Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 22 6 2005 ABC Más de 9 horas de declaración Tras más de nueve horas de declaración, el juez Miguel Aramburu decretó el ingreso en prisión incondicional y sin fianza de los dos detenidos por la muerte de la niña de dos años que residía en Narón (La Coruña) A Paola Andrea Vérez Benítez, la madre, se le acusa de presunta violencia doméstica y de omisión, porque podría conocer el comportamiento violento de su compañero y no denunciarlo. A Iván Naveiras Díaz, su pareja, se le imputan los delitos de agresión sexual, homicidio y lesiones. La puerta de los juzgados fue escenario de una airada discusión entre un familiar de la joven, que salió en su defensa, y un tío del muchacho, que lo acusó de loco. La madre de la niña asesinada en Ferrol le dijo a su pareja que quería dejar la relación La familia cree que la agresión sexual fue una venganza del novio ANA MARTÍNEZ FERROL. Esto es una venganza La frase es de una amiga y antigua compañera de piso de Paola Vérez, la madre de la niña de dos años y medio que falleció el pasado sábado en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol, tras ser trasladada a este centro debido a la gravedad de sus traumatismos y a la evidencia de signos indicadores de una agresión sexual. La clave del brutal asesinato de Natalia, así se llamaba la niña, podría hallarse en un episodio vivido a mediados de la semana pasada. Yadi, prima de Paola, lo tiene claro y así se lo explicó a ABC: Mi prima discutía mucho con su pareja y tenía pensado dejarlo. Me lo contó hace nada, por eso empezó a empacar cosas para poder marcharse De hecho, la policía encontró una maleta en el pasillo cuando efectuó el registro domiciliario. Al darse cuenta su pareja de lo que iba a ocurrir, seguramente estalló en un episodio violento que descargó sobre la pequeña prosiguió su relato la joven, acompañada de otros familiares, todos colombianos de Cali. Esta versión contrasta con la declaración de Iván Naveiras Díaz, el presunto asesino, que acusó a su novia de pegar a la menor La última paliza, según su testimonio, se la habría dado el miércoles (tres días antes de su muerte) y utilizando un cinturón. Sea como fuere, sorprende que nadie haya puesto remedio al calvario vivido por la cría en su corta existencia. Palizas y después, vómitos Durante las dos últimas semanas, más de un médico examinó a Natalia Andrea por unos cambios de pigmentación a la piel- -ahora se cree que producto de las palizas- aunque lo más que hicieron fue recomendar analíticas. Pero hace cinco días, Paola, según testificó, llegó a casa a las 13.30 y se encontró a su bebita sentada en el sofá, manchada de vómitos y con una herida en la frente causada por una caída según la explicación de su novio. A las 16.00, dos horas y media más tarde, la pequeña volvió a vomitar, y fue ahí cuando le pidió a Iván que la llevase al centro de salud de Narón. A las 16: 45, el chico regresó a casa y le dijo a Paola que la iban a llevar en ambulancia al hospital, donde ingresó ya cadáver. Cuando ambos se dirigieron al centro, ya los esperaban los agentes para detenerlos. El primer informe que se hizo a la fallecida ya no dejó lugar a la duda: hematomas en todo el cuerpo, con mayor apreciación en el costado izquierdo, en la zona central baja de la espalda y en las piernas; heridas en cara y barbilla, y lesiones en la zona anal que podrían mostrar la huella de una posible violación. La autopsia practicada el domingo corroboró este diagnóstico y desveló detalles aún más escabrosos. Además, apunta que la violación produjo daños a la pequeña que causaron una infección más generalizada. Todavía se desconoce cuando será enterrada o si su cuerpo será repatriado a Colombia, lugar en el que vive su padre biológico y sus abuelos maternos, que tramitan su viaje de Bogotá a Ferrol. La asociación Clara Campoamor, que agrupa a juristas preocupados por la protección de la mujer y la infancia, se personará en el sumario en calidad de acusación popular. Ricardo Pérez Lama, delegado de esta organización, ya se había ocupado con éxito del caso de Maruchi Rivas, la niña de Lugo violada y asesinada por un recluso reincidente en delitos sexuales que estaba de permiso. Logró que fuese condenado el Estado como responsable indirecto del crimen al haber permitido salir del penal a un hombre tan peligroso.