Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 6 2005 Nacional 21 POLÉMICA POR LA DETENCIÓN DE DOS MILITANTES DEL PP Los escoltas de Bono pidieron una copia de las imágenes para recordar lo ocurrido Estos agentes hablan de violencia extrema los de Rosa Díez, de confusión b Ninguno de los policías que de- El PP pide el cese de Alonso, el ministro de las detenciones ilegales J. L. L. MADRID. El Grupo Popular lanzó ayer todas sus baterías contra el ministro de Interior, José Antonio Alonso, al que pidió su cese inmediato por su actuación en el caso Bono El portavoz del PP en materia de Justicia, Ignacio Astarloa, que anoche interperló a Alonso en el Pleno del Congreso, comprometió la intención de su grupo de perseguir a Alonso hasta que pase a la historia de la democracia como el ministro de las detenciones ilegales No es comprensible que a estas alturas no haya planteado ante esta Cámara su propia dimisión sentenció el diputado del PP. Alonso aseguró que la Policía no recibe órdenes políticas ni en este asunto, ni en ninguno Métaselo en la cabeza espetó a Astarloa, al que acusó de realizar un papel subjetivo de juez y no de tribuno parlamentario como consideró le correspondía. Además, volvió a defender la actuación policial porque a los dos militantes del PP ni se les realiza la toma de huellas, ni se les detiene, sino que se les leen sus derechos y se les permite declarar en presencia de su abogado claró en la Brigada Provincial de Información confirma la agresión al ministro de Defensa, que él mantiene como cierta C. MORCILLO P. MUÑOZ MADRID. Las declaraciones de los escoltas del ministro de Defensa y de la eurodiputada Rosa Díez sobre los incidentes de la manifestación de la AVT del pasado mes de enero aportan dos visiones algo distintas sobre la gravedad de lo ocurrido. Aunque ninguno de ellos confirma que Bono sufriera una agresión, tal como éste mantiene en contra de los testimonios de todos los agentes que han declarado, los policías que protegen al ministro hablan en un momento de su relato de violencia extrema Sin embargo, los que estaban con Rosa Díez reducen el asunto a una situación de tensión y confusión Los escoltas de Bono explican en la declaración que se les tomó en la Brigada Provincial de Información que cuando arreciaron los insultos y vie- ron a varias personas acercarse con gestos y actitudes agresivas proceden los declarantes a formar una cápsula de en torno a ambos Rosa Díez y José Bono para evitar cualquier tipo de agresión, siendo en varias ocasiones empujados y zarandeados por la masa de público Al llegar a la altura de la calle Virgen de los Peligros- -añaden- -y ante la agresividad que estaban tomando los acontecimientos, se decide sacar a las personalidades de la manifestación, lo que se efectúa a través de la referida calle hasta la Gran Vía, donde, tras hacer unas declaraciones a la Prensa, sube al vehículo policial abandonando el lugar Los escoltas, después de ver las cintas de vídeo de los incidentes, afirman que en un determinado momento se Los alborotadores producen empujones que son repelidos sin que pudiera apreciarse ningún tipo de agresión produjo una situación de violencia extrema hasta el punto de que en instantes puntuales nos vimos superados por la gran cantidad de personas que intentaban agredir, con sus manos, pies y algunos objetos contundentes, al ministro Afirman, en cualquier caso, que como estaban centrados en su actuación no prestaron atención al aspecto de los atacantes, aunque piden una copia de las imágenes grabadas para poderlas visionar con tranquilidad y con el tiempo necesario al objeto de poder recordar la secuencia completa de los hechos Por su parte, los escoltas de Rosa Díez afirman que los alborotadores producen empujones que son repelidos por la cápsula de seguridad, sin que pudiera apreciarse ningún tipo de agresión contra las personalidades protegidas. En estos momentos de tensión se producen intentos de querer agarrar al ministro algunos como muestra de apoyo y otros con una intencionalidad manifiestamente ofensiva Además, y tras revisar el vídeo, no identifican a ningún agresor debido a la confusión y a la tensión