Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Cultura JUEVES 23 6 2005 ABC BRUNO VESPA Historiador y periodista de la RAI La política tiene rostro humano Bruno Vespa es el conductor de Porta a porta el programa más popular de la Rai. Nacido en 1944, en la ciudad italiana de L Aquila, comenzó a ejercer el periodismo a los 15 años con una serie de artículos en una revista satírica. Como director del Telegiornale de la Rai cubrió el Papado de Juan Pablo II, el asesinato de Aldo Moro o los ataques a las Torres Gemelas. En 1996 se puso al frente de Porta a porta considerado tanto por sus admiradores como por sus detractores como un fenómeno sociológico. Estructurado como un talk- show el espacio ha conseguido que el discurso político, a veces previsible y tedioso, resulte atractivo para el telespectador. Escritor prolífico, Vespa cultiva la divulgación histórica en obras como Diez años que conmovieron Italia o la polémica Historia de Italia, de Mussolini a Berslusconi ré la crónica del primer viaje de Benedicto XVI a Colonia. -Usted es un personaje mediático, pero en su bibliografía predomina el ensayo histórico... -La televisión es inmediatez. Desde los 16 años trabajo con el mismo entusiasmo. Durante la enfermedad de Juan Pablo II anduve por la plaza de San Pedro con mi cámara, viviendo la HIstoria en directo. La escritura es otra cosa: permite mayor profundidad. La palabra escrita es mórbida y muy flexible. -Ha publicado varios libros de Historia como De Mussolini a Berlusconi ¿Cómo los reciben? -Mi maestro fue Montanelli. Recuerdo que cuando empezó a escribir sobre Historia, los historiadores arremetieron contra él. A mí no me han criticado. No tengo la altura de Montanelli, pero me cubro las espaldas con una buena documentación. El título que usted menciona aparecerá en España este año. En estos momentos trabajo en Vencedores y vencidos un libro que se remonta al año 43, cuando se promulgaron en Italia las leyes raciales. La acción política con el terrorismo no debe olvidar a las víctimas Elegante, comunicativo, el periodista e historiador italiano Bruno Vespa es uno de los rostros más populares de la RAI con su programa Porta a porta Es autor de la polémica Historia de Italia. De Mussolini a Berlusconi que verá la luz en España el próximo otoño TEXTO: SERGI DORIA FOTO: ELENA CARRERAS -En uno de sus libros analiza el decenio que conmovió Italia, de 1989 a 2000. ¿Qué ha cambiado en su país? -Italia ha dado la vuelta como un calcetín. Desapareció una clase política y nació otra. Fue como una guerra civil, pero sin sangre. -Hablemos de los protagonistas: Umberto Bossi... -Autonomista y antifascista, interpretó mejor que nadie el descontento de la clase media y los pequeños empresarios hacia el Estado. En Roma no se dieron cuenta de esa inquietud que yo tampoco percibí... y lo acabé pagando. Mi primer encuentro con Bossi fue en las elecciones del 92. Llegó con su guardia pretoriana. Como representante de la televisión estatal, le dije que respetaba a los millones de personas que le habían votado... ¿Y Fini? -Tiene muchas vidas. Fue líder muy joven. Primero, con poco relieve; luego, al ser excluido de la secretaría por Pino Raudi, su mujer le dijo: O demuestras tus atributos o lo dejas correr entonces se convirtió en la cabeza visible del posfascismo. Más tarde resurgió con una derrota ante Rutelli. Perder fue una suerte para él, porque no se quemó y dio a entender a un Berlusconi bisoño en política que existía una opinión pública que había quedado huérfana tras el terremoto de Manos Limpias. Fini siempre ha sido capaz de ir más allá de su propio partido. -Y llegamos a Berlusconi... -El más brillante empresario de Italia, el más creativo. En principio, no aspiraba a intervenir en política... Pero cuando vio que la Democracia Cristiana no se aliaría con Bossi y Fini hubo de saltar a la arena. -Italia padeció las Brigadas Rojas y ahora el Gobierno español habla de diálogo con ETA, mientras las víctimas se oponen... -Es un terreno muy delicado. Hay muchas diferencias entre las Brigadas y ETA. El terrorismo vasco cuenta con una raíz social que las Brigadas no tenían. No dudo que el final del terrorismo requerirá cierta acción política, pero no hay que olvidar el sufrimiento de las víctimas. En Italia, muchos ciudadanos sufrieron al ver en la calle a los brigadistas. Es increíble que 27 años después del secuestro de Aldo Moro no sepamos todavía qué ocurrió. -Su programa Porta a porta en la RAI conjuga el espectáculo televisivo con la política. ¿Un formato ideal para el temperamento italiano? Bruno Vespa, en un momento de la entrevista -Y exportable a España. Es bueno que los políticos conversen: a la gente le gusta conocer a sus representantes. -Juan Pablo II fue a su programa. ¿Cómo se lleva con el Vaticano? -El pasado martes presenté un libro del Papa Benedicto XVI. Estuvieron presentes el cardenal Ruini y el presidente del Senado. ¿Cambian muchas cosas de Wojtila a Ratzinger? -El actual Papa es la continuidad, que es muy importante: no en vano fue el principal colaborador de Juan Pablo II. Eso no quita que cada Papa siga su propio camino. El 20 de agosto realiza- Roma tributa a su hijo Sánchez Ferlosio La ciudad eterna cuenta entre sus hijos- -y la Universidad de Roma entre susdoctores- -aRafaelSánchez Ferlosio, a quien ayer homenajeó con una exposición de sus obras organizada por el Instituto Cervantesenla Biblioteca Casanatense, la capilla sixtina de los libros, informa Juan Vicente Boo. Yo nací- -comentó emocionado- -a dos pasos de aquí, junto a la Piazza della Minerva, pues mi padre, Rafael Sánchez Mazas, vino a Roma como corresponsal de ABC. Aprendí el italiano de mi madre, antes que el castellano, y por esome sientoconmovido alregresar con mis libros César Antonio Molina anunció que en 2006 se abrirá otro centro en Palermo. EFE