Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 6 2005 73 Los críticos de arte tildan el Plan Museológico del Reina Sofía de pobre, conservador y despectivo Peter Handke publica Las Tablas de Daimiel un nuevo ensayo en defensa de Milósevic Mollá: Antonio no es etéreo. Buscaba la soledad para rezar, pero era un hombre práctico, un político, un combatiente Belluco: Escogí a Jordi porque no encontré ningún actor italiano capaz de darle esa fuerza sociedades contemporáneas, y por eso la batalla del noble portugués sigue siendo muy actual. Según Belluco, Antonio era extremadamente duro con quienes abusaban del poder. No se callaba ante nadie, y Jordi ha sabido interpretarlo con toda su energía. Es un personaje muy difícil, y yo escogí a Jordi porque no encontré ningún actor italiano capaz de darle esa fuerza. No se trababa de interpretar a un místico, sino a un guerrero El santo recobra su rostro, idéntico al que le presta el actor español Fernando Taveira de Azevedo Bulhoes, que así se llamaba Antonio antes de tomar el hábito franciscano, se parecía muy poco a su retrato de la basílica de Padua, con la cara redonda de un santo en el paraíso, según los cánones iconográficos del siglo XIII. Se parecía algo más a su imagen en la basílica de San Francisco de Asís, pero ésta se perdió en el terremoto ocurrido en 1998. La hidropesía un término que se aplicaba entonces a varias enfermedades, deformó en los últimos años de su vida el porte distinguido de noble portugués, que le daba el aire de intelectual en universidades selectas como las de Coimbra, en Portugal, o Bolonia, en Italia. Más que a sus representaciones pictóricas, el verdadero rostro de Antonio se parece, por ironía del destino, al que le presta Jordi Mollá. El análisis forense de las reliquias del año 1981 Mollá mezcla en su personaje el sentido revolucionario del Che, con la humildad de Gandhi y la fuerza de la fe de Wojtyla Ésta es la primera película sobre uno de los primeros hombres que se sumaron a la aventura de Francisco de Asís mildad de los franciscanos y su pobreza absoluta frente a una Iglesia demasiado enriquecida El cazador cazado Por esa afinidad científica, Belluco incluye al famoso matemático Fibonacci en el naufragio que arroja a Antonio en las costas de Sicilia cuando una tempestad cambia por completo el destino del barco en que regresaba desde el norte de África rumbo a Portugal. Fibonacci salva a Antonio, pero, a la vez, le pone en peligro, pues un usurero de Padua envía a un sicario para arrancarle el paradero del tesoro desaparecido en el naufragio. De ese modo, además de todos los peligros, habrá una caza constante y, quizá, un cazador cazado que pueda contar la historia ya en su vejez, cuando la nueva basílica de San Antonio, en Padua, es ya uno de los templos más grandiosos de estilo bizantino junto con la basílica de San Marcos en Venecia. El rodaje en Tuscania, Viterbo, Vicenza y Padua, espléndidas ciudades medievales italianas, ha sido una experiencia que Jordi Mollá no podía ni soñar en Hollywood. Haciendo esta película- -asegura- -nos hemos constituido en una familia. Somos una treintena de personas y conozco a casi todos por el nombre. Y si alguno no lo recuerdo, le digo Ciao, bello o Ciao, cara que es una forma muy cariñosa de tratarse Además, se ha sentido a gusto, porque he visto el respeto de todos, y esto me ha ayudado mucho Interpretar a Antonio ha sido también una experiencia de enriquecimiento humano, pues, igual que la mezquindad, la grandeza de ánimo también se contagia. Trabajo a cuatro manos Para el actor catalán, el personaje supone un cambio revolucionario en su filmografía, centrada en narraciones contemporáneas y a veces provocativas, pero asegura que conseguí meterme poco a poco en Antonio. Leí algunos de sus escritos, fui a Padua, toque la tumba, hable con gente... Lo que más me ayuda es este hábito tosco: siempre, siempre el mismo vestido, mientras que en otras películas cambias de ropa con frecuencia. En ésta, cada vez que me pongo el hábito y me aprieto el cordón me siento otra persona. Me siento Antonio Mollá intenta mezclar en su personaje el sentido revolucionario del Che, con la humildad de Gandhi y la fuerza de la fe de Karol Wojtyla, que arrastraba multitudes igual que Antonio Por empeño en ser fiel a los rasgos humanos de aquel muchacho de una familia noble de Lisboa, recito en italiano con acento portugués. Pensaban que fuese en inglés, pero yo propuse a Antonello Belluco rodar en italiano. Si la película sale bien irá a todas partes doblada en el idioma que sea En esa misma línea, Mollá retocó, Retrato de San Antonio en la basílica de Padua ha permitido hacer una reconstrucción de policía científica que arroja, excepto en la nariz aquilina, justo las facciones del actor catalán. Con un metro setenta y uno de estatura, el noble portugués era una persona alta para su época. Su cráneo ABC era dolicocéfalo, lo cual le daba un rostro alargado que terminaba en un mentón fuerte, ligeramente rectangular. Sus cabellos eran negros y su dentadura sana, sin el menor resto de una caries. La dieta vegetariana tenía sus ventajas. siempre de acuerdo con Belluco, algunos pasajes del guión, y el trabajo a cuatro manos les ha dejado plenamente satisfechos. En realidad, ambos son personajes polifacéticos. El actor español ha sido también director, aparte de escritor y pintor, mientras que el cineasta italiano es licenciado en Ciencias Políticas y proviene del mundo de la publicidad, donde ha rodado anuncios que son obras de arte puesto que el nivel esta muy alto en la televisión italiana. El proyecto de Belluco, que cuenta con el apoyo de los franciscanos de Pa- dua, es el primer largometraje cinematográfico sobre uno de los primeros hombres que se sumaron a la aventura de Francisco de Asís sobre quien, en cambio, se han hecho docenas de películas. Esta ausencia del celuloide se debe, según el director, a que Antonio, aún siendo el segundo santo más popular en Italia después de Francisco, es un personaje muy difícil de llevar a la pantalla. Era un intelectual formado en la Universidad de Coimbra, que fue profesor en la de Bolonia, pero que, aun así, encajaba con el espíritu de hu-