Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 6 2005 Opinión 7 momento abocado a mirar en la partida, vital para ellos, que juegan otros. Ibarretxe nunca ha gobernado a sus anchas; todo su talento político ha consistido en conseguir que se olvide esa impotencia ofreciendo diversas distracciones malabares. Ahora ni siquiera tiene en sus manos la duración de su probable última presidencia; EHAK le dejará caer cuando convenga, y eso significa que pasa a depender de los intereses socialistas. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ESENCIAL ojo de buen cubero, por lo menos tres millones de españoles demuestran a diario su malestar ciudadano con la actual política española. No estamos ni en un lado ni en el otro, sino en tierra de nadie, peligrosamente allá lejos y aquí cerca, en la isla de Juan Fernándes, entre Daniel y Defoe, lo que nos da musculatura de Crusoe además de una expectativa de influencia tan mínima como la cosa ninguna. ¿Y de dónde me saco el ojo del buen cubero, que somos tres millones de personas, y no otra vez cuatro gatos amistosos y desasosegados que caben en un taxi, quienes no J. J. ARMAS comulgamos con toMARCELO das las ruedas de molino de los dos grandes partidos ni con los caprichos de las decenas de pequeños dispuestos al reino de taifas, a cuantos tripartitos hagan falta y a la democracia de cuarto y mitad? Seguramente, de la imaginación. Seguro que de la ilusión y de una suerte de sentimiento ciudadano que no sabe ni quiere ni puede estar de acuerdo con cuanto está pasando en la política española. Sobre todo, porque geografías con las que no se juega- -el Pacto Antiterrorista y las relaciones internacionales- -están en el mercado y se diría que reina en el delirio cotidiano de esas historias patrias tan relevantes un excesivo sentido de la frivolidad con ínfulas posmodernas. Antes del 11- M, España estaba a punto de derrumbarse para uno de los bandos, que convirtió la calle en una plaza de toros para bailar con el morlaco del poder. Después del 14- M, los mismos que proclamaban la inmediata caída en picado de todo el país, por la mala cabeza de Aznar, declararon que ahora todo era gloria bendita, orejas y rabo. Para el otro bando, España iba bien, e incluso muy bien, hasta el 11- M. Tres días después, mediante su mala cabeza, España estaba otra vez bajo los cascos de los caballos, a pique de irse de bruces al abismo de la Historia. En todo este asunto, entre chabacano y cansino, lo esencial para los ciudadanos españoles- -también para los hipotéticos tres millones de soberbios que pensamos que las cosas no van nada bien, pero no tan mal como para caer en el catastrofismo- -es que los grandes y los pequeños se dejen llevar de una vez por la sensatez y el equilibrio que los conduzca en breve plazo, cuestión de días o semanas antes de que el enfermo empeore, a un acuerdo en las cuestiones esenciales. Se trata de la lealtad ciudadana y democrática. Que no nos pidan ahora los grandes, y sus pequeños respectivos, que seamos los robinsones en tierra de nadie los que señalemos cuáles son esas cuestiones esenciales para todo el país. ¡Como si no lo supieran! Una de las alternativas con más apoyos en el PSOE es un futuro gobierno de coalición con el PNV en posición subordinada: como los gobiernos de Ardanza, pero al revés. Ahora bien, ese matrimonio de conveniencia, querido por las fuerzas vivas y la mayoría social vasca porque suena tranquilizador, sólo sería posible bajo dos condiciones: un avance creíble del desarme terrorista y la renuncia al Plan Ibarretxe. Dos cosas difíciles, aunque no imposibles. La primera, porque pone en manos de los terroristas la gobernabilidad del País Vasco, incrementando su capacidad de chantajear. La segunda, porque el PNV no tiene ningún recambio para el soberanismo. Y antes además, y no se sabe cómo, los socialistas deberían sumar más votos que el PNV. Respecto al PP, pese a las malas relaciones con un PSE taimado, podría ser el árbitro del partido, pero se la está jugando con ciertos excesos de retórica apocalíptica e indignación impostada que pueden enajenarle muchos apoyos liberales trabajosamente conseguidos en el País Vasco. Lo seguro es que el nuevo gobierno vasco no será otra cosa que una balsa a la deriva, maniobrando para colar otro Plan