Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 27 6 2005 ABC ETA Y LA AGENDA a política está llena de tópicos y muchos son falsos. Entre ellos, esa fórmula retórica según la cual ETA no debe condicionar la agenda política ni se debe responder a sus pronunciamientos. La acabamos de escuchar- -y padecer- -tras el escandaloso comunicado en el que terminan por relacionarse el hipotético final del Pacto Antiterrorista con el perdón de los terroristas a los políticos electos. La decisión de ETA se corresponde muy bien con sus objetivos totalitarios y si el Gobierno pretende contemplarlos de escorzo, o como si el asunto fuera un estadio camino de la paz, no solamente vamos aviados sino que, también, nos deslizamos hacia la indignidad. Es una soberana tontería pensar que los terroristas son unos locos que actúan ilógicamente, buscando sólo la muerte en una carrera sin sentido. Son perversos, no GERMÁN hay duda, porque la violenYANKE cia está en la entraña de la ideología totalitaria que sostienen, pero no imbéciles, ni dementes. No hay manera de meterse en la mente del terrorista se oye decir de vez en cuando. Pues sí, sí hay manera, y no está de más saber lo que ocurre en ella si se quiere combatir el terror de modo eficaz. Como hemos vuelto a comprobar este fin de semana, no se busca la muerte por la muerte, en un sinsentido amorfo, sino que se pretende, con la violencia y la amenaza, con el terrorismo armado o no, el desistimiento de los ciudadanos para que el totalitarismo triunfe. Si se dice que no se va a atentar en Cataluña no es un premio, sino un modo vil de pretender que, para conseguir esa tranquilidad ¿no se hablaba en el franquismo de la paz de los cementerios se ceda en toda España. Si se elimina a los políticos de los objetivos de la banda, se busca lo mismo entre el resto de ciudadanos. Parece burdo, y seguramente lo es, pero no por ello resulta absurdo. La falta de reacción institucional es el primer logro y sin duda resulta un triunfo para los terroristas la declaración escalofriante de que algo se mueve en el entorno de ETA cuando no han cambiado un ápice ni las metas ni los métodos de la banda. Reaccionar ante esta nueva y vergonzosa manifestación de la barbarie no implica aceptar que ETA condicione la vida política ni establecer una suerte de diálogo con ella. La reacción, naturalmente, implica palabras, declaraciones, condenas, pero palabras con sentido, con contenido político y civil. Es espeluznante esta suerte de indignante perdón a los políticos electos porque revela aún más claramente si cabe que la amenaza general, la estrategia de desistimiento buscada por el terrorismo. Si ETA pretende dar carta de naturaleza, y establecer escalofriantes consecuencias, al final del Pacto, era de esperar que sus firmantes se apresuraran a convocarlo, a reafirmarlo, y a renovar y ampliar la política antiterrorista que de él se desprende. Si ETA quiere hacer perversos distingos entre ciudadanos, era de esperar que fueran precisamente los electos los que mostraran su obligada solidaridad con los demás sosteniendo, en la política cotidiana, que la paz no es precisamente la ampliación paulatina de su actual situación, sino la derrota de los terroristas que, en un Estado de Derecho, no es otra que su detención y puesta a disposición de la Justicia. Si se calla, aunque a algún tonto pusilánime parezca paradójico, se convierte a ETA en interlocutor. Si no se hace nada es cuando ETA determina la agenda y la política. Y en esas andamos... L PNV y EA burlan la ley para dar voz a la ilegalizada Batasuna en 20 ayuntamientos Los proetarras hacen propuestas en los Plenos y los alcaldes las acogen b El delegado del Gobierno en Retorno como falsos ediles Álava. La permisividad de PNV y de Eusko Alkartasuna A con delegados de la extinta Batasuna o con plataformas ilegalizadas en 2003 y, por tanto sin representación municipal, ha permitido el debate de mociones de los batasunos en Llodio, Salvatierra, Cuartango y Santa Cruz de Campezo. En este último municipio, el alcalde del PNV permite a los batasunos sentarse entre el resto de corporativos, como si representara a un grupo más. Vizcaya. Los batasunos también se hacen oír en las localidades de Ondarroa, Basauri, Getxo, Erandio, Elorrio o Sopelana. Guipúzcoa. En los municipios de Azpeitia, Urretxo y Lezo los batasunos actúan como otro grupo más aunque no votan. Y, en los de Azkoitia, Beasain, Urnieta y Bergara defienden sus iniciativas en el turno de ruegos y preguntas al final de cada Pleno, con la autorización de los partidos nacionalistas, que en ocasiones acogen sus planteamientos. el País Vasco niega que baje la guardia para cumplir la ley y recuerda que impugna ante el juez los acuerdos irregulares A. ANTOLÍN VITORIA. La no ilegalización de EHAK, la oferta de diálogo a ETA por parte del Gobierno y la permisividad del PNV y EA hacia la extinta, al menos jurídicamente hablando, Batasuna, está provocando una reactivación de los frentes de esta coalición proetarra, sobre todo en los ayuntamientos vascos, donde actúan como un grupo más y al margen de la ley en una veintena de ellos. Así, la crisis del Pacto Antiterrorista está siendo utilizada por ex ediles de Batasuna o por los representantes de sus agrupaciones afines ilegalizadas para exigir su incorporación a la política local con los mismos derechos que cualquier edil elegido democráticamente. El PP vasco ha denunciado los hechos y achaca a la debilidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el protagonismo que Batasuna y su entorno está recobrando en las instituciones vascas. A juicio de los populares, las expectativas suscitadas por las ofertas de negociación y diálogo con ETA están animando a ese mundo a volver a hacer lo único que sabe: acosar y amenazar los nacionalistas, allí donde gobiernan, hicieran suyas las propuestas de las plataformas ilegalizadas para que éstas llegaran al Pleno de la corporación y se debatieran aunque incurrieran en un fraude de ley. Acuden asiduamente Pero ahora, en muchos ayuntamientos sus representantes acuden a los Plenos asiduamente, toman la palabra e intervienen como cualquier otro concejal, aunque, eso sí, sin voto. Así sucede en las localidades alavesas de Llodio, Salvatierra, Cuartango y Santa Cruz de Campezo. En este último municipio, el alcalde del PNV permite a los batasunos sentarse entre el resto de corporativos, como si representara a un grupo más. Si hasta ahora, gracias a la permisividad del PNV, burlaban la ley para registrar sus iniciativas en los Plenos, ahora ya campan a sus anchas sostiene el edil del PP en Llodio Santiago Abascal, que tras el último Pleno pidió a la Fiscalía y al Gobierno que actuaran. En Vizcaya, los batasunos tam- El PNV hace suyas las propuestas De hecho, en el último mes y medio se están reproduciendo episodios que se habían superado con la Ley de Partidos en diversas localidades de Vizcaya y Guipúzcoa e, incluso, en Álava, donde es menor el arraigo batasuno. En el último mes, ETA- Batasuna ha pasado de estar desaparecida en los ayuntamientos importantes a volver a hacerse presente denuncia el presidente del PP de Vizcaya, Antonio Basagoiti, que responsabiliza de ello al PNV y EA, pero también al PSOE por haber cambiado de actitud hacia el mundo radical. Desde que le otorga capacidad de interlocución, no pone trabas a ese mundo afirmó. En este sentido, recuerda, por ejemplo, que los socialistas no se opusieron en el Ayuntamiento de Bilbao a que se debatieran las enmiendas al Presupuesto que presentó una de las plataformas ilegalizadas. Hasta ahora, era habitual que El homenaje a Idígoras, muestra de la permisividad del PNV con Batasuna