Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MIÉRCOLES 22 6 2005 ABC Economía La caída de producción eléctrica obliga a cortar la luz a industrias de la mitad norte del país El calor provoca el segundo máximo consecutivo de demanda, con 37.870 MW b El 23 de la potencia instalada estaba ayer por la mañana fuera de servicio, a lo que se unieron la escasa generación hidráulica y la casi nula aportación eólica JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El operador técnico del sistema eléctrico, REE, ordenó ayer por la mañana que se cortara el suministro a aproximadamente un centenar de empresas de la mitad norte del país (la franja que va de Galicia a Cataluña) que son grandes consumidoras de electricidad y que cuentan con contratos de interrumpibilidad. Estas empresas gozan de unas tarifas más baratas con la condición de que pueden cortarles el suministro en momentos determinados cuando se produzcan problemas en el sistema. Los cortes, que se produjeron entre las 11.15 y las 14.15 horas, se debieron a la falta de generación eléctrica- -había 15.164 MW de potencia fuera de servicio- la escasa producción hidráulica, la casi nula aportación eólica y la imposibilidad de importar electricidad de Francia. Vandellós II y Cofrentes Entre las centrales que estaban fuera de servicio se encontraba, según pudo saber este periódico por distintas fuentes del sector, la central nuclear de Vandellós II (Tarragona) de 1.087 MW de potencia, gestionada por Endesa y en la que Iberdrola posee el 28 del capital. Lleva varias semanas parada por una avería. También la central nuclear de Cofrentes (Valencia) de 1.092 MW, propiedad de Iberdrola, está en parada programada por recarga. Su conexión a la red está prevista para finales de semana. Iberdrola tenía asimismo fuera de servicio la central de carbón de Guardo (Palencia) de 400 MW. Endesa tenía parados dos grupos de la central de carbón de Puentes (La Coruña) de 1.468 MW; la central de Compostilla (León) de 1.341 MW; la de fuel gas de Foix (Barcelona) de 520 MW; el grupo 3 de la de fuel gas de Besós (Barcelona) de 688 MW; y el grupo 3 de la de fuel gas de Cristóbal Colón (Huelva) de 308 MW. Un portavoz de Unión Fenosa negó que hubiera problemas en su central de carbón de Narcea 2 (Asturias) de 166 MW. Fuentes del sector habían dicho que esta central estaba fuera de servicio. Hidrocantábrico tenía parado un grupo de la central de carbón de Soto de Ribera (Asturias) de 67 MW. Las instalaciones que estaban ayer paradas suman el 23 de la potencia instalada a 1 de enero, que era de 66.784 MW. En ese porcentaje se incluyen los 7.864 MW hidráulicos que están indisponibles por la sequía, de los 16.000 MW instalados. Además, la producción eólica no alcanzaba por la mañana los 400 MW de los 9.000 MW instalados y la importación de electricidad de Francia no sólo era imposible por una huelga en el sector eléctrico de aquel país, sino que España tuvo que exportar 300 MW. Sólo se pudo importar pequeñas cantidades de Marruecos y Portugal. La situación mejoró considerablemente a partir de las 15.00 horas, cuando algunas de las centrales paradas entraron en servicio, aumentó la generación eólica (unos 1.400 MW) y Portugal y Francia incrementaron sus exportaciones de electricidad a 600 MW y 1.000 MW, respectivamente. Estos hechos hicieron que el sistema resistiera sin problemas el nuevo máximo de demanda registrado a las 17.53 horas, que alcanzó los 37.870 MW. Central nuclear de Vandellós II, en Tarragona Es el segundo récord de verano consecutivo, tras los 37.460 MW del lunes (13.24 horas) El nuevo máximo fue cubierto fundamentalmente en un 22,57 con carbón, un 19,48 con gas, un 13,87 con nuclear, un 11,54 con hidráulica, un 9,55 con fuel gas y un 4,16 con eólica. Cabe destacar que, mientras que el lunes la generación hidráulica aportó EFE el 17 al máximo de demanda, ayer este porcentaje fue del 11,54 El Ayuntamiento de Sevilla, sin luz En el día de ayer se produjeron algunos apagones en lugares concretos sin relación con lo anteriormente expuesto. En Sevilla se registraron varios cortes que afectaron a 2.500 clientes de Endesa, entre ellos el propio ayuntamien- Montilla descarta una subida inmediata de la tarifa eléctrica J. R. VALENCIA. El ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, aseguró ayer que no prevé una subida inmediata de la tarifa eléctrica en España, y acto seguido advirtió que, para conseguir que sea eficiente el consumo energético, las facturas han de recoger la evolución del mercado y, por tanto, el coste de las materias primas. Respecto al consumo energético para los próximos meses, señaló que podemos estar tranquilos aunque no descartó problemas puntuales Montilla, quien inauguró el Foro Euromediterráneo de la Energía en Valencia, añadió que el precio es un elemento disuasorio de la demanda en favor de la eficencia energética, y que los costes de las materias primas, como el carbón y el gas, han de reflejarse en el precio final costeado por el consumidor porque es una forma de garantizar el sistema y las inversiones realizadas, así como el futuro de España y del crecimiento económico. Por su parte, el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, se expresó en similares términos, al apreciar que las tarifas deben reflejar un poco, como en cualquier país, lo que es el aumento de costes al tiempo que se mostró favorable a una cierta forma automática en las tarifas, según evolucionen al alza o a la baja los precios de la ge- neración de energía. El ministro explicó que el Gobierno aplicará penalizaciones en la tarifa para que haya protección hacia el consumidor doméstico que hace un uso responsable de la energía frente a los consumos ineficaces que suponen un derroche El Plan de Actuación de la Estrategia de Eficiencia Energética de España 2005- 2007 basó el discurso de Montilla, quien recordó que su objetivo es lograr la reducción de consumo de petróleo y de emisiones de CO 2 y conseguir una mejora de la eficiencia y el ahorro de energía. El titular de Industria abogó por garantizar un desarrollo sostenible de la sociedad, para lo que defendió la aplicación de acciones de control de demanda así como dialogar y trabajar en aras de la diversidad energética dejando claro que reducir el consumo de energía no supone menguar el bienestar social