Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MARTES 21 6 2005 ABC Internacional Blair salía ayer a recibir a miembros de la organización Get on board que pedirá al G- 8 mayor ayuda a los países pobres EPA Blair busca el apoyo de los Estados del Este y les promete que los países ricos pagarán más a los nuevos socios Cree que falta liderazgo para afrontar los retos que plantea la gente b El primer ministro se comprome- Sarkozy pide suspender la Ampliación PARIS BUCAREST. El llamamiento del número dos del gobierno francés, Nicolás Sarkozy, a favor de suspender la Ampliación de la UE ha causado alarma en Rumanía y Bulgaria, que esperaban ingresar en la Unión a finales del año 2007 o principios de 2008. El presidente rumano, Traian Basescu, no obstante, prefirió no ahondar en la herida e insistió en que ni su país ni Bulgaria se verían afectados por las declaraciones de Sarkozy. Convertir la adhesión de Rumanía y Bulgaria en un asunto de campaña electoral sería un error, ya que estos dos países han firmado ya sus tratados de adhesión afirmó. Aunque, en último caso, la entrada de cualquier nuevo socio debe ser ratificada por el Parlamento o en referéndum por cada uno de los actuales miembros. Sarkozy pidió suspender cualquier nueva ampliación mientras no haya nuevas instituciones para Europa al tiempo que se mostró a favor de crear un nuevo motor para la construcción europea que gire en torno a seis grandes países: Alemania, Italia, Francia, España, Gran Bretaña y Polonia, además del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) Hay que decir con calma, serenamente, que Europa no puede recibir más nuevos países insistió. tió a revisar el cheque británico y a aumentar la contribución de su país, pero a condición, dijo, de que se haga sobre unas bases justas EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El Reino Unido pretende doblegar al eje franco- alemán uniendo sus fuerzas con los nuevos países comunitarios del Este de Europa, a los que ayer Tony Blair prometió pagar más para que puedan ganar en riqueza. A cortejar a esos países dedicó ayer el primer ministro británico su intervención en la Cámara de los Comunes, donde acudió para dar cuenta del desarrollo del Consejo Europeo de la pasada semana. Probablemente en esa misma línea insistirá en el discurso que pronunciará en Bruselas pasado mañana con motivo de la asunción de la presidencia europea por parte británica el próximo 1 de julio. En esa intervención destacará, como hizo ayer, que se ha caricaturizado su visión de Europa, que se suele presentar como el deseo de un puro y simple mercado, cuando el gobierno laborista británico defiende también las políticas sociales y un alto grado de integración. Además de buscar sus principales aliados en el Este, Blair cuenta sumar al impulso del consenso a los países nórdicos, así como a alguno de los Estados hasta ahora próximos al eje franco- alemán que, como en el caso de España, tal vez intenten reubicarse en la nueva correlación de fuerzas que puede dibujarse en la UE. En cualquier caso, Blair no explicitó sus posibles alianzas, más allá de referirse a los nuevos miembros de la Ampliación, ni tampoco mencionó al presidente francés, Jacques Chirac, ni el enconado enfrentamiento mantenido con él. Sí habló de crisis e indicó que la credibilidad de Europa no se ve malograda por falta de acuerdo, sino por la falta de un acuerdo que reconozca la naturaleza de la crisis; no es una crisis de liderazgo, sino de liderazgo para cambiar las prioridades y afrontar los retos de la gente un acuerdo, pero coinciden con nosotros en que el nuevo esquema financiero no puede ser para repartir el dinero entre los países ricos, sino para pagar a los países pobres Contra la PAC En ese contexto, Blair se comprometió a revisar el cheque británico y a que el Reino Unido aumente su contribución neta si esto se hace sobre unas bases justas El primer ministro británico destacó que no tiene sentido que la Política Agraria Común (PAC) absorba el 40 por ciento del presupuesto, cuando los agricultores representan sólo un 5 por ciento de la población y su actividad menos de un 2 por ciento de la producción total comunitaria. Una desproporción que sería aún mayor en el año 2014 si el actual esquema se prorroga por otros siete años. Blair estuvo totalmente de acuerdo en que los países ricos paguen más y los pobres menos si el presupuesto se dedica a fines razonables como una mayor inversión en investigación, innovación y formación. Se trata, según manifestó, de afrontar los retos del siglo XXI. Estos argumentos, no obstante, tendrán que ser argumentados ante los nuevos socios, ya que, por ahora, la PAC les beneficiaría mucho más que hipotéticas ayudas a la investigación. Campeones de la Ampliación Como tomando ese guante lanzado sobre el liderazgo europeo, Blair se mostró en teoría dispuesto a pagar más a las arcas comunitarias, si ello es para financiar la Ampliación. Fuimos campeones de la Ampliación y lo seguiremos siendo afirmó. Comprendo- -añadió el primer ministro- -que los nuevos miembros hubieran querido