Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional JUEVES 23 6 2005 ABC GALICIA EN UN HILO e diría que las urnas gallegas han querido certificar una especie de compromiso político mediante el que no haya vencedores ni vencidos. Y, encima con prórroga emigrante. No cabe más emoción. Ante las urnas esquivas, apenas hay político que no componga la figura, como un viejo torero, y proclame su victoria. Pero, en este caso, no ha resultado fácil para nadie. Por eso, salvo algún exceso, ha imperado la prudencia y, quizá, el miedo a perder. El PP ha ganado, pero, si no consigue el escaño voluble de Pontevedra, perderá el Gobierno; es decir, habría perdido. El PSOE no ha conseguido arrasar como esperaba, aunque ha mejorado mucho sus resultados, y ha quedado muy lejos de Fraga (debe resultar IGNACIO SÁNCHEZ muy duro ser vencido por CÁMARA quinta vez por alguien a quien tanto se aborrece) sin embargo, puede sentar a Touriño en Compostela. Ha perdido, pero podría haber ganado. El BNG se ha dado un batacazo memorable, pues menguar tanto en la oposición es puro fracaso; y, sin embargo, puede gobernar en coalición e incluso imponer sus planteamientos. Derrotado, puede haber salido vencedor. Todos ganan y nadie gana. Todos pierden y nadie pierde. En realidad, la bruma se disipará la próxima semana con el recuento del voto emigrante. El interés político de estas elecciones rebasa el ámbito regional, pues podría apuntar un cambio de tendencia. Una alternancia del PP al PSOE sería asunto normal (e incluso razonable desde el punto de vista de la inconveniencia de las largas permanencias en el poder) si no se dieran las excepcionales y patológicas circunstancias que se dan hoy en el socialismo español, empeñado en arrasar todo rastro de concordia nacional. No conviene, si no me equivoco, al interés de España (ni, por tanto, al de Galicia) una tercera pata de banco separatista. Comenzamos a dar por sentado y normal lo que es anómalo. Y eso es algo muy próximo al envilecimiento. Por ejemplo, que el PSOE se apoye en grupos políticos nacionalistas, a cambio de cesiones que no corresponden a su representatividad, con tal de aislar al PP. Incluso cuando estos partidos o grupos son separatistas. El BNG, en parte, lo es y el relevo en su dirección favorece el radicalismo. Sin embargo, los dirigentes de los dos partidos dan por hecho el pacto sin haber entablado el diálogo. La caída de Galicia en la espiral secesionista sería un golpe bajo más a la España constitucional. Dentro de unos días comprobaremos si la España anómala obtiene una nueva victoria. Galicia pende de un hilo. Con ella, acaso toda la nación. La Galicia transterrada puede decidir. Sólo falta saber en qué sentido. Por encima de estrategias y liderazgos, lo que está en juego es la supervivencia de España como nación y, con ella, la de su Constitución. No es, sin duda, la batalla decisiva, pero sí un episodio más de este frente que, inesperada y absurdamente, ha abierto el Gobierno. Un frenazo a la conjunción social- separatista sería el mejor mensaje que podrían traernos las urnas ultramarinas. Mientras tanto, seguiremos unos días más, como Galicia, en un hilo. S Rapapolvo de Rajoy a Zapatero por su nula influencia en la cumbre de la UE El líder del PP dice que se mostró irrelevante, inexperto y sin convicciones Ejecutivo responde que intervino hasta tres veces en la reunión y contraataca llamando a Rajoy profesional de la descalificación LUIS AYLLÓN MADRID. Mariano Rajoy fue implacable ayer con el presidente del Gobierno en el debate parlamentario sobre los resultados del último Consejo Europeo. Irrelevante y sin experiencia, preparación, convicciones ni carácter fueron algunas de las expresiones que dedicó el líder del PP a Rodríguez Zapatero, al tiempo que le aconsejó que deje de estar aislado y que revise su política de alianzas, tras ver el escaso apoyo que tuvo por parte del presidente francés Chirac o del canciller alemán, Gerhard Schröder. Al dar cuenta a los diputados de lo sucedido en la cumbre de la pasada semana, Zapatero se resistió a considerar que la Unión Europea se encuentre en crisis. A lo sumo, admitió esa palabra para el proceso que vive la Constitución Europea, y se mostró voluntarista, al asegurar que la UE saldrá adelante y decir que no hay que dramatizar En cuanto al debate sobre las perspectivas financieras 2007- 2013, señaló que el Gobierno fue a negociar con espíritu constructivo y que se logró que la Presidencia luxemburguesa reconociera que no se podía privar a España de los fondos de cohesión de forma drástica. Añadió que, sin embargo, el Ejeb El jefe del cutivo no pudo aceptar la propuesta porque el saldo neto final no era satisfactorio. Posteriormente, llegó a afirmar que la cifra de que se hablaba no era exacta, aunque no dio ninguna nueva. Al término del Consejo Europeo, portavoces de La Moncloa facilitaron a la prensa la cifra de 4.738 millones de euros de saldo neto, según la última oferta. Rajoy, al contrario que Zapatero, sí consideró que la UE está en crisis, y utilizó la ironía para reprocharle su aislamiento y la pérdida de peso político de España, con frases como ésta: No piense que le atribuyo alguna responsabilidad. No podría. Nada de lo ocurrido du- rante la cumbre responde a su influencia: ni para bien ni para mal. Su presencia en el Consejo ha sido absolutamente irrelevante. Nada habría cambiado aunque no hubiera ido. De no ser por la foto, ni se notaría su ausencia Según Rajoy, Zapatero no intervino en la cumbre salvo los balbuceos protocolarios en la votación final para bloquear el acuerdo. El presidente del Gobierno pidió a Rajoy que no falte a la verdad ya que intervino en tres ocasiones Además, replicó a las duras críticas del líder popular llamándole profesional de la descalificación El presidente no hará batalla si Cataluña se define como nación A. C. MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ayer, respecto a la posible definición de Cataluña como una nación en su nuevo Estatuto de autonomía, que el Ejecutivo no va a hacer una batalla de palabras y términos, sino una apuesta por la convivencia Zapatero respondía así en el Pleno de control al Gobierno en el Congreso a una pregunta del presidente del PP, Mariano Rajoy, sobre si piensa permitir que Cataluña se defina con ese término en el Estatuto de Autonomía, cuya reforma está en tramitación parlamentaria. El presidente del Gobierno aludió a los muchos significados de la palabra nación, abogó porque los términos estén al servicio de la política, y no al contrario El presidente del PP acusó a Zapatero de eludir una respuesta concreta a su pregunta y de escudarse en los juristas y anunció que su grupo no aceptará el uso del término nación para definir ninguna de las comunidades autónomas porque lo considera contrario a la Constitución Acebes y Rajoy, momentos antes de la intervención del líder del PP en el pleno del Congreso DANIEL G. LÓPEZ