Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MARTES 21 6 2005 ABC Tiroteo en el Marañón por una plaza de parking La reyerta acabó con dos gitanos heridos de bala y otro golpeado en la cabeza con una barra b Una treintena de familiares se concentró ante las puertas de Urgencias alertando a la Policía. Un hermano de los heridos fue detenido al intentar entrar por la fuerza MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. Una pelea en apariencia sin importancia se volvió a resolver ayer con un tiroteo. En el brutal suceso resultaron heridos tres hombres, dos de ellos a causa de los disparos y otro golpeado con una barra de hierro. Los dos hombres que sufrieron los disparos eran hermanos, uno de 19 años y otro de 30, y el tercero era padre de ambos. La pelea se provocó alrededor de las seis de la tarde, en la puerta de Urgencias Materno- infantil del hospital Gregorio Marañón, al parecer de manera fortuita, cuando los heridos, de etnia gitana, acudían al hospital para visitar al hijo de uno de ellos, ingresado en el centro por neumonía. Un grupo de hombres, también de etnia gitana según la versión de algunos testigos, comenzaron la pelea al disputar con los tres heridos una de las plazas de estacionamiento a la entrada del hospital. Los familiares de lo heridos, sin embargo, aseguraban que los agresores eran de origen sudamericano. El enfrentamiento por la plaza del coche fue en aumento, intercambiándose gritos y varios insultos. Entonces el padre recibió un golpe en la cabeza con una barra de hierro. Los hijos de éste se abalanzaron contra los agresores, ante lo cual uno de ellos encañonó una pequeña pistola de pequeño calibre. Tras realizar varios disparos, a juzgar por las heridas con cierto nerviosismo, salieron huyendo. Los dos hermanos resultaron heridos en el tiroteo, uno en el glúteo izquierdo y levemente en el muslo derecho, aunque no se encontró la bala alojada. El otro recibió un disparo en el muslo izquierdo, donde le afectó a un nervio periférico, según fuentes del hospital. Ambos heridos fueron atendidos inmediatamente por miembros del servicio de Urgencias, alertados por los disparos y los testigos, y fueron ingresados en el centro. Según fuentes del hospital, sólo se atendió a los dos heridos de bala, y no se tiene noticia de una tercera víctima por golpes, extremo que sí ha confirmado, sin embargo la Jefatura Superior de la Policía Nacional. Las mismas fuentes hospitalarias explicaron que los dos hermanos están plenamente conscientes y se mantienen estables, aunque el pronóstico sigue siendo reservado, de manera habitual cuando se producen lesiones de bala. Un grupo de familiares de las víctimas espera ayer ante Urgencias frente a un grupo de antidisturbios del Gregorio Marañón a la espera de una respuesta hospitalaria. La concentración y el nerviosismo de algunos de los familiares, que rompieron en gritos y sollozos, previno a los agentes de la Policía Nacional que investigaban el tiroteo, ante la posibilidad de que ocurrieran altercados entre éstos y los miembros del hospital. Efectivamente, un hermano de los heridos, muy alterado al conocer que sus familiares habían recibido disparos, intentó entrar en Urgencia por la fuerza, provocando una pequeña trifulca entre sus familiares, por lo que fue detenido por los agentes de la Policía y trasladado a dependencias policiales. ÁNGEL DE ANTONIO Los heridos acudían a visitar al hijo de uno de ellos ingresado en el hospital. Sus agresores escaparon Esto no tiene que ver con ajustes de cuentas insistían los familiares, que acusaban a sudamericanos de la agresión Para evitar un nuevo incidente se dispuso un cordón compuesto por una decena de antidisturbios a la puerta de Urgencias que controlaron la entrada durante toda la tarde. Pronto se aplacaron los ánimos al darse a conocer la situación de los heridos, y se permitió la entrada de algunos miembros directos de la familia. Esto no tiene nada que ver con ajustes de cuentas ni de drogas, que no se confunda, los dos son fruteros y no están metidos en líos apuntaba con insistencia una de las personas relacionadas con los heridos, que acusaba de la agresión a personas de origen sudamericano. Clava un vaso roto en el abdomen a otro joven en Juan Bravo ABC MADRID. Un joven de veinte años de edad resultó herido de gravedad este fin de semana al verse implicado en un altercado en la puerta de una discoteca madrileña. Al parecer, un muchacho de 16 años le hirió en el estómago con un vaso roto, provocándole pérdida de masa abdominal. Según informó ayer un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, el altercado se produjo hacia las dos de la madrugada del pasado sábado día 18. La víctima, Jacobo P. G. de 20 años, se disponía a entrar en una discoteca situada en el número 3 de la calle Juan Bravo, esquina a la calle Maldonado, una conocida zona de ocio frecuentada por numerosos jóvenes cada fin de semana. Le impedían la entrada al recinto Al parecer, y por causas que aún están por determinar, Jacobo P. G. se vio envuelto en una discusión en la puerta del establecimiento con otro muchacho, de 16 años, al que los vigilantes impedían la entrada al interior del recinto. El joven de 16 años tomó un vaso Altercados a la puerta de Urgencias Poco a poco, a lo largo de la tarde, un grupo de entre treinta y cuarenta familiares de las víctimas fueron concentrándose ante las puertas de Urgencia roto con el que hirió en el estómago a Jacobo P. G. lo que le hizo sangrar abundantemente y le provocó pérdida de parte de la masa abdominal, según fuentes policiales. El presunto autor de los hechos fue detenido y explorado por la policía en presencia de sus padres y de su abogado, después de lo cual fue trasladado a la Fiscalía de Menores, donde quedó a disposición judicial. Por su parte, el joven herido fue asistido por el Samur y trasladado en una ambulancia al Hospital Gregorio Marañón, donde se le sometió a una intervención quirúrgica de la que evoluciona favorablemente, aunque según la Policía, es probable que haya que someterle a una nueva operación, debido a la gravedad de las lesiones que sufrió en el abdomen.