar la identidad de otras dos personas. En el ataque de Faluya también resultaron heridas trece personas, once de ellas mujeres, indicó el Pentágono. A la espera de la confirmación definitiva, el atentado del jueves se presenta ya como el peor ataque sufrido por las mujeres de uniforme desde la II Guerra Mundial. El Congreso intentó prohibir este año su presencia en algunas posiciones peligrosas en Irak, pero retiró la propuesta ante la fiera oposición del Pentágono, que sostiene que las mujeres ocupan posiciones clave en momentos en los que el Ejército tiene problemas de reclutamiento. Una de las víctimas de los atentados de ayer es rescatada de los escombros Ayham al- Samurai, un musulmán suní exiliado veinte años en EE. UU. y que regresó al país tras la caída de Sadam para ocuparse de cartera de Electricidad en el Gobierno interino. El objetivo de la operación era tantear algún tipo de acuerdo con los rebeldes iraquíes y separarlos de los militantes islámicos extranjeros que llegan para sumarse al grupo capitaneado por Abu Musab al- Zarqaui, líder de Al- Qaida en Irak, que no fue invitado a las conversaciones. Hora y media de reunión De acuerdo con la información publicada por The Sunday Times, suministrada por fuentes iraquíes presentes en los encuentros, a la reunión de hora y media celebrada el 3 de junio en la localidad de Balad, a unos sesenta kilómetros al norte de Bagdad, acudió una delegación norteamericana de cuatro personas, fuertemente custodiada e integrada por un militar de alta gradua- ción, un oficial de inteligencia, un cargo civil del Congreso y un representante de la Embajada en Bagdad. Por parte insurgente se presentaron líderes de los grupos Ansar al- Sunna, que ha protagonizado numerosos ataques suicidas y en Navidad mató a 22 personas en el comedor de una base norteamericana de Mosul; el autodenominado Ejército Islámico en Irak, que en agosto asesinó al periodista italiano Enzo Baldoni; el Ejército de Liberación Iraquí; Jaish Mohammed, y otras pequeñas facciones. La cita del 13 de junio fue con otras dos formaciones insurgentes menos conocidas, Thawarat al- Ishreen y el Consejo Shoura de Mujaidines. Las citas fueron preparadas por Sin ningún acuerdo Los contactos terminaron sin ningún tipo de acuerdo, con el único compromiso de volverse a reunir en el futuro. Los insurgentes reclamaron que se fije un calendario para la retirada de las tropas de la coalición, incluso aunque su presencia pudiera prolongarse otros cinco años; que haya una compensación económica de EE. UU. por el daño causado con la invasión, y que un representante de la ONU se sume a las conversaciones. La delegación norteamericana respondió que esas demandas serían trasladadas a Washington y lo único que Rumsfeld durante sus declaraciones a la televisión AP Bush se dirigirá hoy por televisión a su país para tranquilizarle ante el aumento de víctimas norteamericanas