Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 6 2005 Internacional 29 Las Madres de Srebrenica rechazan la presencia serbia en los actos del aniversario Se acusa a Belgrado de no contar a su propio pueblo la matanza de 8.000 bosnios musulmanes SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Tras la decisión del presidente de Serbia, Boris Tadic, de visitar Srebrenica para participar el próximo 11 de julio en la ceremonia de conmemoración del décimo aniversario de la matanza de 8.000 bosnios musulmanes, la organización Madres de Srebrenica sostiene que los dirigentes de Belgrado no son bienvenidos. A su juicio, la presencia de las autoridades serbias en la conmemoración de la mayor matanza registrada en Europa después de la Segunda Guerra Mundial es una provocación para quienes sepultarán el 11 de julio a sus seres queridos, para quienes ya lo hicieron y para quienes todavía no conocen con certeza la suerte sufrida por sus familiares Las mujeres que sobrevivieron a la matanza de la población masculina, que en número de 30.000 se encontraban refugiados en Srebrenica el 11 julio de 1995 bajo la protección de las fuerzas de las Naciones Unidas, denun- NADIE CONFÍA EN NADIE NICOLÁS LAGO E cian que los dirigentes de Serbia y Montenegro han tenido diez años para detener a criminales sanguinarios como el ex general Ratko Mladic y para contar a su propio pueblo lo que sucedió en Srebrenica, pero no han hecho nada Munira Subasic, miembro de Madres de Srebrenica dijo que sólo en ese caso habríamos podido creer en un sincero arrepentimiento y en el deseo de rendir homenaje a las víctimas del genocidio Los ignoraremos añadió Munira. Vídeo revelador La difusión de un vídeo semanas atrás, en el que se veía cómo miembros de las fuerzas especiales del Ministerio del Interior de Belgrado ametrallaban a cuatro adolescentes y a dos hombres adultos de Srebrenica, ha convencido a la opinión pública serbia de que la matanza fue cometida por sus compatriotas y que no se trata de propaganda occidental antiserbia como sostienen los nacionalistas serbios. N Bosnia- Herzegovina nadie confía en nadie, nadie cree a nadie. Tras la contienda, poco o nada ha cambiado. Hoy, en tiempos de paz los ultranacionalistas siguen utilizando impunemente los mismos métodos. Cerca de las carreteras hay muchas casas que permanecen quemadas y destruidas. Un ejemplo: en la República de Srpska, cerca del pueblo Derventa, se alinean varias casas en ruina que pertenecieron a vecinos crotas. El convento franciscano de Plehan también fue destruido durante la campaña de limpieza étnica. Aquí no hay inocentes, no hay buenos, todos son culpables, salvo los ciudadanos despojados, degollados o expulsados. Los extremistas croatas también destruyeron iglesias ortodoxas por venganza. Serbios y croatas derribaron muchas mezquitas. Los musulmanes quemaron iglesias catolicas y ortodoxas. El primer objetivo de la limpieza étnica fueron los templos y los cementerios. Intentaban así borrar las huellas de los que habitaron aquellas tierras durante siglos. El primer paso lo dieron los serbios, a los que siguieron otros nacionalistas. Uno de los ejemplos más horrorosos tuvo lugar en Srebrenica donde los serbios fusilaron entre 6.000 y 7.000 civiles musulmanes y prisioneros de guerra. ¿Y los extremistas musulmanes y croatas? Ellos también cometieron muchos crímenes contra los serbios y entre ellos mismos. Sarajevo es un ejemplo claro de una limpieza étnica casi clandestina. Aprovechándose de los horrores del asedio, los partidarios del presidente bosnio- musulmán, Alija Izetbegovic, impidieron el regreso de sus antiguos habitantes y repoblaron la capital con colonos musulmanes traídos de Sandzak, Serbia. Antes de la guerra, Sarajevo tenía 525.980 habitantes. Cerca del 49 por ciento eran musulmanes, y casi el 51 por ciento serbios, croatas y otros, según el censo del año 1991. Esta realidad registrada en el censo hace que los actuales dirigentes musulmanes se opongan a que se realice un nuevo padrón. No hay más que echar una mera ojeada a las páginas de algunos periódicos locales. La mayoría de los nacimientos corresponden casi exclusivamente a niños musulmanes, mientras que las defunciones son en su mayoría de serbios y croatas.