Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 6 2005 Nacional 15 La última realidad vasca topa con la inspiración casi onírica del presidente del Gobierno, al tiempo que el líder del PP, a salvo del 11- M, piensa ya en un viraje de estrategia en otoño Zapatero sueña y Rajoy mira al frente POR CHARO ZARZALEJOS MADRID. Para conseguir algo, antes hay que haberlo soñado decía Zapatero apoyándose en María Zambrano cuando era jefe de la oposición. Y tiene razón. Si no hay sueños ni capacidad para creer en futuros mejores, la vida es una especie de letargo, sujeta siempre al albur de acontecimientos que deciden otros. Soñaba Zapatero con ganar y ganó. Y alcanzado ese sueño, vinieron otros muchos, de manera que el futuro deseado se ha ido convirtiendo en corrección política en la que el optimismo el nunca pasa nada y si pasa no es para tanto, se ha convertido en manual político. Pero resulta que pasan cosas, y algunas de ellas de mucha envergadura y, como suele decir el portavoz nacionalista Josu Erkoreka, todo se puede envolver en papel de estraza o en celofán Pero el envoltorio no modifica el contenido. Para no estropear el celofán, el presidente calla y cada silencio suyo es aprovechado por José Bono, que no pierde oportunidad, hasta que sale Fernández de la Vega y descubre la posición oficial del Ejecutivo. Da igual que se aborde el fiasco europeo que el asunto vasco, en el que Ibarretxe ha sentado las bases para una legislatura que promete más de un disgusto a La Moncloa. El líder del PP pretende mantener activa la vida interna del partido JULIAN DE DOMINGO Ibarretxe ha sentado las bases para una legislatura vasca que promete más de un disgusto a La Moncloa que estar es Otegi y no ella, porque lo suyo es el Parlamento. ¿Y el PP? De momento, muy pendiente de Galicia; y en muchos círculos del partido con enorme alivio por el cierre de la comisión del 11- M. Insistir en lo que no tiene arreglo es desviarse de lo que se puede alcanzar. Expectativas desmedidas Imaginó Zapatero que la nueva etapa por él emprendida iba a ser correspondida por un mejor talante del PNV. La elección de Imaz había abierto unas expectativas desmedidas. Sin Arzalluz todo va a cambiar decían algunos socialistas ignorando que la posición del PNV es una posición estratégica y de largo alcance de la que es seguro nadie se va a desmarcar. Creyeron los socialistas que la desaparición de Nicolás Redondo facilitaría que el nacionalismo moderado acudiera a sus urnas y que el plan Ibarretxe era una respuesta coyuntural a un Aznar amigo de la estraza y no del celofán. Es todo muy cordial, pero muy contundente. Ya no están ni Arzalluz ni Aznar, pero la noria vasca continúa girando, con el agravante de que ETA no tiene motivo alguno- -desde su pérfida estrategia- -para dejar las armas. Y no las va a dejar. Ahora la modalidad es perdonar vidas concretas, y ante el silencio del presidente mostrando su asco- -seguro que lo siente- -por estos indultos, es Bono quien ocupa el sitio. Pero no es lo mismo. Gestionar sueños y realidades al tiempo es tarea del Gobierno. Antes del verano es probable que Imaz y Rubalcaba se reúnan en Madrid, pero no se prevén reuniones entre Ibarretxe y Zapatero, que se verán las caras en la Conferencia de Presidentes. Mientras, Nekane Erauskin, portavoz de EHAK, ha dicho que en la mesa quien tiene Capacidad de resistencia Rajoy tiene la vista puesta en las próximas generales. De entrada, tiene la convicción de que el PSOE nunca calculó que fuéramos a resistir tan bien y para que eso siga siendo así será en otoño cuando se definan nuevas estrategias que incluyen el mantener muy activa la vida interna del partido y por fortalecer infraestructuras y presencias. Por eso, Rajoy apoya a Josep Piqué, aun a sabiendas de que al final de los finales pueda quedar fuera del acuerdo estatutario. Si esto ocurre, el PP sabe que va a tener que oír eso de se han quedado solos pero Rajoy y Piqué creen que en Cataluña esa posibilidad puede convertirles en referencia de quienes no comparten las aspiraciones del tripartito. A la vuelta del viaje olímpico de Zapatero a Singapur, entre el 8 y el 21 de julio, el presidente citará a Rajoy en la Moncloa. Muchos socialistas sienten un cierto apremio por limar asperezas con el PP en materia antiterrorista, pero el líder popular ha ido acumulando conchas y no perdona al presidente que no le contara que Jáuregui, López Garrido y Rubalcaba se afanaban en la redacción de la resolución del 17 de mayo, que ha sido valorada tanto por ETA como por el conjunto del nacionalismo como un punto y aparte en la política antiterrorista surgida del pacto PP- PSOE, que nunca más se va a reunir porque en la esencia misma de la legislatura de Zapatero está el no acuerdo con el PP. O ellos o nosotros le dirían sus socios, y el presidente ya ha elegido. Frutos, reelegido para dirigir el PCE, deja a Llamazares en el 12,5 EFE MADRID. La candidatura al Comité Federal del PCE encabezada por Francisco Frutos y Felipe Alcaraz logró ayer el apoyo del 80,7 por ciento de los delegados presentes en el XVII Congreso Federal para asumir la dirección en la nueva etapa que se abre en el partido. La lista alternativa de Andrés Hidalgo, que se considera cercana a las tesis del líder de IU, Gaspar Llamazares, sólo obtuvo el respaldo del 12,5 por ciento de los delegados. De los 691 votos emitidos, 558 fueron para la lista de Frutos y 84 para la de Hidalgo; 39 fueron en blanco, y diez, nulos. De este modo, la candidatura de Frutos contará con 96 miembros en el Comité Federal, máximo órgano del PCE entre congresos, y la de Hidalgo, con 14. Tras la votación, el nuevo Comité Federal reelegirá a Frutos como secretario general, y a Alcaraz presidente con funciones ejecutivas.