Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 6 2005 Nacional 17 El dictamen señala al integrismo islámico como único culpable, pero los populares no ven clara la autoría La comisión desvincula a ETA de la masacre; el PP mantiene que la banda terrorista podría estar implicada El texto habla de manifestaciones espontáneas el 13- M y la actual oposición apunta al PSOE los datos que iba recibiendo de la Policía por interés electoral, Fue claramente una actitud informativa impropia de un Gobierno en democracia Los populares quieren dejar claro, sin embargo, que el Gobierno de Aznar comunicó en todo momento a la opinión pública los datos de que disponía acerca de las investigación en el instante en que la Policía se los comunicaba. La valoración efectuada por el Gobierno acerca de la autoría de los atentados fue en todo momento la que le comunicaron los responsables policiales. A pesar de ello, al menos desde la tarde del 11- M, el PSOE y algunos medios de comunicación iniciaron una campaña para sembrar en la opinión pública la convicción de que el Gobierno había mentido en su atribución de la autoría y estaba ocultando información a los ciudadanos. Al servicio de esa campaña se transmitieron deliberadamente informaciones falsas te en sus acciones de los últimos años; no es normal en la banda la ausencia de anuncio previo ni el empleo de vehículos de transporte sin matrícula doblada; no es tampoco normal en ETA el objetivo deliberado de hacer un daño grave e indiscriminado a la población: los rasgos físicos externos de los sospechosos que describen los testigos presenciales no son característicos de la banda terrorista; los radicales islamistas detenidos aquellos días no guardan relación de ningún tipo con ETA. El PP, por su parte, no afirma categóricamente que ETA tuviera participación en la comisión de los atentados, pero aporta abundante documentación de la que extrae tres conclusiones: primera, se ha constatado la existencia de relaciones personales entre etarras y miembros relevantes de células terroristas de filiación islamista, al menos en las cárceles; segunda, a la luz del conjunto de informaciones que han sido publicadas, existen indicios de que tales relaciones personales han podido tener consecuencias operativas y, tercero, se impone una profunda y rigurosa investigación sobre esas conexiones para la eficacia de la lucha antiterrorista en en el futuro y para la prevención de nuevos atentados. ¿Qué pasó en la jornada de reflexión? El documento del PSOE y sus socios tacha de concentraciones espontáneas las manifestaciones y protestas que tuvieron lugar ante las sedes del PP durante la jornada de reflexión. El dictamen que el jueves aprobará el Congreso señala que la comisión ha contado con todas las investigaciones judiciales abiertas en su momento para conocer la realidad de esas concentraciones, diligencias que han sido archivadas sin declaración de responsabilidad penal o administrativa alguna El PP recalca en su voto particular que pese a que el PSOE asegura que no convocó dichas manifestaciones, el actual portavoz del Grupo Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió que tuvo conocimiento de que se estaban convocando de forma muy temprana, aunque decidieron, según argumentó de forma cínica no desautorizarlas por si le daban más publicidad y provocaban una asistencia masiva Para el PP, no hacía falta el ejercicio de cinismo de Rubalcaba para intentar justificar lo injustificable Zapatero se negó a condenarlas en su comparecencia ante la comisión de investigación, algo que ya es, según el PP, una prueba más que evidente de que no las condenó porque fue el beneficiario ¿Cómo fue la gestión de Aznar? Esta pregunta es el campo abonado para la lucha partidista y el más fiel reflejo de las dos caras para la interpretación del 11- M. El dictamen de los socialistas y sus aliados evita hablar del engaño masivo que denunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su comparecencia del mes de diciembre. Emplea, en cambio, los términos manipulación y tergiversación La comisión estima que el Gobierno (de José María Aznar) manipuló y tergiversó