Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional GUERRA Y HAMBRE EN ÁFRICA DOMINGO 26 6 2005 ABC La guerra en el norte de Uganda es la mayor y más olvidada catástrofe humana de los últimos cinco años con dos millones de desplazados, cerca de treinta mil niños secuestrados y más de ciento cincuenta mil asesinatos El nuevo corazón de las tinieblas TEXTO Y FOTOS ÁLVARO YBARRA ZAVALA Muchos niños ugandeses como éste acuden todas las noches al hospital de Chord desde el campo de Gulu, a cinco kilómetros, por miedo a ser secuestrados KITGUM (norte de Uganda) La barbarie de la guerra en el norte de Uganda tiene esta mañana como escenario la carretera que une Kitgum con Kitgum Matidi. Los rebeldes del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) han vuelto a atacar. Nueve cuerpos yacen en la cuneta, todos ellos han sido decapitados. Son las últimas víctimas de una guerrilla que durante los últimos 19 años ha sembrado el terror y la muerte en el norte del país. Es el nuevo corazón de las tinieblas de la tragedia africana. Un conflicto olvidado por la comunidad internacional y ocultado por el propio gobierno de Uganda para salvaguardar su buena imagen exterior. Lo que sucede en el norte de Uganda es el conflicto humano internacional más olvidado y con un grado de emergencia equivalente a Darfur. Sin embargo, no se ha visto reflejado en términos de publicidad y cobertura mediática equivalentes al de Sudán asegura Lars Eric Sakansar, representante de las Naciones Unidas para las negociaciones de paz en el norte de Uganda. Los cerca de dos millones de desplazados internos que viven hacinados en los campos levantados por el gobierno dan fe de la gravedad de la situación. Limitada su movilidad por los toques de queda y la inseguridad de la región, la población civil vive sumida en la desesperación de sobrevivir con la ayuda del programa mundial de alimentos y del gobierno, y en el mejor de los casos de las cosechas que puedan cultivar en los terrenos cercanos al campo. Esto es horrible, estamos desesperados, vivimos encerrados en estos campos y los que podemos salir nos vemos intimidados por los militares y con miedo a un ataque de los rebeldes dice desesperado Jacob Opobo, habitante del campo de Bobi. Una cortina de humo A pesar de la gravedad de la situación el gobierno de Uganda sigue negando la existencia de una crisis en la región. El portavoz militar del gobierno de Museveni, el teniente coronel Bántarifa, aseguró a ABC que ya no existe una guerra en el norte de Uganda, la situación no es tan dramática como dice la iglesia y las ONG internacionales, es sólo un problema menor que tarde o temprano acabaremos de resolver Unas declaraciones que chocan frontalmente con la imagen que todas las noches se observa en las principales ciudades del distrito de Gulu. Al caer las siete de la tarde, una marea humana de cerca de veinte mil niños y niñas protagonizan un éxodo que comienza en los campos de desplazados y que termina en las calles de las principales ciudades del distrito. Tengo miedo, por eso no duermo en el campo, tengo miedo de los rebeldes, de que nos ataquen y que a mi y a mis hermanos nos secuestren nos cuenta Betty Aber mientras se cubre con su manta antes de acostarse en una de las aceras del hospital de la Chord. Cerca de treinta mil menores secuestrados y más de ciento cincuenta mil asesinatos, este el currículum de un grupo rebelde, el Ejército de Resistencia del Señor (LRA) que durante los úl- Niño refugiado en el campo de Ama Kora, cerca de la frontera con Sudán