Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 6 2005 Espectáculos 71 entrevista a EIK VAN LOOY director de Memoria del asesino LOS SECRETOS DE... La gente entiende a mi criminal Ha sido uno de los títulos más interesantes que ha dado el cine europeo en los últimos tiempos. El filme belga sobre un asesino en serie que padece Alzheimer se ha comparado a Memento J. E. A. Jorge Perugorría Actor Van Looy ha conseguido atraer la atención del público. Amante del cine policíaco de los años 70, se declara admirador de Michael Mann, el único que hace este tipo de cine con alma -Es su tercera película y fue elegida por Bélgica para ir a los Oscar. ¿Dónde y cómo encontró la clave para dirigir una película difícil como ésta? -Buscaba hacer un thriller entretenido, no una película artística que la viera poca gente. He tardado diez años en ver este deseo realizado y todo empezó con una novela escrita hace más de veinte años por el estupendo escritor Jef Geeraerts. En el cine a veces sólo hace falta una frase para despertar tu interés. ¿Qué tiene la película para compararla con Memento y qué es lo que cuenta? -El filme cuenta la vida de un asesino a sueldo que padece Alzheimer y que decide tomarse la justicia por su mano. Está situada en Amberes en 1995, cuando este hombre es contratado para hacer un doble trabajo, pero la segunda víctima es una niña y se niega a ejecutarla. Lo hace otro en su lugar y a partir de ese momento se desencadena su instinto de venganza facilitando a un policía datos y pruebas de una tra- ma de corrupción de alto nivel. ¿Es cine europeo con vocación americana? -No lo creo. Al menos no ha sido mi intención. Cuando el productor me explicó cómo era la historia, se me disparó la imaginación porque era otro concepto distinto de cine policíaco y en este género tienes que partir de algo bueno para luego ir subiendo. Ese es el fallo que tienen los americanos, que no van levantando la trama, no la desarro- llan más allá de lo que se expone al principio de ella. ¿Dónde ha encontrado la inspiración narrativa? -Mientras se hacían los preparativos de la producción vi bastantes veces la película Heat de Mann, porque considera que podían compartir sentimientos similares. En una mala película policíaca, los buenos son muy buenos y los malos muy malos. En mi caso, prefiero explorar en las zonas grises, porque la vida es de esa manera. En la cinta de Mann, Al Pacino y Robert de Niro interpretan a un policía y un ladrón, pero hay cierta identificación entre ellos, son almas similares. Si es que la vida es así. -Ha sido muy pícaro a la hora de perfilar con una precisión impecable el carácter y la enfermedad de asesino. ¿Con eso consigue que el espectador simpatice con él? -Trabajé en ese terreno hasta conseguirle un espíritu propio. Un asesino que, aunque mata a nueve personas, algo que no es éticamente correcto, puedes comprender sus motivaciones y despierta incluso sentimientos de cierta simpatía. -Pero es más que un filme policíaco. -También introduje un fondo social. Había espacio suficiente para hablar de sociología, filosofía y política. Expongo mis pinturas desde hace cuatro años J. E. ARENAS Dead End Love me tender La memoria del asesino Sentido del humor y de la intriga Francia USA 2003 Director: Jean Baptiste Andrea y Fabrice Canepa Intérpretes: Ray Wise, Lin Shaye, Alexandra Holden E. R. M. Muerto Elvis, viva Kim Basinger USA 2004 Director: Joel Zwick Intérpretes: Kim Basinger, John Corbett, Denise Richards, Angie Dickinson E. R. M. Cómo matar y no arrepentirse Bélgica 2003 Director: Erik Van Looy Intérpretes: Jean Decleir, Koen de Bow, Werner De Smedt, Jo De Meyere, Hilde De Baerdemaeker F. M. B. Tanto el título como lo descarado del género thriller podrían alentar el pensamiento de que es una película más de las que estrenan