Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad JUEVES 23 6 2005 ABC La Conferencia Episcopal considera que la homosexualidad es una inclinación objetivamente desordenada La Iglesia recalca el éxito de la manifestación en favor de la familia b Hay otras salidas para defender los derechos de las minorías sin conculcar los derechos de las mayorías señala el portavoz de los obispos, Martínez Camino JESÚS BASTANTE MADRID. El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal española, Juan Antonio Martínez Camino, terció ayer en la polémica suscitada por las declaraciones del catedrático y director del Departamento de Psicología de la Universidad San Pablo- CEU, Aquilino Polaino, en el Senado, en las que afirmaba que la homosexualidad es una enfermedad. En una rueda de prensa con motivo del final de la Comisión Permanente del Episcopado, Martínez Camino subrayó que no es competencia de los obispos decir qué es enfermedad y qué no. Esto lo tienen que decir, en libertad, los expertos, con sus propios datos No obstante, aclaró que, si bien las personas con inclinación homosexual son hijos de Dios con la misma dignidad y derechos que los demás el Catecismo es claro al señalar que la inclinación homosexual es objetivamente desordenada Durante su encuentro con los periodistas, el portavoz episcopal resaltó la postura oficial de la Conferencia respecto a la manifestación del pasado sábado, subrayando que los obispos españoles se congratulan del éxito obtenido en dicha marcha contra el matrimonio entre homosexuales, que debería hacer reflexionar al Gobierno puesto que la ley, en opinión de la Iglesia, ignora sistemáticamente la diversidad de sexos como constitutiva del matrimonio e introduce en el ordenamiento jurídico una discriminación de la unión conyugal jamás sustentada por ningún ordenamiento jurídico Acuerdos razonables para la asignatura de Religión El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, también apuntó las claves del encuentro que esta mañana mantendrán representantes episcopales con la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, para tratar de llegar a un acuerdo sobre el futuro de la clase de Religión y la enseñanza concertada. En este sentido, el portavoz episcopal resaltó que en la reunión se van a plantear que los mínimos que a todos nos obligan tengan fiel reflejo en las leyes y en su articulación concreta Martínez Camino añadió que dichos mínimos se encuentran establecidos en la Constitución, en los Acuerdos IglesiaEstado, las diversas sentencias y los derechos de padres y educadores Pese a asegurar que esperamos poder llegar a acuerdos razonables el portavoz de la Conferencia Episcopal no descartó futuras movilizaciones en el caso de que no se alcance acuerdo alguno y la clase de Religión salga del horario escolar o no cuente con alternativa. Prefiero pensar que se puede llegar a una solución satisfactoria, pero, dependiendo de los resultados de las conversaciones, veríamos lo que hacer Sobre la propuesta Ciudadanía y Sentido planteada por Cristianos Socialistas y que compaginaría la modalidad no confesional con las distintas opciones confesionales, Martínez Camino recalcó que dicha iniciativa coincide en algunos puntos con los postulados de la Conferencia aunque prefirió esperar a ver las soluciones concretas y prácticas Juan Antonio Martínez Camino, ayer, durante la rueda de prensa IGNACIO GIL Una respuesta adecuada Tras destacar que es necesaria una defensa excepcional del matrimonio y de la familia Martínez Camino apuntó que la multitudinaria manifestación ha demostrado que hay una sociedad viva, despierta y que está asombrada ante unas leyes que tocan el futuro de la familia. Esperamos una respuesta adecuada, y que se replantee radicalmente esta cuestión En caso contrario, el portavoz episcopal no descartó futuras movilizaciones, dado que el anteproyecto de ley socialista supone un retroceso cultural y social Para el portavoz de la Conferencia Episcopal, el espíritu de esta legislación no es defender derechos de una minoría, sino que supone suprimir del Código civil las palabras esposo y esposa los tacha y quedan sin protección adecuada sus derechos. Esto no ha sucedido en ninguna legislación del mundo, en ninguna época de la historia. Se ha optado por una legislación que desprotege al esposo y la esposa y supone una discriminación para las mayorías Otras salidas Sobre el veto que ayer impuso el Senado al anteproyecto de ley, el secretario general de la Conferencia Episcopal manifestó que la sociedad, no sólo la Iglesia, lo verá con alivio e indicó que hay otras salidas para defender los derechos de las minorías sin conculcar los derechos de las mayorías. Celebró que los votos del Senado fueran suficientes para que este cuerpo legislativo, al menos simbólicamente, en su capacidad, envíe la señal de que no es acertada la legislación, mediante un voto de veto, que la sociedad y la Iglesia recibirán con alivio