Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 6 2005 27 El posible triunfo en Irán de un integrista duro moviliza a los reformistas que se habían abstenido El Líbano acaba en las urnas con la tutela de Siria sobre su Parlamento y su Gobierno Tras desatarse la crisis europea, el presidente del Gobierno, sin desengancharse del eje franco- alemán, comienza a mirar a Londres para situarse ante la batalla que se acentuará en los próximos meses entre las dos concepciones de Europa Zapatero se aproxima a Downing Street TEXTO. LUIS AYLLÓN EMILI J. BLASCO MADRID LONDRES. Después de chocar con el iceberg de la crisis de la Unión Europea, José Luis Rodríguez Zapatero, parece decidido a imprimir un nuevo rumbo a su política exterior, al menos en cuanto a las cuestiones europeas. Sin abandonar su filial adhesión al eje franco- alemán, el presidente del Gobierno es consciente de que el corazón de Europa está infartado y para intentar curarse en salud se ha marcado ahora como meta el número 10 de Downing Street. Con un Tony Blair fortalecido tras su pulso con Jacques Chirac, y con la posibilidad de que en Francia y Alemania gobiernen en el futuro Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel, mucho más próximos a la visión atlantista del primer ministro británico, Zapatero teme quedarse aislado en la UE. Por eso, no le queda otro remedio que dirigir sus miradas a Londres, a pesar de que su concepción de Europa es diferente a la del primer ministro británico. Pero es que, además, Blair se apresta a asumir la presidencia de la UE dentro de sólo diez días. De hecho, aunque se programó con anterioridad, Zapatero visitará a finales de julio a Blair, tal y como adelantó ayer ABC. cambiar actitudes de antiguos miembros, como España, que lógicamente pelean por privilegios concedidos anteriormente comentó una fuente del Ministerio de Exteriores británico. No obstante, la posibilidad de un acercamiento entre Londres y Madrid es bien recibida en el Foreign Office, sin tampoco echar las campanas al vuelo. En definitiva, de lo que se trata es de que los países ricos paguen más- -o se les devuelva menos- -para que los países pobres obtengan más y esto juega en contra de España, que va a ver cómo los fondos de cohesión le dejan de llegar para irse al Este de Europa advierte la citada fuente. Por eso se entiende que Madrid batalle en gran parte por libre. Sin cena en familia Blair y Zapatero, en una imagen de archivo tomada en Downing Street dad Condal en 1995. Y, finalmente, aunque nadie tiene muchas esperanzas de que se pueda alcanzar un acuerdo sobre las perspectivas financieras 2007- 2013 durante la presidencia británica, a España le interesaría que se cerraran antes de fin de año porque, si quedan para el año próximo, entrarán en juego datos estadísticos menos favorables para nuestro país. Lo cierto es que ya, en la cumbre de Bruselas de la pasada semana, Zapatero terminó sumándose a quienes bloquearon el acuerdo, junto con el Reino Unido, aunque por distintos motivos. El Gobierno de Tony Blair ha acogido con satisfacción este desmarque de España respecto a la posición del eje franco- alemán. Y aunque Londres entiende que Zapatero actuaba en interés propio, la crisis del eje París- Berlín y la tímida desbandada de algunos de sus países satélites, como España, es vista como una oportunidad para inABC tentar generar un nuevo consenso. Al Reino Unido le puede resultar más fácil generar un consenso entre los nuevos miembros que han llegado con la Ampliación, pues de alguna manera parten de cero en el reparto de los fondos comunitarios, que procurar Perspectivas financieras El jefe del Ejecutivo, a quien algunos veteranos dirigentes socialistas ya habían aconsejado hace tiempo que intentara mejorar su entendimiento con Blair, es consciente de que buena parte de los asuntos que figuran en la Agenda de la UE (acuerdos de Lisboa, cuestiones de seguridad común y defensa, políticas de interior y justicia, etc) interesan tanto a España como al Reino Unido. Además, Londres accedió en su momento a que Barcelona fuera la sede de una reunión que conmemorará el décimo aniversario de la Conferencia Euromediterránea celebrada en la Ciu- Londres y Madrid tienen interés en reactivar la puesta en marcha de los asuntos de la Agenda de Lisboa El Ejecutivo británico da por superada la tirantez de los primeros meses entre los dos jefes de Gobierno En lo personal, la relación entre Blair y Zapatero no ha sido la mejor, y no sólo por los insultos que dirigió al primer ministro británico el ahora ministro de Defensa, José Bono. La abrupta retirada de las tropas de España de Irak ha estado siempre presente en las conversaciones entre ambos y ha dificultado el entendimiento, como el propio jefe del Ejecutivo español ha reconocido en privado. Ni cenas ni fines de semana en familia como acostumbraban a hacer Blair y José María Aznar. Pese a todo, Madrid y Londres han sido capaces de poner en marcha un nuevo foro de diálogo sobre Gibraltar, incluso tras incidentes como el retorno del Tireless Hoy, desde Downing Street se da por superada la tirantez de los primeros meses de Ejecutivo socialista y fuentes diplomáticas citan como ejemplo de normalidad que dos barcos de la Armada española- -el Príncipe de Asturias y el Blas de Lezo -estarán presentes el día 28 en una revista naval en Portsmouth, con motivo de la celebración en el Reino Unido de los 200 años de la batalla de Trafalgar.