Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid MIÉRCOLES 22 6 2005 ABC MADRID AL DÍA AVE, DON JAIME RAMIRO BUENO Simancas y Jiménez, durante su viaje en el autobús que cubre la ruta alternativa a la Línea 3 de Metro, ahora cerrada Los líderes del PSOE se montan en el bus que suple al corte de la línea 3 de Metro Criticaron las carencias de esta alternativa en transporte de superficie de la línea terrestre alternativa llegue hasta el intercambiador de Moncloa, y que el recorrido tenga paradas en Sol y en Callao ABC MADRID. Un verano más, pero la misma línea de Metro cortada, el mismo atasco e idéntica escasez de transporte alternativo suficiente. Así lo denunció, de nuevo, ayer la plana mayor del PSOE en Madrid: su secretario general, Rafael Simancas, y la portavoz en el Ayuntamiento de este grupo, Trinidad Jiménez. Los dos se montaron en un E- 3, el autobús que hace la ruta alb Proponen que la parada final ternativa desde que quedó clausurada la línea 3 de Metro. Y comprobaron, in situ y preguntando a sus usuarios de cada día, las deficiencias que arrastra. La línea 3 de Metro se volvió a cerrar- -y volverá a ocurrir el próximo verano, y al otro- -por las obras de mejora y acondicionamiento que se llevan a cabo en su interior. Sus cientos de miles de usuarios diarios se ven Tenemos en Madrid una zanja abierta prácticamente cada cincuenta metros dice Simancas obligados a elegir: o una ruta suburbana diferente, o transporte de superficie. Ahí, en esta segunda alternativa, es donde entran los autobuses E- 3, transporte especial puesto por el Ayuntamiento para hacer posibles los desplazamientos que antes se hacían en Metro. Pero, según pudieron constatar Simancas y Jiménez, los usuarios no están del todo contentos. El pasado año hicimos la misma denuncia- -explicó Jiménez- pero el Ayuntamiento hizo caso omiso, tanto de las quejas como de las alternativas que les propusimos Por ejemplo, proponen que el autobús no finalice en Argüelles, como ahora, sino que siga hasta el intercambiador de Moncloa; o que pare en Sol y Callao, por donde ahora no pasa, obligando a los usuarios a un paseo de, al menos, quince minutos para llegar a barrios como Lavapiés, antes comunicados por la Línea 3 de Metro. Tenemos- -denunció Simancas- -una zanja abierta en Madrid prácticamente cada cincuenta metros: los ciudadanos viven en una gymkana permanente Según dijo, un estudio del profesor Muñoz Escalona, realizado para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dice que Madrid absorbe el 60 por ciento de los costes que los colapsos del tráfico generan en el conjunto de España que ascienden en el país a 1.500 millones de euros. De acuerdo con sus datos, en Madrid 350.000 personas se ven perjudicadas cada día por unas obras mal calculadas, mal planificadas y peor informadas i queréis elogios, moríos, dejó dicho Jardiel Poncela. Que hablen de uno aunque sea bien. Estas dos sentencias tan puñeteras y españolas, se cumplen en nuestros velatorios. Pero en el caso de la muerte de Jaime Campmany todos los inciensos, perfumados con adjetivos elogiosos, son verdaderos. Verdades con urgencia de sirena en la madrugada, botafumeiro volteado de nubes y flores señalando su ausencia. Cuerpo presente en una fuga de rotativas, engrasadas en su último aliento de tinta impresa con el artículo caliente mientras se enfría el recado de escribir. Columna a media asta sobre el kiosco huérfano. Todo lo dicho acerca de él se corresponde con la exactitud de lo cierto. Campea Jaime, el Conquistador, haciendo honor a su rey tocayo y a la calle madrileña del mismo nombre donde vivió. Este año hemos perdido a dos Papas. Primero, Juan Pablo II, y ahora al Papa del columnismo. Tenía Campmany aires y carnes generosas de cardenal renacentista. Lujurioso de versos y manteles, polifacético en saberes, dinamitero murciano contra los bobos intensos de progresía tópica. Perito en lungas y generosidades con amigos y plumillas desconocidos. Era capaz de entrar como un elefante en la cristalería del lenguaje sin dañar un vidrio, para regalar una copa al lector en un martini periodístico de ironía picada con daga florentina, y la aceituna pinchada del asunto del día hecho artículo de lujo. Don Jaime ha subido a la derecha del dios padre del columnismo, César González- Ruano. Sólo falta- -esperemos que tarde- -la llegada del Espíritu Santo pisando ya su umbral en este cielo, barroco y pagano, de articulistas. Santísima Trinidad sin tontunas o perezas, que fueron capaces de donar sangre y alma en cada transfusión de talento, dando vida a la historia del periodismo. Don Jaime, que está usted en los cielos, ruegue por nosotros, pecadores y monaguillos del oficio, escribidores que nos ha dejado sin nísperos, recogiendo la calderilla de su gloria. Amén. S