Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MARTES 21 6 2005 ABC PHotoEspaña abrió ayer Campus, dos semanas de talleres con artistas como Martin Parr, René Burri o García- Alix Escuela de locos por la fotografía TEXTO: J. HERNÁNDEZ FOTO: ABC MADRID. Todos somos estudiantes, algunos lo son por más tiempo que otros experimentados Son las palabras del canadiense Paul Strand (1890- 1976) que se dirigía así en su Carta a los estudiantes de fotografía (1923) Strand iba incluso más lejos en ese camino de la creación que, en su opinión, iba parejo al de la vida: Cuando dejéis de ser estudiantes, puede que dejéis de estar vivos... Strand, tan lapidario en su discurso como imponente en sus retratos y espacios de principios del siglo XX, siempre hablaba de estudiante a estudiante un espíritu del que PHotoEspaña se hace partícipe estos días en el antiguo Cuartel General de Pavía, en Aranjuez (Madrid) donde está teniendo lugar la segunda edición de su Campus para jóvenes creadores. Tiempo tienen los alumnos- -a razón de veinte por cada uno de los diez cursos- -de compartir, recuerda la directora de esta iniciativa, Enrica Viganò, discusiones, imágenes, disparos, historias, descubrimientos y, por supuesto, resultados Heraldo de la movida Los estudiantes experimentados como recordaba Strand, son fotógrafos de primera línea como el californiano Lewis Baltz y su arte conceptual, Adam Broomberg y Oliver Chanarin salidos de la revista Colors de Benetton, Donna Ferrato y su Fotografía social, el heraldo de la movida Alberto García- Alix, o artistas como el warholiano Chris Markos, René Burri (agencia Magnum) Martin Parr, Massimo Vitali (reportero y cineasta) Lewis Baltz (fotógrafo conceptual) Larry Fink (fotoperiodista y profesor del Bard College de Nueva York) o Francesco Jodice, que vierte su mirada en los paisajes urbanos de las grandes ciudades. Es muy importante explicaba García- Alix ayer a ABC, que les saquen partido, que eduquen su ojo fotográfico Y ahí la docencia tiene una labor muy importante, por lo que añade: El profesor tiene que educar ese ojo entendiendo que cada imagen tiene una parte de selección personal El curso de García- Alix, premio Nacional de Fotografía en 1999, es la estrella de esta edición del Campus. Muchas peticiones para tan sólo veinte plazas, por lo que apasionados como Rubén Fintes han tenido que recurrir a otras figuras. En su caso, se ha apuntado a las clases de Donna Ferrato (Waltham, 1950) Fintes resume su primero de los cinco días en el taller de Fotografía Social de esta artista norteamericana: Como primera práctica nos ha llevado a arreglar su cámara Este joven de 30 años ha vuelto de Londres hace un año, donde ha ejercido como fotógrafo de moda. Aquí- -dice- -he trabajado durante estos meses en galerías de arte, pero me gustaría retomar lo que hice en Londres El Campus inaugurado ayer por la viceconsejera de Cultura y Deportes de Madrid, Isabel Martínez- Cubells, el presidente de PHotoEspaña, Alberto Anaut, y el alcalde de esta ciudad, Dionisio Ballesteros, entre otras autoridades, está abierto no sólo a profesionales, sino a locos por la cámara como Javier Arboledas, que se mudó de su Granada natal para aprender fotografía en Madrid. Él ya estuvo el pasado año, pero no le ha importado repetir y apuntarse por partida doble: esta semana al de Broomberg y Chanarin y la que viene a Martin Parr. Hay que aprovechar- -afirma- -porque es una oportunidad irrepetible de aprender de grandes figuras de la Fotografía internacional Al Campus se le ha añadido la exposición Ghetto un trabajo de Broomberg y Chanarin que han hecho durante tres años en doce guettos del siglo XXI, desde un campo de refugiados en Tanzania hasta un psiquiátrico en Cuba o prisiones de alta seguridad como la de Porsmoor (Suráfrica) pero defen- Varios estudiantes hacen prácticas en uno de los talleres de PHotoEspaña ABC Hay que aprovechar- -afirma Arboleda- -porque es una oportunidad irrepetible de aprender de grandes figuras internacionales diendo la dignidad de los retratados. Por eso, no dudaron cuando les ofrecieron exponer en lugares como el mercado de abastos del Real Sitio ribereño, puntos de encuentro de gente de todas las clases. Allí querían comprobar esa reacción del ciudadano de a pie al ver esas otras realidades, a veces desgraciadas, de la vida. Ramón García publica una completa biografía de Delibes EFE VALLADOLID. La editorial Destino, responsable de la publicación de casi toda la obra de Miguel Delibes, y Ramón García, uno de los mayores estudiosos y mejores conocedores de su narrativa, han publicado uno de los análisis más completos del autor de El Camino presentado ayer en Valladolid. El quiosco de los helados nombre de la obra, fue presentada en la Casa de Cervantes con la participación de su autor, quien afirmó que si ha aportado algo a los estudios existentes sobre la vida y obra de Delibes ha sido gracias a su cercanía con el escritor y el hombre A lo largo de 640 páginas, García profundiza en aspectos poco conocidos e inéditos de la vida personal, periodística y de la faceta literaria del novelista vallisoletano. Más que una biografía, precisó su autor, se trata de un acercamiento al El quiosco de los helados Esta nueva biografía de Miguel Delibes recoge aspectos poco conocidos e incluso inéditos del escritor. Así, las facetas familiar, académica, docente y periodística del autor de Las ratas aparecen en el libro de Ramón García, estructurado en tres partes: 1920- 1947: Antes y después del Premio Nadal 1948- 1974: Antes y después de Ángeles 1975- 2005: Antes y después de los 70 El álbum fotográfico que incluye enriquece esta nueva biografía sobre el autor de Cinco horas con Mario lado humano y literario a través de todo lo que en sus libros existe de autobiográfico, de las principales entrevistas extraídas de libros, periódicos y revistas, y de mi contacto con el escritor, donde he procurado que me contara cosas que nunca ha dicho El quiosco de los helados está estructurado en tres partes con arreglo a otros tantos acontecimientos vitales en la biografía de Delibes como fueron la obtención del Premio Nadal (1947) el fallecimiento de su mujer Ángeles de Castro (1974) y el cumplimiento de sus setenta años (1990) El autor se ha servido para ello de material gráfico y literario cedido por el propio Delibes y su familia, así como de buena parte de los exhaustivos estudios que desde hace 35 años comenzaron a publicarse acerca del académico vallisoletano.