Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 6 2005 Sociedad 59 El padre de la neurología cognitiva premio Príncipe de Asturias de Investigación El portugués Antonio Damasio es uno de los creadores del concepto de inteligencia emocional b Sus trabajos han contribuido también a la lucha contra el parkinson y el alzheimer, enfermedades que por su gravedad y extensión tanto preocupan a la Humanidad J. M. N. MADRID. El neurólogo portugués Antonio Damasio fue galardonado ayer con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2005 por su aportación a la lucha contra enfermedades como el parkinson y el alzheimer El jurado optó por este prestigioso científico, considerado el padre de la inteligencia emocional, y descartó en el último momento al físico teórico Juan Ignacio Cirac y la candidatura conjunta del biólogo estadounidense Peter Lawrence y el español Ginés Morata. El jurado, presidido por el bioquímico Julio Rodríguez- Villanueva, argumentó la concesión del galardón a Damasio por sus aportaciones a la lucha contra enfermedades que por su gravedad y extensión tanto preocupan a la Humanidad Autor de estudios sobre las estructuras de la corteza cerebral responsables de la adquisición de los comportamientos sociales y morales, sus trabajos fueron, en palabras del jurado, esenciales para la comprensión de las bases neuronales en las que se basan la toma de decisiones, las emociones, el lenguaje y la memoria. El último viaje de Damasio a Portugal B. RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. Antonio Damasio participó hace apenas diez días en Portugal en la conferencia Cerebro, cuerpo y emoción con motivo del 40 festival de Sintra. En su intervención el neurólogo quiso dar una vía alternativa a los portugueses, que ayude a superar los problemas que la condición humana nos coloca Y es el arte la opción presentada por Damasio como una forma de encontrar estímulos capaces de desencadenar un estado neurofisiológico de gran coherencia y armonía Este investigador entiende el arte como un medio que transforma los universos que nos rodean así como el interior de cada ser humano. Su libro El error de Descartes lo convirtió en uno de los autores más leídos en su país. Antonio Damasio, en una imagen de archivo rio para la investigación de la percepción usando a la vez el método de lesión y la imagen funcional. Tras conocer la obtención del premio, Damasio afirmó desde Iowa sentirse muy honrado y agradecido por un galardón al que se sabía candidato, pero que desconocía que se fallara ayer. Mi trabajo- -declaró a la agencia Efe- -sigue enfocado en la función cerebral, especialmente en las emociones humanas y cómo ellas son vitales para la forma en EPA Investigador y divulgador Director del Departamento de Neurología de la Universidad de Iowa (EEUU) donde ocupa la cátedra Van Allen, es coautor, entre otros brillantes trabajos, de la primera investigación que consiguió establecer una relación, en el año 2000, entre el volumen de materia gris que contiene el cerebro humano y la predisposición a los comportamientos antisociales y violentos. Considerado como una de las máximas autoridades mundiales en neurología cognitiva Antonio Damasio ha realizado también una excelente labor divulgativa que ha contribuido al acercamiento de las neurociencias a la sociedad y con ello a una mejor valoración del hombre y de su naturaleza según palabras de Rodríguez- Villanueva. Nacido en la capital lusa en 1944 y formado en la Universidad de Lisboa, donde también se doctoró, Damasio trabaja desde 1975 en la Universidad estadounidense de Iowa donde dirige el Departamento de Neurología, que compagina con la condición de profesor del Salk Institute for Biological Studies de La Jolla, en California (EEUU) Es miembro del Institute of Medicine de la National Academy of Sciences y de la American Academy of Arts and Sciences, y entre sus obras publicadas y traducidas a varias lenguas, figuran El error de Descartes (1994) el Sentimiento de sí (1999) y la más reciente, Al encuentro de Espinoza Junto a su esposa, Hanna Damasio, con la que obtuvo recientemente en Francia el premio Signoret, ha creado en la Universidad de Iowa un laborato- que conducimos nuestra vida como individuos y como sociedad Para Damasio, las emociones humanas, desde las más simples a las más complejas, son el producto de una interacción de nuestra configuración biológica, de nuestro cerebro en particular, con la cultura que hemos creado Su candidatura al premio Príncipe de Asturias fue presentada por el miembro del jurado y neurobiólogo Francisco Mora y la Sociedad Española de Neurología. EMOCIÓN Y RACIONALIDAD FRANCISCO MORA Catedrático de la U. Complutense El profesor Damasio ha contribuido de una forma sobresaliente a entender los mecanismos cerebrales de la emoción y los sentimientos. La emoción es el mecanismo básico, la energía que mueve la conducta del ser humano y de todos los mamíferos en general. La emoción y sus códigos cerebrales no sólo son los mecanismos que preservan nuestra supervivencia biológica, tanto individual como de la especie, sino que ahora también sabemos, gracias en muy buena medida a las contribuciones de Damasio, que son un componente básico, esencial, en la toma de decisiones, y por supuesto en nuestra conducta moral. Damasio propone que en la toma de decisiones, ese oficio que todos practicamos cada minuto de nuestra vida, la emoción juega un papel esencial y relevante. Su hipótesis sostiene que, ante determinadas situaciones en las que hay que tomar una decisión, los mecanismos inconscientes de la emoción proporcionan una primera información al cerebro racional que es muy importante. Y sólo luego, con esa impronta emocional, opera el cerebro racional, matizando, madurando, elaborando, la decisión definitiva. Por eso en parte podría explicarse que gentes muy inteligentes, en una situación de laboratorio, o si se quiere ante test experimentales, puedan luego conducirse tan mal en la vida real. Estas personas presentan lesiones minúsculas en su cerebro, en concreto en la corteza orbitofrontal, que justifican en parte estas conductas. Este área es igualmente relevante para los sustratos o circuitos de nuestro cerebro que sostienen nuestra conducta moral. En todo ello ha contribuido de una manera sobresaliente el galardonado con el Príncipe de Asturias de Investigación. Junto a esto, la relevancia de las aportaciones del profesor Damasio, y su propio pensamiento teórico, expresado en sus tres últimos libros, han proyectado todos estos conocimientos del funcionamiento cerebral o si se quiere mental, en disciplinas como la Psicología, la Sociología, la Economía, la Ética y la propia Filosofía, en general.