Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 22 6 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LOS MISMOS L Congreso rechazó ayer una propuesta del PP que pedía a la Cámara que condenara el último comunicado de ETA, que declaraba una tregua parcial en su actividad terrorista que afecta a los cargos electos del PP y el PSOE. Incomprensiblemente, el PSOE y el resto de las fuerzas que suelen apoyarle (más dedicadas a hacer oposición de la oposición que del Gobierno) no quisieron apoyar la moción de repulsa a tan vil discriminación positiva Resulta preocupante que los que se niegan a condenar este último comunicado etarra sean los mismos partidos que apoyaron el visto bueno a una hipotética negociación con ETA que Zapatero llevó al Congreso, enterrando entre todos ellos el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Nada parece casual y hasta en los gestos, tan importantes a veces como los hechos, el guión parece ya escrito. E EL LABERINTO VASCO, OTRA VEZ EGÚN todos los indicios, la sesión de investidura que hoy comienza en el Parlamento vasco va a ser fiel reflejo de una situación política insólita. El precedente de la elección del presidente y la Mesa de la Cámara invita a pensar en un prolongado juego de despropósitos, aunque nadie pone seriamente en duda el resultado final: Ibarretxe volverá a ser lendakari, encabezando no ya un Gobierno débil- -como ocurría en la legislatura anterior- basado en una frágil yuxtaposición de alianzas, unas veces con EHAK, otras con el PSE, que le condenan a la ineficacia más absoluta. La estrategia socialista en relación con el País Vasco (dejando ahora de lado el tema de la negociación con ETA) ha producido resultados objetivamente frustrantes. Hemos pasado de una firme defensa en común de los valores constitucionales en el terreno político, moral, judicial y policial a una situación de máxima vulnerabilidad. Por fortuna, el frente policial sigue funcionando con plena eficacia y profesionalidad. Pero el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo está materialmente roto por la falta de responsabilidad de un Gobierno socialista más interesado en perseguir quimeras que en una política de fuerte calado. Se produce, además, un desencuentro entre el Ejecutivo y las víctimas del terrorismo, a pesar de las entrevistas de ayer en Moncloa, que sólo han servido para hacer patentes las razones que llevaron a cientos de miles de ciudadanos a manifestarse en la calle. En el decisivo ámbito judicial, la lucha antiterrorista sufre un contratiempo tras otro. Unas veces, porque ni siquiera se ponen en marcha los mecanismos jurisdiccionales apropiados, como en el caso de EHAK, que ahí está campando por sus respetos en la Cámara de Vitoria. Otras veces, porque la propia Audiencia Nacional empieza a contradecir una doctrina ya establecida y fundada en sólidos argumentos jurídicos; eso ha sucedido con ocasión de las últimas sentencias sobre Jarrai y organizaciones análogas, que además podrían afectar a otras S causas pendientes. ETA sigue administrando los tiempos y jugando a las apariencias, porque parece claro- -a tenor de sus propios comunicados- -que está ahora mucho más a gusto que antes gracias a la estrategia del PSE, auspiciada desde Ferraz Ibarretxe, muy callado en los últimos tiempos, se apresta a adaptar su mensaje a la nueva realidad surgida de las elecciones de abril. El famoso Plan permanece como tal guardado bajo siete llaves, pero, quizá con menos énfasis nacionalista en la retórica, unos y otros están muy cerca de hallar un punto de encuentro en un texto emparentado con el que fue rechazado por el Congreso de los Diputados. Ha fracasado incluso la posible utilidad práctica del nuevo enfoque socialista, que podría exigir mucho más del PNV, incluso en el terreno de los nombres propios, favoreciendo así las opciones más genuinas del partido que dirige Imaz frente a los intereses del aparato político- administrativo que encabeza el lendakari en funciones. Patxi López pretende condicionar desde fuera la labor de un Ejecutivo que será investido después de una secuencia, quizá no demasiado larga, de desencuentros aparentes. Mientras tanto, se trataría de avanzar en el escenario de la negociación con ETA y de replantear las nuevas coordenadas de la política vasca. Una apuesta arriesgada, que convierte en pasado el movimiento constitucionalista y dilapida el capital moral y político trabajosamente acumulado durante muchos años por los populares y los socialistas vascos, junto con las víctimas y los movimientos sociales. Hace bien María San Gil en mantener las espadas en alto sobre el voto en favor de una eventual candidatura socialista, porque López ni siquiera se ha tomado la molestia de pedirle su apoyo. Pero, aunque todo el mundo es consciente de la realidad, sería clarificador que fuera el propio PSE el que rompiera las reglas de un juego de lealtades entre los dos grandes partidos nacionales, que consiguió llevar la esperanza durante algún tiempo a muchos millones de españoles. Aquilino Polaino EFE REFLEJOS L CUMBRE SHARÓN- ABBAS A decidida apuesta norteamericana por transformar el escenario político del Oriente Próximo va dando sus frutos. La presencia de Condoleezza Rice en la región sigue agitando democráticamente la complicada coctelera geopolítica de los países árabes. Sus declaraciones en Egipto y en Arabia Saudí van paulatinamente poniendo de manifiesto un discurso coherente que subordina el apoyo norteamericano a políticas domésticas que estimulen el surgimiento de sociedades abiertas en Oriente Próximo. Así, la exigencia de los Estados Unidos de que se den pasos decisivos a favor de la apertura democrática, el respeto a los derechos humanos y la mejora del trato ofrecido a la disidencia y sobre todo a la mujer están ahí, aunque a algunos les cueste aplaudirlo públicamente debido al antiamericanismo estructural en el que el viven instalados. De este modo, la plataforma estratégica que brinda a los Estados Unidos su presencia en Irak y la progresiva transformación democrática de este país van irradiando un beneficioso efecto disuasorio, tal y como se ha visto recientemente en el Líbano al forzar la retirada siria. Es indudable que el coste en vidas humanas ha sido- -y AS polémicas consideraciones de Aquilino Polaino- -uno de los expertos convocados por el Senado, que venía a considerar la homosexualidad como una patología- -tuvieron ayer una reacción rápida por parte del PP, cuyos dirigentes rechazaron sin matices sus palabras, pese a haber sido el grupo que propuso su concurso en la Cámara Alta. La oposición a que adopten niños las parejas homosexuales nada tiene que ver con los abruptos calificativos empleados por el compareciente en su argumentario. Bien está, por tanto, el no asumir como propio ese discurso desbordado por el tiempo y la mayoría de las evidencias científicas, si bien queda por dilucidar quién determinó la inclusión de este ponente entre los propuestos por los populares. L sigue siendo- -alto, pero a la larga puede contribuir a que cambie radicalmente la fisonomía política y social de todo el Oriente Próximo. Consciente de ello, los Estados Unidos siguen empeñados en solucionar el problema que desestabiliza básicamente toda la región, y que no es otro que el israelo- palestino. El encuentro días atrás de Condoleezza Rice con Sharón y Abbas ha contribuido a que se produjera la cumbre de ayer en Jerusalén entre ambos líderes políticos. Su desenlace es el producto del difícil equilibrio interior que debe mantener cada uno de ellos dentro del complejo poliedro de intereses y tensiones que representan. Ayer, precisamente, se volvió a ver a un Ariel Sharón renuente a acelerar la retirada de Gaza y a un Samuel Abbas necesitado de presionar en la dirección contraria, aunque sin olvidar tampoco el horizonte de Cisjordania, tal y como se ha visto al lograr el traspaso del control sobre Belén y Qalquilia. Afortunadamente la diplomacia norteamericana ha vuelto a ser decisiva al actuar como la clave que sostiene la difícil arquitectura que revestirá el proceso de paz si se quiere que éste tenga éxito. AL CALOR DE LA MULTA AS previsiones señalan un verano muy caluroso. Hasta dos grados subirá la temperatura media. Ayer, el sistema de suministro respondió a la alta demanda (devenida del uso del aire acondicionado) si bien hubo que realizar desconexiones en algunas empresas que tienen firmado contrato de interrumpibilidad con el fin de evitar los apagones. Ante este pronóstico, hace bien el Gobierno en concienciar sobre un consumo responsable y ajustado a las necesidades. Peor cara tiene el que desde el Ejecutivo se amenace con sanciones, sin que se avance en procurar al consumidor un sistema que se aproxime al que precisa un país, potencia turística, en el que hace calor desde hace siglos o milenios. L