Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional LA LUCHA PENAL Y JUDICIAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO DOMINGO 26 6 2005 ABC El 40 por ciento de los enjuiciados en 2004 por agresiones domésticas fue absuelto La razón es la dificultad de probar los delitos, en especial amenazas, coacciones y maltrato psíquico b Desde el día 28 las coacciones y amenazas leves serán delitos, se agravan otros tipos penales y empiezan a funcionar 17 Juzgados de Violencia sobre la Mujer CRUZ MORCILLO MADRID. Ofelia, Berta, Agustina, Isabel, Rosa, Gregoria, Inmaculada... Y así hasta 27 nombres de mujer engrosan la lista de asesinadas este año por sus parejas o quienes un día lo fueron. En unos casos no se valoró su situación de riesgo, en otros se desconocía que estaban en peligro y en alguno más ninguna medida policial ni judicial pudo detener al criminal. En 2004 murieron cien personas en casos de violencia doméstica- -84 de ellas mujeres- se presentaron 99.111 denuncias en los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción por malos tratos; se dictaron 34.635 órdenes de protección desde agosto de 2003 y se enjuició a 35.687 acusados por este tipo de delitos, de los que un 40 por ciento fueron absueltos, según datos del Consejo General del Poder Judicial. Este altísimo porcentaje de exculpaciones se debe en buena medida a la dificultad de probar los delitos, sobre todo las amenazas, las coacciones y el maltrato psíquico habitual, todos circunscritos a cuatro paredes y al silencio. Los informes periciales de psicólogos o forenses, en este último caso, son cruciales. La prueba vale cuando hay una lesión que deja rastro. No es siempre así, pero casi. Y eso pese a que tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional consideran que la sola declaración de la víctima puede ser prueba de cargo suficiente para condenar en todo tipo de crímenes. ¿Qué pasaría si no en muchos delitos contra la propiedad, la libertad sexual o los malos tratos? Requisitos muy estrictos Los requisitos que fijan ambos Tribunales son, por ese motivo, muy estrictos: la víctima debe prestar declaración en el juicio, debe ser coherente, no tener contradicciones, crear convición, no mostrar fisuras ni existir relaciones entre ella y su agresor que pongan en cuestión la credibilidad de los hechos. Avalada por datos bochornosos de muertes y denuncias y una creciente conciencia social, se aprobó en diciembre la ley contra la Violencia de Género, tachada por algunos de sexista, discriminatoria, inconstitucional y otros calificativos similares. Añade un plus de protección a las mujeres en el contexto de una relación sentimental de pareja o ex pareja, donde se producen la mayoría de los crímenes, sin que suponga olvidar al resto de víctimas de violencia doméstica amparadas ya por el sistema penal. La ley, la primera del Gobierno de Zapatero, entró en vigor el pasado 28 de enero, con una batería de medidas educativas, de sensibilización y prevención, y dos importantes apartados dedicados a la tutela penal y judicial. Estos dos títulos, el IV y V, empezarán a aplicarse a partir del próximo 28 de junio. El presunto parricida de Elche, en la imagen, mató a su mujer y sus dos hijos EFE