Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 26 6 2005 ABC (Viene de la página anterior) ARCHIVO DE SALAMANCA Yo personalmente he expresado mis dudas respecto a la posición de mi partido sobre los papeles de Salamanca ELECCIONES GALLEGAS El PP ha demostrado la gran fortaleza de su base electoral y el PSOE ha sido incapaz de rentabilizar su primer año en el Gobierno do de las necesidades de los ciudadanos que requieren una correcta financiación. Todo apunta a que el Gobierno español quiere asignar a las comunidades una parte muy importante de aquellos impuestos que se pueden identificar claramente desde el punto de vista territorial (personas físicas, IVA en fase minorista) y mantener como impuestos estatales aquellos que puedan tener algún componente supraterritorial (IVA no minorista o el de sociedades) No creo que estos sean temas que afecten a las esencias constitucionales. Sobre esta base podemos hablar siempre partiendo de la necesidad de que el Estado tenga la potestad tributaria original, como así le reconoce la Constitución. Eso requiere la continuidad de una Agencia Estatal de Administración Tributaria, que en su caso pudiera consorciarse con agencias tributarias autonómicas para gestionar sus propios impuestos, no los de los demás que es lo que pretende el tripartito, absolutamente inviable. -La falta de acuerdos sobre el modelo de financiación, unido a la falta de acción del Gobierno de Maragall, ¿preocupa a los empresarios? -Cada vez más, aunque de momento no se manifiesta excesivamente en público. El grado de irritación en materias de infraestructuras es muy elevado, y empiezo a ver inquietud respecto a la propia coyuntura económica y no sólo en Cataluña. Los indicadores anticipados nos dicen que se está producideno una caída de la confianza empresarial, con fuertes desequilibrios que hoy sólo detectan los analistas, pero que pueden afectar a la percepción del ciudadano en un plazo escaso, y que se pueden identificar en el sector exterior. Nuestro déficit comercial es el mayor de nuestra historia, la caída de la inversión extranjera... Eso supone un riesgo que sólo se podría abordar desde reformas estructurales que no se están haciendo ni desde el Gobierno tripartito ni desde el Gobierno español. Los gobiernos de Zapatero y Maragall son los peores de la democracia. -Los intelectuales autores del manifiesto han hablado de la deriva nacionalista del PP catalán. -Creo que quienes nos acusan de estar en la deriva nacionalista, o no nos leen o no nos escuchan. Sí es cierto que ese movimiento responde a una realidad de fondo. Después de 23 años de gobierno de CiU, probablemente muchos esperaban de un gobierno de izquier- Para el presidente del PP catalán, no hay duda de que Rajoy es el mejor candidato a presidente del Gobierno español Me parece repugnante que en el País Vasco decida ETA -Ibarretxe gobernará con los votos de Batasuna. ¿Cuál es su valoración? -Muy negativa. Estamos ante un claro retroceso en términos históricos. Que la presidenta del Parlamento vasco o el lendakari lo decida el mundo de Batasuna y de ETA es muy lamentable y triste desde el punto de vista de las instituciones democráticas. Me parece repugnante lo que está pasando. -Esta nueva coalición del PNV, ¿cómo puede afectar al proceso abierto con ETA? -Esa es otra parte especialmente negativa de la política del actual gobierno español. Durante ocho años, el gobierno del PP, con el acuerdo del PSOE a través del Pacto por las libertades y contra el terrorismo, que vino a suponer un aval de la política que ya se venía aplicando, consiguió debilitar como nunca a ETA sobre la base de que no hay que pensar en un pago político. ¿Qué ha sucedido ahora? Que sin que se sepan las causas, ETA vuelve a tener protagonismo político, vuelve a marcar los tiempos, vuelve a poner condiciones al Estado, establece treguas trampa en términos ofensivos moralmente. Vemos como Batasuna vuelve a ocupar las calles. ¿La manifestación es una buena estrategia de oposición? -Nosotros somos más proclives a ejercer la oposición desde las instituciones, pero hay circunstancias que justifican que el PP se haya manifestado en la calle. Respecto a la manifestación convocada por Víctimas del Terrorismo, la posición del PP ha sido siempre la misma, ha sido nítida, nunca ha habido un cambio de actitud. ¿Y sobre el traslado del Archivo de Salamanca? -Yo personalmente he expresado mis dudas respecto a la posición de mi partido sobre los papeles de Salamanca, pero respeto a todos aquellos que se manifestaron sobre todo porque el Gobierno ha tomado una decisión unilateral, sin consultar con la Junta de Castilla y León ni con el Ayuntamiento de Salamanca. Una decisión tomada además por la imposición de algunas fuerzas políticas catalanas. Sobre el acto del Foro Español de la Familia, estamos hablando de una ofensiva clara del Gobierno contra lo que pueden ser las convicciones de miles de personas, induciendo a una división de la sociedad que los anteriores gobiernos, incluidos los de Felipe González, siempre intentaron evitar. -Los resultados en las elecciones gallegas, ¿perjudican más a Zapatero que a Rajoy? -Hay que esperar al resultado final, pero hay que reconocer que el PP ha demostrado una gran fortaleza de su base electoral y que el PSOE ha sido incapaz de rentabilizar el hecho de llevar un año en el Gobierno. Hablamos de la séptima victoria consecutiva del PP, la quinta si se produjera por mayoría absoluta, con el consiguiente desgaste que produce estar tanto tiempo en el poder, con un candidato valiosísimo pero de cierta edad y con un partido que está en la oposición en el conjunto de España. Rajoy ha contribuido a esa resistencia de nuestra base electoral. Nadie pone en duda en el partido que Rajoy es el mejor candidato y que será el próximo presidente del Gobierno. das planteamientos distintos, más acento social, menos obsesión en aspectos identitarios, menos divorcio entre el debate político y el social; y se han encontrado con todo lo contrario. Por eso, la mayoría de esos movimientos se producen en el seno de la izquierda convencional y de personas que han estado muy próximas al mundo socialista e incluso al comunista. Eso responde a una realidad. Lo que está por ver es qué consistencia pudiera tener ese movimiento de resistencia social, que viene de unos sectores que no ven al PP un partido idóneo para expresar sus inquietudes, porque consideran que estamos demasiado a la derecha. Seguiremos muy de cerca ese debate, puede haber un ámbito de diálogo, y en su caso conciliar determinados mensajes en el sentido de disminuir la asfixia difícil del debate nacionalista. ¿De dónde puede arañar votos el PP, de los desencantados de CiU o de los más españolistas del PSC? -Intentamos pescar en los dos caladeros porque son nuestras dos fronteras. En las últimas elecciones, y hago ex- cepción del 14- M, nuestros incrementos vinieron sobre todo del espacio socialista, por tanto creo que hay que insistir en esa vía. Es cierto también que un partido como el nuestro, liberalconservador en términos europeos, de centro derecha, tiene que avanzar hacia la centralidad política y acercarse a todo ese electorado moderado, y esa gente en buena medida ha sido captada por el nacionalismo prágmático de Pujol y una CiU que hoy ya no existe, pues sus principales resortes, el hiperliderazgo y el poder, ya no están.