Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 6 2005 Espectáculos 65 El Calentito Golpe de estado de ánimo España, 90 minutos Directora: Chus Gutiérrez Intérpretes: Verónica Sánchez, Macarena Gómez, Nuria González JAVIER CORTIJO El filme evoca también la música de grupos como Las Vulpes y Las Xoxonees da aquella movida me quedo con el concepto de libertad, palabra con la que termina la película Ríe al comentar que ella no entendía lo que estaba sucediendo a su alrededor, pero veía a mis abuelos con un ataque de nervios. Cuesta pensar que estás haciendo una película histórica, porque los 80 parecen cercanos, pero hace 25 años que ha sucedido todo lo que se ve en la película La directora dice ser consciente de que su cine no es de multitudes, que se trata de películas en las que el presupuesto nunca es elevado. Es lo único que me molesta de ser una directora, Mientras nosotras seguimos rodando casi con el mismo presupuesto de nuestra primera película, los directores masculinos han podido duplicar y triplicar sus presupuestos La banda sonora está compuesta por el hermano de Gutiérrez, Tau, quien también componía para Las Xoxonees. La película, como es normal en esos casos, cuenta igualmente con canciones y temas musicales de la época. Mariví Bilbao Lluvia Rojo Mariano Peña Su rostro es conocido por su profusa carrera en el cine, aunque actualmente es el papel que interpreta en Aquí no hay quien viva el que la catapulta a la popularidad Se dio a conocer gracias al personaje de Pili de la serie Cuéntame cómo pasó aunque también ha coqueteado con el mundo cinematográfico y ha pisado fuerte en algunos escenarios Hemos podido verle esta temporada en la pequeña pantalla gracias a la serie Aida en la que interpretó a Mauricio, pequeño empresario propietario del bar del barrio ual latigazo de la teoría del eterno retorno, el cine español sigue atacado con la invasión de los ultracuerpos de la movida madrileña y aledaños, un ítem que a este paso va a sustituir al imaginario colectivo guerra civil y trastiendas Y más imaginario que nunca, ya que cada uno cuenta su batallita Cebolleta y leyenda urbana ¿era Warhol o un electroduende quien se paseaba por la Gran Vía en el 84? ¿Bowie o Naranjito? como vagamente le dicta el subconsciente, quizá como anticipo de eso de la noche nos confunde Así era el fantasma de la libertad, el mismo que le permite a Chus Gutiérrez teletransportar esa boite de separados achispados y gogós demasiado fibrosas que fue El Calentito allá por los noventa al cogollo de Alaska, McNamara y otros ídolos del montón y mogollón ochentero. Eso sí, también hay rigurosos hechos reales, como el 23- F (esperpento generacional igualmente escopetado en Pasos o en la infausta teleserie Los 80 alguna escena con ojo de lince que demuestra que no todo el mundo estaba a su bola ni por la labor de sentar a un sex pistol en su mesa o, en fin, la peliaguda situación El cine de la comunidad tranespañol sexual (ni colectivo gay eran) de la éposigue atacado con ca, que nos proporciona algunos de los mela invasión jores momentos del de los filme, con Nuria Gonultracuerpos zález con cara de huede la movida lla de carmín en pitillo de Bisontes Los madrileña otros quizá sean el reencuentro entre Jordi Vilches y Macarena Gómez, la pareja marciana de Platillos volantes Sí, pero, ¿y la chicha musical a la parrilla que sostiene esta pequeña película según palabras de su directora? Pues fresca, sudada, a veces poco hecha, con guarnición lujosa (impresionante la incrustación del show de Almodóvar, que consigue lo que igual no se pensaba: no chirriar) y otras algo chamuscada. Para todos los comensales o ninguno. Porque la intención no era un The wonders ni The commitments a la cañí, sino desgranar un Colomo- fílico cuento de hadas donde la princesa (en general) empieza a comprobar que los príncipes suelen salir ranas. Sólo que, en vez de correr a llorar a su cuarto, se desfoga con un sustituto también virginal en la bodega para luego subir al escenario y desgañitarse con los despojos de una camiseta de Vulpes (que igual ni habían nacido en aquella época) Y a las doce en casa. O a ser socio- tertuliano al cabo de los lustros. Maneras de sobrevivir. Ya lo dijo el otro: Cómo está el servicio... de señoras Hasta el próximo revival. C