a borbotones cada semana. No hay estrellas en el reparto y los directores, Jean- Baptiste Andrea y Fabrice Canepa, son tan novatos como jóvenes, pero hay en Dead End dos sentidos cruciales para hacer buena una película tan de serie B como ésta: el sentido del suspense y el sentido del humor. La trama es sencilla de contar, pero complicada de poner de pie en una pantalla: todo ocurre en un coche y en una carretera perdida y nocturna, con una familia enredada en un laberinto espaciotemporal... empiezan a ocurrir sucesos extraños. La congoja de esos cinco, cuatro, tres... personajes rocía como agua vaporizada el patio de butacas. Kim Basinger es una estrella- -y no abundan, aunque alguien piense lo contrario- su presencia en una película, sea cual sea, la sublima. En ésta, que es una peliculita, construye casi sin esfuerzo un personaje entrañable, que vende cosméticos, que le habla a Elvis Presley y que, de un modo ¿accidental? le da matarile a cuantos imitadores del Rey se le ponen a distancia. Es una comedia simpática hecha por Joel Zwick, el de Mi gran boda griega y con el mismo actor, el grandullón John Corbett. Tiene varios golpes buenos y algún que otro golpazo (de repente, Angie Dickinson) se permite una cierta y sana coña a propósito de la figura de Elvis y de sus increíbles imitadores; con la música de fondo- -él, claro- -se le van a uno los pies, y con Basinger, como siempre, la cabeza. Dicen que es la mejor película belga de acción. Si consideramos que la única referencia conocida era Van Damme... Erik Van Looy adapta una novela del autor local Jef Geeraerts y encuentra un actor competente para el papel de asesino con alzheimer. Jean Decleir, en efecto, sabe mirar al vacío como si temiera haberse dejado algún grifo abierto, mientras ejecuta a sus enemigos y ayuda a la torpe Policía local. Por lo demás, demasiados diálogos parecen descongelados y ninguno de los buenos, cada uno a un lado de la ley, arrastra al espectador al terreno de la pasión. Con todo, no es mala película, menos aún aburrida. Si piensa sortear la entrada en alguna multisala, no dude en ver La memoria del asesino Los personajes son de una pieza y, aunque se caigan por algún tropezón, no son de los que se rompen. -Actor pintor y director, ¿Cómo cree que le preferirá el público? -Es algo que se sólo se puede saber con el tiempo. Nadie puede pensar dónde soy mejor. -Es que el DVD Iré Habana. Ni fresa ni chocolate tiene gancho y la elección del jazz para mostrar la otra Habana no puede estar mejor encajado. -Gracias. En esta ocasión parte del disco de José María Vitier. Es uno de los compositores más importantes del cine cubano. -O sea, que el secreto es que en vez de escribir música para un filme, se pone imágenes a la música. -Me pareció interesante que el lanzamiento del disco fuera acompañado con la película en DVD. ¿Por qué ha dicho en esta ocasión -Porque ya rodé Habana abierta? ¿Fue difícil convertir el disco en guión? -Intentamos en todo momento apartarnos del vídeo- clip. -Orígenes de la música, la religión, la fe, la duda, hay de todo. -Por eso se hizo por etapas. Primero presentamos a los músicos, luego la ciudad de La Habana en imágenes poco turísticas. ¿Qué significa Iré Habana? -Es un término del lenguaje afrocubano. Iré significa bendición. Por eso mostramos rituales de distintas religiones, para ilustrar nuestra identidad a través del sincretismo que tiene el disco. -También es pintor. -Estoy en un momento en el que necesito expresarme de distintas formas. ¿Para relajarse? ¡Qué va! Desde hace cuatro años expongo. Lo último ha sido una exposición en Florencia con un resumen de estos años de trabajo. ¿Se pasará al largometraje de ficción? -Tengo que terminar esa trilogía que empezó con Habana abierta El próximo girará en torno a la música popular.