Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional JUEVES 23 6 2005 ABC Un testigo dice que la tripulación del Yak- 42 vestía bermudas y chanclas b El jefe del destacamento espa- ñol en Manán (Kirguizistán) última persona que vio con vida a los 62 militares españoles, dice que el avión aparentemente estaba bien N. VILLANUEVA MADRID. El comandante en excedencia Fernando Val, quien fue jefe de Operaciones del Destacamento español en el aeropuerto de Manás (Kirguizistán) donde hizo escala el Yak- 42 antes de estrellarse en Trabzon (Turquía) aseguró ayer en la Audiencia Nacional que le llamó la atención que los miembros de la tripulación, todos ucranianos, fueran vestidos con bermudas y chanclas Val, la última persona que vio con vida a los 62 militares españoles que fallecieron el 26 de mayo de 2003 en el siniestro aéreo, testificó ante la juez Teresa Palacios que durante las casi las seis horas que el avión estuvo en el aeropuerto no vio ningún comportamiento sospechoso nada anormal ni en la tripulación ni en la aeronave que, según dijo, aparentemente estaba bien e incluso le sorprendió la cabina, que calificó de moderna y avanzada Val explicó que el Yak- 42 llegó a Manás cinco minutos antes del cierre de la pista, a las 19. 55 horas, por lo que el avión tuvo que esperar hasta que el aeropuerto retomó su actividad, a las dos de la madrugada, para poder despegar. Según mantiene la acusación, fue este lapso de tiempo el que hizo que la tripulación estuviera excesivamente cansada cuando despegó rumbo a España. El militar explicó también que la programación de vuelo la hacía el Estado Mayor de la Defensa, que se la comunicaba al mando de Levante (con sede en Barcelona) y éste, a su vez, a él. El ministro de Defensa, en un receso de la Comisión que aprobó ayer enviar un batallón a las elecciones afganas CHEMA BARROSO El ministro de Defensa quiere quitar de la Constitución las menciones a la guerra España propondrá a la OTAN que las tropas combatan el narcotráfico en Afganistán LAURA L. CARO MADRID. Por contrarias a la legalidad internacional y por ser absolutamente inapropiadas el ministro de Defensa, José Bono, reflexionó ayer en voz alta sobre la conveniencia de suprimir las tres menciones a la guerra que aparecen en nuestra Constitución, una consideración que- -explicó- -es por ahora una opinión que someto a mejor criterio, y siempre tiene mejor criterio que yo el Gobierno en su conjunto Según expuso ante la Comisión de Defensa que aprobó ayer el envío de un batallón de apoyo a las elecciones afganas de septiembre, circunstancias como la pertenencia de España a Naciones Unidas, -que establece que el recurso a la guerra está prohibido para resolver conflictos dejan fuera de lugar estas referencias, que apare- cen en tres artículos distintos. La primera, en el 15, que declara abolida la pena de muerte salvo lo que puedan disponer las leyes militares para tiempos de guerra asunto que, señaló Bono, ya está resuelto y descartado en el Código Penal Militar. La segunda mención consta en el número 63, que reconoce al Rey la facultad de declarar la guerra y hacer la paz y que a juicio del ministro tampoco es aplicable por la adscripción a la Carta de San Francisco y a la ONU. Por último, el artículo 169 dispone que la Carta Magna no podrá modificarse en tiempos de guerra, que es un término que no se puede admitir para calificar un conflicto armado por invocación- -reiteró- -de la Carta de Naciones Unidas No hubo críticas Según informaron fuentes jurídicas, Val relató que su misión era encargarse de las tropas españolas y, en este sentido, dijo desconocer si los miembros de la tripulación descansaron o no durante el tiempo que estuvieron en el destacamento, ya que él estuvo charlando en la cantina con los soldados que regresaban a España desde Afganistán. Asimismo, declaró que los militares- -que acababan de hacer el trayecto Kabul- Manás en el mismo avión- -no le comentaron nada ni le hicieron crítica alguna sobre las condiciones del viaje ni sobre los miembros de la tripulación, y dijo que estuvieron hablando de los planes que tenían en España. También aseguró que los ucranianos no estuvieron con ellos en la cantina, por lo que era imposible que bebieran allí. Misión con más riesgo Por otro lado, el titular de Defensa anunció que España propondrá en septiembre ante el Comité Militar de la OTAN una modificación del actual Plan de Operaciones para la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (OPLAN 10302) que permita a los Ejércitos presentes en Afganistán intervenir de forma activa contra el narcotráfico, si bien advirtió que en tal caso el riesgo se incrementará, y muy notablemente para las tropas. Según explicó, las reglas vigentes no permiten a los militares tomar iniciativa alguna en la lucha contra el narcotráfico salvo en caso de autodefensa, de forma que su papel se reduce a informar a la Policía afgana de las prácticas ilegales que detectan. De salir adelante la propuesta, compartida por EE. UU y el Reino Unido, Bono se comprometió a dar cuenta de las nuevas circunstancias al Parlamento.