Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 26 6 2005 ABC MADRID UNA Y MEDIA DIOS ES TODO JESÚS HIGUERAS Los colegios públicos de los PAU sólo cubren la mitad de las plazas de Infantil Las Tablas, Sanchinarro, Montecarmelo y Carabanchel disponen de 129 puestos b El consejero de Educación, Luis Peral, asegura que gracias al aumento del número de alumnos por clase, muchos niños han logrado plaza en primera opción M. ASENJO MADRID. Los nuevos colegios públicos de Las Tablas, Montecarmelo, Sanchinarro y Carabanchel apenas han cubierto la mitad de las vacantes de que disponían para niños de 3 años, es decir, para primer curso del segundo tramo de Educación Infantil. Según ha podido saber ABC, un 53,3 por ciento de las 242 plazas públicas que se ofrecían en el conjunto de los cuatro PAU no han sido cubiertas, lo que significa que existen 129 vacantes. Para el consejero de Educación, Luis Peral, con independencia de que los padres desconozcan las fechas de terminación de las obras de los colegios, este hecho constituye una respuesta a la oposición política y pedagógica que acusaba a la Consejería de desatender la demanda de plazas públicas en los nuevos barrios A veces nos podría parecer que Jesucristo era un poco exagerado en sus expresiones, pero todos sabemos que no es así, porque cuando Él quería dar una especial fuerza a alguna idea, utilizaba expresiones que nos impactasen con intensidad. Es el caso del Evangelio de este domingo: no es que Dios quiera echar carreras a los hombres preguntándoles a quién quieres más. Hay que saber leer el contenido, que no es otro que la radicalidad en el seguimiento de Cristo, pues con Él no caben medias tintas. Dios es todo o nada, pero no podemos utilizarlo para un ratito o solamente para cuando nos conviene, sino que siempre es Dios, en toda circunstancia y nuestra coherencia como cristianos ha de ser incondicional y continua. Nada ni nadie nos puede apartar de Dios y de su seguimiento, ni la familia, el trabajo, las vacaciones, etc... Por otro lado, Cristo nos recuerda que es buen pagador: que existe una recompensa, una paga por el bien que hagamos en la tierra, pues Dios no se deja ganar en generosidad y si nosotros damos diez a alguien por amor, Dios por amor nos devolverá cien, pues como cualquier buen pedagogo, le gusta premiar la virtud y el bien hacer. Esto no quiere decir que hagamos las cosas solo por el interés o la recompensa que vamos a recibir, todos tenemos en la mente la famosa poesía: No me mueve mi Dios para quererte el Cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte Es verdad que el grado supremo del amor es aquel que es gratuito, que no espera nada a cambio porque el mayor premio es haber podido amar, pero no todos siempre somos capaces de amar así y un estímulo siempre nos viene bien. Por eso, tomemos buena nota de la exigencia de Cristo y a la vez de su tremenda generosidad. El corredor en la carrera, pone todo el esfuerzo posible para llegar a la meta, sabiendo que con Dios siempre hay premio y además, Él nos alienta y sostiene en la carrera de la vida para no desfallecer y seguirle a donde quiere que vaya. Opiniones diferentes Sin embargo uno de los principales representantes de la oposición sindical, Francisco García (secretario general de Enseñanza de Comisiones ObrerasMadrid) no comparte la opinión de Peral y opina que los datos son engañosos Entiende que, si bien es cierto que ante el retraso de las obras, los padres han optado por buscar otras alternativas a la escolarización de sus hijos la Consejería no debe olvidar que en los nuevos barrios se necesitan miles de plazas públicas, ya que en esas zonas se trasladarán a vivir decenas de miles de familias. El consejero- -dice García- -debe dejarse de análisis simplistas y velar por la enseñanza pública en la que parece no creer Si esto es no es así, la escuela pública dejará de creer en el consejero concluye. La relación entre la oferta y la demanda no ha sido idéntica en los cuatro PAU mencionados. Así, en Las Tablas había 44 vacantes y se han recibido 28 solicitudes; en Montecarmelo existían también 44 plazas disponibles y se han cursado 11 solicitudes; en Sanchinarro se ha registrado el mayor índice de peticiones, ya que de las 66 plazas existentes se han ocupado 44. Final- Alumnos de Infantil de un centro público, a la hora del recreo YOLANDA CARDO Excedente en los nuevos barrios Las Tablas. La oferta era de 44 vacantes y sólo fueron solicitadas 28, es decir, el 63,6 por ciento. Montecarmelo. Las vacantes sumaban también 44 plazas, pero sólo 11 de ellas han sido adjudicadas (25 por ciento) Sanchinarro. Las plazas disponibles para niños de tres años eran 66, de las que únicamente se pidieron 44, lo que supone el 66,7 por ciento. Carabanchel. De las 88 plazas dotadas, se han cubierto 30, que equivalen al 34,1 por ciento del total. Escuela concertada. En estos barrios apenas existen centros concertados y los pocos que hay sufren un significativo desequilibrio, con largas listas de espera que sólo son atendidas parcialmente. mente, en Carabanchel había 88 puestos libres y se han cubierto 30. En estos PAU apenas hay colegios concertados- -salvo en Carabanchel- -y en los que funcionan el desequilibrio entre la oferta y la demanda es tal que existen largas listas de espera. No obstante y pese a las incidencias que ha sufrido el proceso de admisión de alumnos, Luis Peral se muestra satisfecho con el desenlace final. Resalta que gracias al aumento de la ratio muchos niños han logrado plaza en el colegio elegido en primera opción Según las normativa vigente, el máximo de alumnos por clase es de 25 alumnos en Infantil y Primaria y de 30 en Secundaria, pero, a petición de los centros, la Consejería puede autorizar un aumento de esa ratio o número de alumnos por clase. La mayoría de los colegios la ha visto aumentada hasta 27 o 28 alumnos en Infantil y Primaria y hasta 32 o 33 en Secundaria. Vacantes para minorías Esto ha permitido descongestionar y, en algún caso, eliminar las listas de espera. Con todo, es imposible atender plenamente la demanda porque las plazas son limitadas. Algunos sectores educativos temen que la ampliación del número de alumnos por clase tenga efectos negativos en al calidad. Asimismo, se preguntan dónde serán escolarizados los niños procedentes de minorías- -especialmente inmigrantes- -que se incorporen a lo largo del curso. Educación asegura que todo está previsto y que no existirán problemas. Los centros sostenidos con fondos públicos deben reservar tres plazas en Infantil y Primaria y cuatro en Secundaria para minorías, pero en determinados casos la reserva caduca cuando se completa el proceso ordinario de admisión.