Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 JUEVES 23 6 2005 ABC Deportes Scola se desquita en Vistalegre El TAU gana al Madrid en el último segundo de un partido vibrante y está a una victoria del título REAL MADRID TAU VITORIA 82 83 Real Madrid (22+ 21+ 17+ 22) Sonko (9) Bullock (26) Gelabale (3) Hervelle (10) Reyes (8) -cinco inicial- Hamilton (7) Burke (0) Fotsis (2) Bueno (11) Larrañaga (0) y Herreros (6) TAU Vitoria (22+ 21+ 19+ 21) Prigioni (3) Macijauskas (12) Hansen (6) Scola (21) David (9) -cinco inicial- Vidal (12) Splitter (13) y Calderón (7) Eliminatoria 2- 1 para el TAU. JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. El TAU giró la final rumbo a Vitoria. Es el signo del tercer partido, un ecuador que divide los polos del planeta. El ganador se siente con la Copa a paso de escalón. El perdedor tiene que mentalizarse para emprender la remontada. Por Vistalegre apareció Luis Scola, el hasta ahora invisible. Fue un choque para magnates, para jugadores grandes. El argentino sostuvo al TAU durante 39 minutos con sus puntos y apuntilló al Madrid en la última jugada, una mano levantada, un reverso en la zona, un semigancho sin duda en la ejecución y un partido a la cazuela. El epílogo a un enfrentamiento intenso que pudo ganar cualquiera. El partido amaneció con una corriente eléctrica, como si los protagonistas estuviesen conectados a un poste de alta tensión. Hay una diferencia brutal entre cualquier partido de la Liga regular y el tercer duelo de una final ACB. Estaba en disputa un asa de la copa, el pasaporte al paraíso. Con una eliminatoria empatada, el tercer partido tiene algo de tamiz, un filtro para separar la paja del grano. Vida en la zona Volvió Luis Scola de su periodo de hibernación y el TAU lo celebró como la lluvia del maná. El argentino en condiciones garantiza puntos, una solución a cualquier ataque y un dolor de cabeza en el enemigo. El Madrid y el TAU negociaron el resultado en la zona, salto va, salto viene, frenética lucha en el rebote y un carrusel de golpes al antebrazo. Así lo quisieron Scola, Reyes, Hervelle, Kornel David y Antonio Bueno, quienes dejaron la aportación de los tiradores en una cuestión testimonial. Sólo Bullock se resistió a ejercer de comparsa. El americano movió la noria con una elocuencia abrumadora. Durante muchos minutos decidió por dónde debía girar el partido, toda vez que, para regocijo de los aficionados, aquello era un intercambio de canastas a ritmo vertiginoso, aquí te pillo aquí te mato. Había dos entrenadores al borde de un ataque de nervios, por Hervelle y Scola pelean por el rebote en el partido de ayer tanto las defensas eran dos coladeros. El resultado en el descanso, 43- 43, era un presagio de intensidad a la par y emociones fuertes. Por el parquet intervino todo el mundo para ajustar el marcador. Macijauskas, con sus triples, Felipe Reyes, con sus rebotes, Herreros, con pinceladas de talento, Splitter, con esos brazos que nunca acaban. Colaboradores puntuales para el duelo que mantenían los dos grandes, Louis Bullock y Luis Scola, los soportes de el Madrid y el Tau. Bullock acometió la noche con ese gesto impasible para armar el brazo y EFE Los números de Scola Anotó 21 puntos en una serie de ocho de doce (66 por ciento) Convirtió cinco de nueve tiros libres (55 por ciento) Capturó dos rebotes, ambos en defensa, dio tres asistencias, recuperó un balón, perdió dos e hizo cuatro faltas. El viernes se celebra el cuarto choque en Madrid (20.15) y si gana el TAU será campeón triturar el aro. Lleva 32 tiros libres sin fallo en la final. Es un témpano sin sentimientos. Parece programado para asumir responsabilidades sin descomponer la figura, como una consecuencia natural de su carácter. Bullock respondió mientras el Real Madrid tuvo capacidad para defender con vigor. El tramo final estuvo a punto de condenar a Sonko, que perdió dos balones y capturó un gran rebote a diez segundos. Pero coronó a Scola, a quien el TAU se encomendó en el último tiro con uno abajo. Fue, desde luego, un acierto en la elección.