Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes MARTES 21 6 2005 ABC TENIS TORNEO DE WIMBLEDON Ferrero, Verdasco y López salvan el primer día sobre la hierba María Antonia Sánchez Lorenzo, cuarta superviviente española DOMINGO PÉREZ, ENVIADO ESPECIAL WIMBLEDON. Primer día de régimen vegetariano y no les sentó demasiado mal a los tenistas españoles. Diez en la parrilla de salida y tres hombres y una mujer (María Antonia Sánchez Lorenzo) en la meta de la primera etapa. No parece renta suficiente como para sentirse satisfechos, pero la lectura positiva se extrae del hecho de que ganaran los que tenían que hacerlo. Pasaron Feliciano López, Fernando Verdasco (eliminando a Tommy Robredo) y Juan Carlos Ferrero. Tres jugadores que no es que vayan a ganar el torneo, pero que sí podrían alcanzar en un momento dado los octavos de final o alguna ronda mejor. Jamie Delgado posee pasaporte británico, pero apellido y sangre españoles. Es hijo de un tinerfeño criado en Mallorca y emigrado al Reino Unido. En Birmingham nació Jamie y en el All England Club ha vivido sus mejores momentos. Año tras año recibe una invitación para competir en Wimbledon. Esta temporada la obtuvo de nuevo, aunque para disputar una fase de clasificación desde la que logró por méritos propios el pase al cuadro principal, donde le esperaba un casi compatriota. Juan Carlos Ferrero no tuvo clemencia con el canario y le hizo sumar su sexta eliminación en primera ronda- -cuarta consecutiva- -en ocho participaciones. Su paso anual por la hierba, aunque Feliciano, con 21, encabeza la lista de aces Las dotes de sacador de Feliciano López alcanzan en Wimbledon su máximo exponente. La hierba complica aún más la dificultad de su poderoso servicio. Ayer fue, de los 64 jugadores que entraron en liza- -toda la parte alta del cuadro- el que más puntos de saque directo consiguió. Sumó 21 aces frente al alemán Phau superando a Rusedski (20) a un sorprendente, porque habitualmente no brilla en este apartado del saque, Hewitt (19) y a Federer (18) Sin embargo, el hecho de que su partido se decidiera en cinco sets, mientras que el del británico se quedara en cuatro mangas y el suizo y el australiano liquidarán sus compromisos en tres resta un poco de nivel a su marca. fugaz, le sirve a Jamie para desintoxicarse de los agobios que se viven en los torneos de tercera, cuarta y quinta categoría en los que acostumbra a competir. Él jamás ha estado en el top 100 (121, en 2001, es su mejor clasificación) Por unos días disfruta de lujosos vestuarios y se olvida de penurias y penalidades. Como cuando hace un par de meses, en el Future de Andijan, en Uzbekistán, vivió en primera persona el pavor que se siente en la guerra. Estaba en el club y se oían los disparos y el alboroto de una revuelta callejera que se saldó con varios muertos. El Ejército se vio obligado a acordonar el recinto deportivo y los tenistas tuvieron que pasar en él la noche. Son las penas de los humildes. Por eso, cuando tiene una oportunidad intenta atraparla. Ayer se le presentó ante Ferrero y se batió con garra, casi con desesperación por no verla pasar una vez más de largo. Necesitó el valenciano 49 minutos para hacerse con el primer set en el tie break Fue una dura batalla de la que obtuvo una renta jugosa. Dejó muy tocado a Delgado y encarriló a Ferrero hacia la segunda ronda, donde le aguarda el coreano Lee, un tipo peligroso. El mal recuerdo de Verdasco Otra forma muy distinta de temor experimentó Fernando Verdasco. El del mal recuerdo. El madrileño sufrió en Roland Garros, hace un par de semanas, una muy dolorosa derrota. Dominaba al sueco Soderling por 6- 1 y 6- 3 y vio desesperado cómo el nórdico daba la vuelta al partido y le echaba de París precipitadamente. Ayer, frente a Robredo, con el que había perdido sus tres últimos parti- dos- -todos disputados el año pasado- se reencontró con el fantasma del Grand Slam francés. Dominaba por 6- 1 y 6- 2 al de Hostalrich y por un momento se vino abajo: No podía moverme. Estaba agotado. Por la cabeza me pasó que podía repetirse lo de Roland Garros. Pasé un momento de angustia, pero me dije que no me podía volver a ocurrir. Pensé: si hace falta me tiro de cabeza; no quiero volver a perder de esa forma Había aprendido la lección. Se rehizo y se sacó las dos espinas, la que tenía clavada por su mal balance con Tommy y la que se le había incrustado en el alma tras su fiasco parisino. El alemán Mayer será su próximo rival. Feliciano López, que se encontrará ahora con el inglés Sherwood, sufrió mucho más de lo lógico con el germano Phau. Nunca hubiera debido llegar al quinto set, aunque tuvo el mérito de ganar dos mangas seguidas cuando estaba contra las cuerdas.