Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 6 2005 111 Televisión y radio FERNANDO TEJERO Emilio, el portero en Aquí no hay quien viva de Antena 3 Los problemas crecen regresan a TVE diecisiete años después de su estreno. Las tardes veraniegas de La 2 contarán con esta reposición de lujo de la mano del matrimonio Seaver y sus tres hijos: Mike, Carol y Ben. En diciembre dejaré la serie si no la puedo compaginar con el cine Con tan sólo cuatro años en el mundillo artístico, Fernando Tejero ya sabe lo que son las mieles del éxito. A punto de estrenar en cine su primer papel dramático, medita sobre su futuro en la exitosa serie de Antena 3 TEXTO: CARMEN ANIORTE FOTO: ERNESTO AGUDO Veralia vende su participación en Grupo Árbol ABC MADRID. Veralia, sociedad participada mayoritariamente por Vocento, ha llegado a un acuerdo con Grupo Árbol para vender el 24 por ciento de la participación que tenía en este grupo audiovisual. Después de más de cinco años en el Grupo Árbol, Vocento ha vendido su participación a los accionistas de la compañía, que actualmente está inmersa en un proceso de negociación encaminado a una posible fusión con la también productora audiovisual Mediapro. La venta de la participación en el Grupo Árbol se produce debido al nuevo plan estratégico que en la actualidad está definiendo Vocento en el área de la producción audiovisual. Tras esta operación, ambas compañías mantendrán como hasta ahora su estrecha colaboración en otros campos de actividad del sector de la comunicación. De hecho, Vocento y el Grupo Árbol participan, a través de la sociedad Pantalla Digital, en el canal de televisión NET TV, que emite en digital terrestre desde junio de 2002. MADRID. ¿Se imaginaba el éxito que la serie está cosechando? -Con sinceridad, no tanto. Soy una persona que se ilusiona con bastante facilidad, pero lo que estamos consiguiendo es algo inimaginable. Cuando me ofrecieron el papel- -fui de los primeros que entraron en el proyecto- -me gustó. Son cosas que se piensan o se sueñan, pero que es muy difícil que se hagan realidad como ha sido nuestro caso. -Estará de acuerdo conmigo en que buena parte del éxito se lo deben a usted. -No es mérito de una sola persona. Esta serie es muy coral y todos en la medida de nuestras posibilidades aportamos nuestro humilde granito de arena. Una serie no es mérito de un único actor, sino del conjunto de personajes que lo forman. Es cierto que Emilio, mi personaje, ha tenido una repercusión especial. Aunque yo soy de la opinión de que un personaje no hace una serie, pero en algunos casos ayuda a identificarla. ¿Se puede decir que en su carrera hay un antes y un después del papel de Emilio? -Desde luego que sí, para bien o para no tan bien. De todas formas, el éxito de este personaje en el aspecto personal no me ha cambiado en lo más mínimo. Yo sigo siendo el mismo muchacho soñador de Córdoba que quería triunfar como actor. Antes de que empezara la serie me sorprendía que alguien me conociera, ahora me sucede al contrario. ¿Qué tiene su personaje que tanta admiración ha despertado? -A Emilio le falta un hervor, pero es más real y auténtico de lo que la gente puede creerse. La serie ha hecho realidad el sueño de muchos, ya que este porterillo es una persona normal como el noventa y nueve por ciento de los espectadores que la siguen. Ya era hora de que los protagonistas de las historias no fueran guapos, inteligentes y triunfadores. -Trabajar en una serie de éxito, ¿da más alegrías que quebraderos de cabeza? Fernando Tejero, el entrañable Emilio de Aquí no hay quien viva -Un cóctel de las dos cosas. En mi caso el éxito repercute en que te llueven ofertas de trabajo, pero por el otro lado tienes que estar con la sonrisa puesta las veinticuatro horas del día. Aunque parezco un bandarrilla tengo la cabeza muy bien amueblada y sé que el éxito es pasajero y lo que hoy tienes mañana se puede poner en tu contra. ¿Qué hay de cierto en eso de que le gustaría dar un descansito a Emilio? -Me queda contrato hasta Navidad. Después de esa fecha hay que negociar. Tengo la firme decisión de dejar la serie si no puedo compaginarla bien con el cine. Lo que no quiero es abandonar el cine para, como dicen algunos, encasillarme En esta profesión aprendes cambiando de registros y no haciendo siempre lo mismo. Perdidos encuentra un nuevo lugar en la parrilla de TVE- 1 ABC MADRID. Perdidos una de las principales apuestas en producción ajena en la temporada de TVE, abandonará las tardes dominicales para integrar el prime time de los jueves. El cambio, que se lleva a cabo después de tres jornadas de capítulo doble, se hará efectivo el próximo jueves 30, tal y como ha adelantado la pública en su programación adelantada. La nueva ubicación de la afamada serie norteamericana afectará, por contra, a la producción nacional Al filo de la ley que se verá obligada a emitir el capítulo correspondiente (el último de la temporada, por cierto) a las 23.15 horas del jueves 30. Centrada en la lucha por salir a flote de un grupo de supervivientes de un accidente aéreo, Perdidos rozó en su estreno el 30 por ciento de share cifra que se ha visto considerablemente reducida en las últimas entregas, hasta llegar a la cota mínima del 19,3 por ciento de la última semana. Cuando se pierde la ilusión por un personaje hay que bajar el telón Fernando Tejero es como se dice un recién llegado al mundo de la interpretación. Su personaje de Emilio y una frase- Un poquito de por favor -se han hecho con un lugar entre las simpatías de la audiencia y de la crítica. A diferencia de su personaje en Aquí no hay quien viva Tejero tiene los pies en la tierra y la cabeza bien amueblada y asegura que con su trabajo en la serie- -los rodajes son tremendos y agotadores- -no se siente encasillado. En este país hay mucha envidia y enseguida te colocan la etiqueta. Este verano, mientras descansamos de la serie, voy a rodar en Barcelona una película con Joaquín Oristrell. A pesar de todo, me quedará tiempo para descansar dice. A la pregunta de si no le da miedo alargar más de la cuenta la vida de un personaje, Tejero comenta: Cuando un actor empieza a perder la ilusión por un personaje hay que bajar el telón y a otra cosa mariposa