Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 JUEVES 23 6 2005 ABC Sociedad El Senado veta el proyecto de ley que regula el matrimonio homosexual El Grupo Popular, cuatro senadores de CiU y uno del PAR votaron contra la reforma legal elaborado por el Gobierno vuelve ahora al Congreso de los Diputados, donde será sometido a votación previsiblemente el próximo día 30 de junio M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Fue una votación reñida hasta el último momento, pero al final el veto particular del senador de Unió Jordi Casas al proyecto de ley que regula el matrimonio homosexual en España salió ayer adelante en el Pleno del Senado. La Cámara Alta lo aprobó por 131 votos a favor, 119 en contra y dos abstenciones, tras un debate que no aportó ninguna novedad respecto a las posiciones ya conocidas de cada uno de los grupos y que se resolvió en apenas tres horas de intervenciones. Si bien el apoyo de la totalidad del bloque popular salvó la iniciativa de Casas, resultó decisivo el respaldo prestado por el senador del Partido Aragonés, José María Mur, y cuatro senadores de CiU. Un sí definitivo que, aunque se preveía, no se conoció realmente hasta el último minuto. De esta forma, el proyecto de ley del matrimonio homosexual volverá vetado al Congreso de los Diputados, que de nuevo lo discutirá en el Pleno del próximo día 30, como ya lo hizo el pasado 21 de abril, cuando esta reforma legislativa obtuvo el visto bueno de 183 diputados, a pesar de que 136 se mostraron contrarios y tres no se pronunciaron. Aunque en la próxima votación de la Cámara Baja será necesario la mayoría absoluta para levantar el veto y aprobar definitivamente la ley, todo parece indicar que la reforma obtendrá el respaldo necesario. b El texto Reacciones a una decisión polémica Al terminar la votación, las reacciones no se hicieron esperar. El senador socialista Joan Lerma declaró que previsiblemente en el Pleno del Congreso de los Diputados habrá una mayoría suficiente para levantar el veto Por su parte, el portavoz del PP en el Senado, Pío García- Escudero, consideró que la decisión de ayer de la Cámara Alta es una magnífica oportunidad para que el Gobierno reflexione y deje de fracturar a la sociedad El vicepresidente del Foro de la Familila, Benigno Blanco, presente durante el debate, exigió al Ejecutivo que tenga en cuenta la decisión del Senado y que deje el matrimonio tal y como está Por su parte, la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y homosexuales (FELGT) Beatriz Gimeno, denunció el doble juego de CiU, que hace dos semanas nos aseguró que sólo Unió Democrática votaría a favor del veto y acusó a la coalición catalana de engaño Las banderas Arco iris acompañaron a algunos senadores durante el Pleno de ayer El Gobierno no ha acertado ni en el fondo ni en la forma al tramitar el proyecto y pasaron a los hombros de algunos senadores. Mientras, en la tribuna del público, representantes del colectivo homosexual y de asociaciones de familia comenzaban a ocupar posiciones. Casas, el primero en intervenir, empleó un discurso firme y argumentado, sin olvidar de entrada lanzar una crítica al Gobierno que no ha acertado en el fondo ni en la forma al tramitar un proyecto de ley de tal envergadura. El senador de Unió sostuvo como principal razón de su veto que la nueva ley no supone una simple ampliación del matrimonio sino una alteración sustancial de esa institución, que pasa a estar desnaturalizada Benigno Blanco, vicepresidente del Foro Español de la Familia, (en el centro) aplaude el veto del Senado junto a otros representantes de dicha organización Su segundo argumento en la exposición se refirió a la adopción de niños por parte de parejas homosexuales. Y en este asunto Casas fue muy claro. La adopción- -dijo- -pretende que un niño tenga un padre y una madre ya que todo niño y toda niña viene de un padre y una madre por tanto la adopción debe reproducir el hábitat natural y los efectos jurídicos, sociales y económicos de la filiación biológica Para Casas no hay una demanda social ni un clamor popular que justifiquen la reforma del Gobierno, como tampoco se ha producido el debate social necesario. Ha sido una lástima- -matizó- -cómo se ha hecho ese deba- EFE Ondearon banderas del Arco iris La de ayer fue una sesión que mostró una vez más la gran brecha que ha abierto esta reforma en el seno de la sociedad española. Tras la aprobación de la ley del divorcio, ocho banderas del Arco iris jalonaron los escaños de los senadores socialistas cuando el presidente del Senado, Francisco Javier Rojo, anunció a las seis en punto de la tarde que se pasaba a debatir el siguiente punto en el orden del día: el veto de senador Casas al proyecto de ley del matrimonio homosexual. Banderas que se retiraron inmediatamente, te y ha sido un error Por eso consideró que el proyecto de ley se equivoca y lo pagará todo la sociedad Las intervenciones, como ya vienen siendo habitual en este asunto, subieron de tono durante las exposiciones del portavoz socialista, Arcadio Díaz Tejera, y la popular, Rosa Vindel. El primero volvió a insistir en que esta legislación no va contra nadie pues es una reafirmación de la autonomía del poder civil para regular una realidad que ya existe. A su juicio se ha elaborado a favor de reconocer derechos a grupos sociales que lo de menos es su número Y se mostró partidario de la adopción por parte de parejas homo-