aberrante. Un panorama decadente que, sin embargo, ofrecería una oportunidad histórica a un partido constitucionalista con principios e iniciativa, con capacidad para entender los cambios en curso e implicarse en ellos. Creíamos tener esa joya en la combinación PP- PSE; fracasó por los pelos y nada mejor ha ocupado su lugar. El relativismo sin fronteras de unos y el numantinismo ensorbecido de los otros han echado al constitucionalismo de amplio espectro que ofrecía la única esperanza plausible de acabar con ETA sin pagar precios políticos. El nacionalismo, incruento o violento, siempre ha explotado la debilidad y las divisiones ajenas. Y como lo último no parece que tenga remedio a corto plazo, ya que hay intereses de otro tipo, me temo que tengamos rana lehendakari para rato. A ÁNGEL CÓRDOBA anteriores, busca acercarse al nacionalismo para disputarle el voto; María San Gil anuncia que votará a Patxi por coherencia, que no por coincidencia, y ciertamente no podía hacer otra cosa, pero el PP ha tenido que hacer una elección que le implica en tabúes como la reforma estatutaria. Todos los que cuentan parecen arrastrados a lugares donde preferirían no estar. La única incógnita real es qué pasa dentro de ETA- -porque algo pasa; no confundamos firmeza con ceguera- y el hecho de que Ajuriaenea no pinta mucho en todo esto. El PNV (y EA, mera cantera de consejeros esperpénticos) parece por el PALABRAS CRUZADAS ¿Conseguirá el cine español que se reavive la movida? ANTES SE REANIMA A TUTANKAMON I algo sabe hacer el cine es resucitar muertos: y ahí está la momia de Tutankamon para acreditarlo, que es capaz de bailar por el efecto ilusorio del cine. Claro que aquella movida madrileña no es que esté muerta y embalsamada y se pretenda ahora animar su esqueleto... es que no se ve ni rastro de ella, ni el más mínimo vestigio, ni un trapo sucio o mal liado. Nunca un movimiento supuestamente artístico dejó menos pruebas de su existencia ni menos cosa sólida, líquida o gaseosa fruto de su creatividad: sin duda se debieron de beber su obra, o se la fumaron o inhalaron. El calentito es, precisamente, un efluvio de la digestión espiritual de Chus Gutiérrez, OTI R. alguien que sabe lo que dio de sí la movida MARCHANTE y lo útil que es el cine para resucitar muertos. Resulta revelador que Tutankamon haya resistido con cierta dignidad el acoso de los milenios y la movida se haya evaporado como el agua de los charcos con un rayo de sol oh, oh, oh... Parece, pues, poco probable que el cine resucite aquello que no está muerto ni estuvo del todo vivo, y menos el cine español, pobre, que está él mismo para que le hagan el boca a boca, y bastante tiene con ensayar su letanía ...Siempre es triste pedir, pero más triste sería... Igual se podría apelar al doctor Frankenstein para resucitar la movida, o el cine español, o el Real Madrid. SÍ, PORQUE NUNCA ESTUVO MUERTA I la movida se reaviva no será por el cine español, que, según las últimas estadísticas, no ve nadie en España, y bien que hacemos, porque cineastas españoles y toreros americanos son, como tiene dicho el maestro de Villalba, un absurdo. Me dicen que se ha estrenado una historia con chica que decide perder la virginidad, tricornios del 23- F y un grupo de punk que podrían ser Las Vulpes aunque, bien mirado, ¿qué tienen que ver con la movida Las Vulpes el 23- F y un pendón resuelto a perder la virginidad? El cine español podrá reavivar los Presupuestos Generales del Estado, pero no la movida, que es una cosa que nunca estuvo muerta. Lo que llamamos IGNACIO RUIZ movida no es más que una bohemia rutiQUINTANO naria a la española, y, como decía el zorro de Camba, no hay mentalidad más rutinaria que la mentalidad bohemia a la española, que una cosa es no tener convencionalismos y otra tener el convencionalismo de no tenerlos. Para la movida, por ejemplo, sólo lo antieconómico es artístico, y esto, explicaba Camba, es tomar el rábano por las hojas, porque hay cuadros que nadie compra y que, sin embargo, son muy malos, y películas que nadie ve y que, ello no obstante, no merecen la pena de ser vistas. La movida, en fin, confunde los símbolos con las cosas, y la prueba de que está viva es la francachela de ayer contra la pobreza. S S ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate