Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 MARTES 21 6 2005 ABC Gente Doce puntos de sutura para DiCaprio. El actor necesitó 12 puntos de sutura en la cabeza tras ser atacado por una joven que le golpeó con una botella de cerveza. Todo ocurrió durante la fiesta organizada por Rick Salomon, ex de Paris Hilton, cuando la joven, que estaba bebida, atacó a DiCaprio tras intentar colarse en la casa. Tom Cruise se dispone a secarse la cara, tras haber sido objeto de una broma (le lanzaron agua con un micrófono) en el estreno londinense de La guerra de los mundos Goteras en la seguridad de Tom Cruise Le mojaron la cara en Londres, pero en España, los privilegiados invitados al preestreno de La guerra de los mundos entrarán al cine con más vigilancia que en Fort Nox TEXTO: SILVIA CASTILLO FOTO: AP xpectación es máxima. Tom Cruise estará hoy en Madrid para presentar La guerra de los mundos la película dirigida por Steven Spielberg que antes de su estreno ya está dando que hablar más que Lydia Lozano y su fábrica de noticias. El runrún no viene dado por el filme en sí (aunque la crítica ya le ha dado pa- Lae los para montar una antología flamenca) sino por todo lo que envuelve a su promoción. Por un lado, está previsto que el actor venga con su prometida, Katie Holmes, que podría ocupar junto a Cruise el lugar que otrora ocupó Penélope Cruz en la alfombra roja, y cuya historia de amor es vista por muchos como un ficticio montaje publicitario- -con profusión de almibaradas muestras de cariño y anuncio de boda incluido- con el fin de obtener beneficios en taquilla. Por el otro, las estrictas medidas de seguridad que rodean la presentación de la película no tienen precedentes en nuestro país. Los invitados que asistan esta noche a la première en el Palacio de la Música lo harán tras haber aceptado cumplir las férreas condiciones impuestas por la productora y la organización del evento, para cuya exposición se han requerido dos folios. Con el fin de evitar la piratería y salvaguardar la legítima propiedad intelectual del filme, aquellos privilegiados que quieran acceder a la sala tendrán que hacerlo desprovistos de cámaras fotográfivas, de vídeo, grabadoras, teléfonos móviles... Por si a algún osado se le ocurre portar algún aparato de audio o de vídeo, la organización se reserva el derecho de retenerlo hasta el final de la proyección aunque no se responsabiliza de su desperfecto o extravío. Además, aquellos que opon- gan resistencia a despojarse de sus pertenencias podrán ser detenidos por los agentes de seguridad. Cámara oculta Los que pretendan llevar bolso, bolsa o maletín podrán acceder al cine después de que hayan sido inspeccionados por el personal de seguridad, mediante arcos detectores de metales y escáners como los que existen en los aeropuertos, o inspección manual si la situación lo requiere. Pero no acaban ahí las exigencias de la organización. No sin antes pedir disculpas y apelar a la paciencia y tolerancia de los espectadores, los responsables del evento advierten a los invitados de que en el interior de la sala de proyección podrán ser grabados con cámara oculta si su conducta resulta en algún momento sospechosa de atentar contra la propiedad intelectual de la cinta. Por supuesto, previamente a todos estos controles, cada invitado tendrá que acreditar su presencia como tal portando su D. N. I, o un documento similar. A estas kafkianas imposi- ciones se suma el incidente que Cruise sufrió anteayer durante el estreno londinense de La guerra de los mundos y que podría alterar su comportamiento con los fans. El actor, que cumplía, como siempre, con su baño de multitudes en la alfombra roja, fue duchado literalmente por los cuatro integrantes de un equipo de un canal británico que quiso gastarle la broma del micrófono y el chorrito de agua. Idiota El equilibrado Cruise (ya saben, Cienciología ayuda) perdió los nervios y montó en cólera contra el periodista que quería grabar la bufonada: Aquí estoy yo, dándote una entrevista, contestando a tus preguntas, y a ti se te ocurre hacer algo realmente desagradable... Tú eres un idiota... Idiota... Eres un idiota Dicho esto y, mientras se secaba la cara con una toalla, añadió que le parecía asqueroso que alguien pudiera hacer algo así. Me entrego a fondo para hacer gente que la gente se sienta bien aseguró Cruise. Los cuatro bromistas terminaron, como no, en comisaría.