Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 6 2005 Opinión 5 MEDITACIONES EL FONDO DE LA SACA IENTRAS el misterio del escaño 38 dormita bajo custodia en las sacas de Correos, los políticos juegan a la pídola: por un lado, medidos brincos semánticos y evasivos mensajes; por el otro, un contundente Rita, Rita para marcar el territorio. Cada cual esconde sus bazas y juega a los chinos con la mirada puesta en el interior de esas sacas que vienen cargadas de futuro o sueños rotos, en una proporción de 7 a 3, para algunos; de 6 a 4, para otros. Todas con nombres y apellidos... La mayoría echa cuentas y se hace cruces; sólo unos pocos, los más enterados, se limitan a observar en la distancia y a dibujar en el aire un resultado. Como si pudieran ver en el fondo de la saca y supieran que la suerte está echada. Porque el recuento del 27- J no será más que la prueba del nueve de un ejercicio retórico. MARCO AURELIO M LEER Y PENSAR LA CHACHA ANDALUZA DEL GOBIERNO POR QUÉ GANARON LOS ALIADOS DE RICHARD OVERY Trad. de Jordi Beltrán Ferrer Tusquets Editores 499 páginas 25 euros P Lo mejor derrotado por lo bueno Una década después de acabada aquella guerra, la OTAN contaba en su panoplia con muchas de las armas creadas por la Alemania derrotada. La relación entre el agresor y su armamento se deriva de la idea que de la guerra tenga quien la desencadena. Al final de esa guerra, hace sesenta años, Alemania contaba con 425 modelos diferentes de avión, 151 tipos de camiones y 150 motos diferentes. Sus carros de combate eran un arma tan singular y compleja que resultaba imposible repararlos en el escenario de los hechos; tenían que ser enviados a la fábrica. La investigación de la fisión nuclear quedó relegada en favor del desarrollo de una balística que no impuso cambio alguno. Aquella mezcla de romanticismo, utopía, mitología, barbarie, retórica y terror que fue el nacionalsocialismo se mostró incapaz de reflexionar la tecnología imprescindible para el infierno que desplegó sobre la tierra. La obsesión hitleriana por el diseño decidió, según Overy, su derrota frente a la producción en serie de un armamento reemplazable en el propio terreno. Cuando Hitler se pegó un tiro en su búnker de Berlín, aún no había salido de su sorpresa; de sus muchas sorpresas. EDUARDO CHAMORRO ERDONEN que me ponga sentimental. ¡Qué penita me da escribir en esta página sabiendo que no tengo ya a la derecha al hermano mayor de la Cofradía de la Columna! No sé qué siente usted, en la suprema soberanía del lector, pero la página me parece distinta. Le falta algo. Nada menos que Jaime Campmany. Antes que cada horas veinticuatro las palabras pasen de las musas al teatro, me digo: -Campmany sí que escribiría bien este artículo... La realidad sigue imitando a Campmany. Hay esperpentos que siguen siendo de Valle- Inclán, atardeceres malvas que aún son de Juan Ramón. Y noticias que son un homenaje póstumo a Campmany. Personajes de Campmany. Carmen Calvo, sin ir más lejos. El lunes, Carmen Calvo escribirá en Sevilla, arsa pilili, un artículo póstumo de Campmany. No tan impresionante como los alejandriANTONIO nos modernistas de su Tercera póstuBURGOS ma, mas casi tan suyo. La ministra de Cultura, continua Pasarela Cibeles de sí misma, inaugurará en Sevilla el Archivo de Indias. Tal como suena. No la restauración del Archivo de Indias; no su reforma; no su ampliación: no. Inauguración. Es falso que existiera antes un Archivo de Indias. Es una mentira más del Foro de la Familia. Carlos III no instituyó en 1790 en la Casa Lonja el Archivo General de Indias para reunir la documentación de la Casa de Contratación y del Consejo de Indias. Carlos III no hizo nada. Y el PP, tampoco. No comenzó estas obras de reforma en el año 2000 la ministra Pilar del Castillo. El Gobierno de entonces no se gastó allí 9 millones de euros. El Archivo de Indias, como todo, existe gracias al buen rollito de ZP. Por eso lo inaugura Carmen Calvo. Y al inaugurarlo, puede ocurrir de todo. Hasta el nombre le puede cambiar la de las frailas. La de Dixit, maldito roedor. La del Rocío, explosión de luz del Mediterráneo. La de Cervantes, turista en Argel. La del Quijote, best seller gracias al PSOE. La de la Unesco, que legisla para todos los planetas: para el Planeta Agostini y para el DVD del Planeta de los Simios. Eso de Archivo de Indias es completamente xenófobo, racista y machista. En todo caso será Archivo de Indias... e Indios. Pero como eso es racista y los documentos son virreinales y coloniales, mejor será llamarlo Centro de la Memoria Latinoamericana. Si de paso excavamos las fosas de los indios pasados a cuchillo por Hernán Cortés y por Paco Pizarro y les levantamos un monumento, mejor que mejor. ¿Quién nos asegura que entre los indios tabajaras o entre los indios motilones a los que les cortaron... la retirada no había un abuelo de ZP? Aunque no sé para qué inauguran el Archivo de Indias. Si le aplican el mismo criterio que a Salamanca, no tiene razón de ser. Los papeles del Virreinato de Nueva España deben ser devueltos urgentemente a México y los del Río de la Plata, a Buenos Aires. Se ve que ni en México ni en Argentina hay un Carod. Como no lo hay en Moguer. Los hay tan burros como Platero, que quieren que los papeles de Juan Ramón estén en su Casa- Museo de Moguer y no en el Archivo Nacional. ¡Y un legajo! ¿Era Juan Ramón de ERC o algo para que los papeles vuelvan a su pueblo? El que avisa no es traidor: el lunes puede ocurrir de todo con Carmen Calvo. Vestida quizá de Frida Kahlo o de La Perricholi, inaugurará el Archivo de Indias. Aprovechando la collada, podía de paso inaugurar la Giralda, la Torre del Oro, la quinta de Don Juan, la navaja en la liga de Carmen y el corte de pelo a navaja del Barbero de Sevilla. Prepárense, pues, a sentir vergüenza ajena. No sé por qué las asociaciones de espectadores protestan porque las chachas de las telecomedias sean andaluzas. Peor que todas es Carmen Calvo, la chacha andaluza del Gobierno, que seguro que el lunes, con su voz mechada en Gracita Morales, al inaugurar el Archivo de Indias cita a Carlos III... como un coñac.