Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MARTES 21 6 2005 ABC Cultura y espectáculos La pareja de reporteros que hizo historia aparecen en esta imagen de archivo cada uno con el libro del otro Collins, que ha fallecido de un derrame cerebral, también escribió el gran best- seller Llevarás luto por mí sobre la ascensión y el triunfo apoteósico de El Cordobés Muere Larry Collins, el célebre reportero de ¿Arde París? TEXTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO FOTO: AFP PARÍS. Larry Collins (75 años) era un gran reportero internacional de los de antes de la televisión, curtido en los grandes conflictos de la descolonización. Murió ayer de un derrame cerebral en el hospital de Fréjus (Var) acompañado de Dominique Lapierre, su viejo cómplice, con el que escribió varios best- sellers famosos. Larry Collins nació el 14 de septiembre de 1929 en West Hartford (Connecticut) Demasiado joven para hacer la Segunda Guerra Mundial, sintió muy pronto la tentación de la vieja Europa, y, entre 1953- 55, sirvió como soldado en el Estado mayor del ejército americano en el cuartel general de la OTAN, instalado entonces no lejos de París. De por entonces data su amistad con Dominique Lapierre. Periodista de agencia, durante los años cincuenta y primeros sesenta, trabajó en la legendaria UPI, en las ofici- El Cordobés: Se ha ido un escritor fiel a la realidad Me llevé muy bien con ellos- -recuerda Manuel Benítez El Cordobés -durante los tres años que me acompañaron por América y España para documentar el libro. Larry fue siempre muy meticuloso en la investigación, sobre cosas reales, tú sabes Benítez sabe que su libro fue un best- seller y ayudó mucho a la Fiesta brava, porque entró en todo el mundo. Yo nunca me llevé un duro de aquello. No quise. Ni cuando quisieron hacerlo película Se ha ido un buen hombre, siempre fiel a la realidad concluye el viejo Huracán Benítez. nas de París, Roma, El Cairo, Beirut. Desde allí cubrió todo Oriente Medio, antes de volver a París como director de la delegación del semanario Newsweek puesto que abandonaría tras el éxito fulminante de ¿Arde París? (1964) el primero de los célebres best- sellers escritos a dúo con Dominique Lapierre. Siguió otro libro legendario, Llevarás luto por mí (1967) el gran reportaje que cuenta por lo menudo la historia, ascensión y triunfo apoteósico de Manolo Benítez, El Cordobés, nacido en Palma del Río. Siguieron Oh, Jerusalén (1971) y Esta noche, la libertad (1975) Esos fueron los títulos esenciales que formaron la fama del dúo Lapierre Collins. Juntos, y separados, aunque unidos, hasta el fin, por una gran amistad fraternal, Lapierre y Collins escribieron bastantes otros libros. Siguiendo, siem- pre, la misma fórmula. Un trabajo de investigación largo, duro y minucioso. Una reconstrucción detallada de un acontecimiento histórico. Y una gran capacidad de fabulación reportajeada. Los dos periodistas y escritores intercambiaban documentos y se repartían sus áreas de investigación: Lapierre hacía pesquisas sobre los servicios secretos franceses y Collins sobre la CIA. Cada uno escribía en su propio idioma y los dos se traducían mutuamente. Cuando esa fórmula evolucionó hacia la imaginación fantástica, como en ¿Arde Nueva York? el libro no siempre funcionó con la misma eficacia. Los casi 20 años de colaboración de Collins y Lapierre se truncaron en 1980, pero su amistad nunca se rompió. Larry Collins, inseparable de Dominique Lapierre, fue un gran maestro en el arte del gran reportaje novelesco. Su vida transcurrió entre Nueva York, París, Londres y la Costa Azul, donde ha muerto acompañado de su amigo del alma. Descanse en paz. Lapierre, a dos manos La colaboración que produjo tantos best- sellers traducidos a numerosos idiomas, debía producir otro libro, que Lapierre intentará terminar a dos manos. Los funerales de Collins, que tenía dos hijos, tendrán lugar el próximo jueves en Ramatuelle, donde Lapierre también tiene una casa.