Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MIÉRCOLES 22 6 2005 ABC Los gays piden su expulsión del Colegio de Médicos La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGT) pidió ayer la expulsión del catedrático de Psicopatología Aquilino Polaino del Colegio de Médicos de Madrid, ante las terroríficas afirmaciones absolutamente carentes de fundamento científico La Federación cree que tiene que ser apartado de la profesión, a la vista de sus planteamientos acientíficos que pueden perjudicar seriamente la salud de sus pacientes La Fundación Triángulo lo calificó de intolerante y le acusó de pretender usar electroshocks con los homosexuales. El Colegio de Psicólogos de Madrid recordó que según los estudios científicos existentes en la actualidad, no puede afirmarse que los niños educados por familias homoparentales sufran perjuicios en su desarrollo psicológico El Colegio destacó que la Asociación Americana de Psicología, la de Psiquiatría y otras organizaciones de salud mental consideran desde hace más de tres décadas que la homosexualidad no es un trastorno mental. Eduardo Zaplana y Ángel Acebes durante la manifestación a favor de la familia celebrada el pasado sábado EFE El PP se desmarca del psiquiatra que tildó la homosexualidad de trastorno patológico Su portavoz en el Senado pide perdón a quien se haya sentido molesto b El PSOE reclama al PP que no escurra el bulto por la intervención de Polaino, citado por el grupo popular en el Senado para opinar sobre la adopción por parte de gays ABC MADRID. La homosexualidad es una patología trastorno psicopatológico que sufren personas educadas por un padre hostil, violento o alcohólico o por madres sobreprotectoras, frías y muy exigentes Estas aseveraciones fueron formuladas el lunes en la Comisión de Justicia del Senado por el catedrático Aquilino Polaino y originaron ayer una fuerte polémica política. El psiquiatra intervenía para dar su opinión sobre la conveniencia de que las parejas homosexuales adopten. Polaino aseguró ayer que lo que han publicado los medios está todo adulterado y se remitió a las actas. El PP se desmarcó de sus aseveraciones. El más explícito fue su portavoz en el Senado, Pío García- Escudero. Si las afirmaciones del compareciente citado por el PP han molestado, lo lamento, y pido perdón García- Escudero insistió en que su partido respeta la libertad de elección sexual. El portavoz en la comisión, Agustín Conde, lamentó que por haber pedido la comparecencia pueda parecer que sus opiniones son asumidas por el PP, lo que no es cierto La dirección del PP encaró la polémica. Eduardo Zaplana aseguró que no comparte en absoluto las declaraciones, propias de épocas ya superadas o de personas que están fuera de la realidad Yo le puedo decir como médico que no comparto esa opinión, sino todo lo contrario destacó Ana Pastor. La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, mostró su total desacuerdo ya que la orientación sexual es una cuestión que pertenece a cada individuo y el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, expresó su profunda discrepancia La polémica llegó al Gobierno. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, acusó al PP de tratar de marginar a los homosexuales y dijo que las aseveraciones se comentan solas mientras que el ministro de Justicia, López Aguilar, advirtió que descalifican al interviniente y al PP y las tachó de socialmente inaceptables El presidente del Senado, Javier Rojo, dijo de Polaino que no creo que sea el mejor catedrático para una sociedad tolerante y democrática, Zaplana afirma que las declaraciones son de épocas ya superadas o de personas fuera de la realidad debería estar jubilado y tomando el sol y dedicándose a leer textos sobre tolerancia y respeto Desde el Grupo socialista su portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió al PP que no escurra el bulto ya que el catedrático es su experto El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Puigcercós, relacionó lo dicho por Polaino con ramalazos homofóbicos IU fue más allá: su portavoz, Joan Herrera, pidió la inhabilitación profesional por las declaraciones, que calificó de salvajadas y acusó al PP de arrojar la piedra y esconder la mano Los jóvenes tienden al sexo ocasional, sin precaución, sin compromiso y en lugares de ocio R. BARROSO MADRID. Los adolescentes españoles se inclinan por el sexo sin barreras, sin compromiso, sin precaución, sin explicaciones... Una actitud que, según Eusebio Megías, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) se traduce en una banalización de los riesgos de las relaciones sexuales, al igual que ha ocurrido con los consumos de droga. Para la mayoría de los jóvenes, los riesgos están ahí pero no son para tanto hasta el punto de que muchas chicas consideran la posibilidad de quedarse embarazada como un accidente. Y lo tienen claro: Si tiene que pasar, que pase, pero no me voy a arruinar la vida pensando en que puede ocurrir Acti- tudes que han sido analizadas en el estudio Jóvenes y sexo en el que también ha participado el Instituto de la Juventud (Injuve) y que reflejan una visión del sexo ocasional, sin compromiso y en la que se tiende a los espacios de ocio para su búsqueda y materialización. Así, el ocio se vive sin más límites que el disfrute en el que caben el alcohol, los estimulantes, la frivolización, los contactos... Poco lugar queda para el compromiso, la prudencia o el cálculo. Una actitud que mantienen tanto ellos como ellas. No obstante, el estudio confirma que persiste un estereotipo que genera un abismo de distancia entre chicos y chicas, a la hora de enfrentarse a cuestiones re- lativas al sexo. Los chicos se consideran- -y así los perciben ellas- -como seres con una sexualidad sin límites difícil de controlar, lo que justifica casi todo desde la infidelidad a la ausencia de culpa. Por contra, son ellas las que deben controlar aunque se están produciendo ciertos cambios en el rol femenino, orientado a llegar a ser como los hombres más que a ser más mujeres No dar la talla No obstante, y a pesar de que las chicas van tomando una actitud parecida a la de los chicos en la relación sexual, sigue habiendo (y habrá) diferencias: los varones esperan sólo la posibilidad de poder ponerla en marcha, mientras que ellas esperan una complicidad emocional, cierta camaradería y capacidad de atracción. Una manera distinta de ver el sexo que lleva a que ellos teman no dar la talla y ellas no sentirse suficientemente atractivas o sentirse rechazadas