Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Sociedad DOMINGO 26 6 2005 ABC Los rigores del verano aumentan la demanda de aparatos de aire acondicionado. La refrigeración de edificios supone el 11 del total del consumo eléctrico nacional El aire que viene TEXTO: R. BARROSO MADRID. Jueves por la mañana. Andrés se ha quedado en casa (trabajando) para que su mujer, Adel, pudiera ir a la oficina. En el cuarto de baño cinco instaladores se agolpan en torno al hueco del techo, el taladro pasa de un lado a otro, las varillas... Están cambiando el aparato de aire acondicionado. Andrés es uno de los muchos españoles que, por estas fechas, echa de menos un poco de aire fresco en su casa. Llevamos viviendo aquí cinco años y existe una instalación en todo el edificio, pero el aparato daba problemas desde hace tiempo- -explica- lo hemos arreglado hasta cuatro veces, pero los costes eran altos, hemos llegado a pagar hasta 1.000 euros por alguna reparación Ahora han decidido no poner más parches y comprarlo nuevo. Llevamos un mes sin aire, y se nota. Tal vez porque ya estamos acostumbrados a tenerlo en todos los sitios, en el coche, en el trabajo, en los restaurantes... El otro día decidimos salir a dar una vuelta, pero con los calores, la mejor opción fue ir a un centro comercial Andrés espera que acaben pronto. Los instaladores comentan que es cosa de unas tres horas. Dos pisos más abajo, en el 1 F, Óscar ya tiene instalado el aparato, el techo está pintado y no hay ni un atisbo de que por allí se haya realizado obra alguna. Tan sólo ha tenido que esperar una semana para tenerlo todo listo, un tiempo récord para disfrutarlo, sobre todo si se tiene en cuenta que tras siete años viviendo en el inmueble el aire nunca ha funcionado Imagino que con este calor y a partir de este mes las esperas serán mucho más largas explica Óscar que tras consultar sobre algunas marcas de renombre- -que le daban hasta 15 días tan sólo para ir a ver la instalación de la casa- -decidió dejarse aconsejar por expertos y ubicar un aparato de la misma marca de los que utilizan en el metro de Madrid Guía para no perderse El IDAE y las organizaciones de consumidores coinciden en las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de acudir a un establecimiento a comprar un equipo de aire acondicionado. Hogar. Conviene tener en cuenta la zona climática en la que se vive, las dimensiones de la vivienda, la orientación de las paredes, el número de personas que habitan la casa... En la página de la Organización de Consumidores y Usuarios (www. ocu. org) se puede calcular las frigorías que necesita una casa siempre que tengamos en cuenta los factores anteriores. Tienda. Antes de comprar consulte a un técnico cualificado. Las ofertas pueden ser jugosas pero pueden no ser rentables a la larga si el aparato consume mucha energía. Conviene hacer el pedido antes de que comience el verano para evitar esperas e incluso obtener precios mejores. Aparatos. No elija aparatos más grandes ni más potentes de lo que necesita. De lo contrario estará tirando dinero y malgastando energía. Asegúrese de que el modelo elegido tiene termostato con lectura numérica de temperatura que debe oscilar entre los 20 y 25 grados. Asimismo, tenga en cuenta que ha de existir una diferencia con el exterior de entre 10 y 12 grados. Etiquetado. Los equipos energéticos de clase A son los más eficientes y pueden ahorrar mucho dinero en la factura eléctrica. El aire acondicionado, pese a lo que parece, aún no está en todas las casas decide a comprar explica Enrique, instalador de Climacity desde hace dos años, pero todo un profesional en su tierra, Ecuador, donde llevaba más de cinco años dedicándose a la profesión. Durante los meses de verano trabajamos muchas horas, a veces hay que hacer extras, pero lo importante es realizar el trabajo con rigor y que quede terminado El trabajo es duro, porque algunos aparatos pueden llegar a pesar hasta 100 kilos, y durante la instalación se pasa calor trabajando. Luego, ironías de la vida, nos vamos a otro sitio y el aire fresco se queda en la casa, no nos da tiempo ni a sentirlo Intrusismo profesional Para Sergio Sánchez, de Climacity. com la demanda de estas fechas provoca que muchos instaladores no sean profesionales cualificados y se favorezca el intrusismo debido a las grandes campañas de promoción que hacen muchos centros comerciales Y es que las altas temperaturas han convertido al aire acondicionado en la estrella del verano. Mientras en 2000 el número de hogares españoles refrigerados apenas superaban los dos millones, las previsiones para 2005 superan los tres millones de viviendas. La refrigeración de edificios en España- -incluyendo el sector terciario y el doméstico- -supone el 11 del total del consumo eléctrico nacional, y el sector terciario concentra el 98 por ciento del consumo en aire acondicionado, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) Apretar un botón y disfrutar de aire fresco representa en nuestro país un gasto eléctrico equivalente a la producción de casi dos centrales nucleares de 1 gigavatio, o a cinco de ciclo combinado (de gas) señala el presidente de Red Eléctrica Española (REE) Luis Atienza. Un consumo nada desdeñable en un verano en el que cada día se están batiendo récords de demanda eléctrica: el pasado martes se alcanzaba, por segundo día consecutivo, un nuevo máximo histórico de de- Listas de espera Y es que, antes de que el termómetro comience a subir demasiado, conviene comprar e instalar estos aparatos ya que, según señalan las organizaciones de consumidores, se accede a una mejor oferta y a mejores precios. Y, sobre todo, el tiempo de espera se reduce de manera considerable y eso teniendo en cuenta que en este verano la lista de espera no alcanza, ni de lejos, a la de años anteriores cuando algunos tuvieron que esperar hasta más de un mes para poder disfrutarlo. Andamos ajustadísimos. Cuando llega el calor la gente se precipita y se La atención personalizada es una ventaja de las grandes cadenas DE SAN BERNARDO