Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 6 2005 Nacional 15 EL GOBIERNO GALLEGO, EN EL AIRE ANÁLISIS DEL VOTO SANTIAGO. El presidente del PP de Orense ya lo dijo en las pasadas elecciones generales, y lo ha vuelto a repetir en las autonómicas: Nosotros hemos cumplido, que cada uno se haga responsable de sus resultados José Luis Baltar resumía ayer una situación en la que la victoria amarga de Manuel Fraga, que, a falta del escrutinio de la emigración, se ha quedado a las puertas de la mayoría absoluta, ha reforzado las posiciones del sector rural del partido, que ha conseguido mantener sus feudos tradicionales, pese a la tendencia general a la baja. Es la clásica comparación entre la boina y el birrete del partido, los rurales y los urbanitas Es una victoria, la de Baltar, tanto menos amarga en la medida en que ha conseguido derrotar al cabeza de lista socialista, incluso en el pueblo del que Pachi Vázquez es alcalde, O Carballiño. Allí, el PP consiguió mejor resultado (46 por ciento) que en Orense (40 por ciento) donde gobierna el que algunos sectores del partido consideran como su relevo natural en la provincia, el senador Manuel Cabezas. El también presidente de la Diputación orensana sacaba pecho ayer al recordar que la suya es la única provincia en la que el PP ha conseguido mantener los escaños de 2001 (ocho) y superar el listón del 50 por ciento de los votos, y explicaba el éxito en la cercanía a la gente, precisamente uno de los argumentos que utilizó cuando encabezó una revuelta por mantener el peso específico del llamado sector rural del partido en Galicia. Las elecciones han reforzado al sector rural del PP, que mantiene sus feudos, frente al descenso de los urbanitas La boina saca pecho ante el birrete POR: ALFREDO AYCART dato de Madrid para relevar al presidente de la Xunta, con el objetivo de aportar a la organización gallega una imagen de modernidad que permita reconquistar el voto urbano. Pero los deseos de la dirección del partido parecen haber chocado en estos comicios con la realidad del considerable retroceso experimentado precisamente en ese ámbito, y ello pese a que Núñez Feijóo se volcó durante la campaña en Vigo (38 por ciento de los votos) con el respaldo entusiasta de un Mariano Rajoy que participó hasta en cinco actos electorales en la ciudad olívica. Es una situación similar a la que tuvo que afrontar las pasadas generales Ana Pastor, cuando su candidatura al Congreso por Pontevedra obtuvo menos respaldos que la del PSOE en la capital de la provincia y en Vigo. En mejor situación queda el tercero de los candidatos- -él ha negado siempre esa aspiración- -a la sucesión de Fraga. Pese a su retroceso, Xosé Manuel Barreiro consiguió un apreciable 49,1 por ciento de los votos por la provincia de Lugo en la que encabezaba la candidatura, unos datos que le permiten mantener su condición de alternativa de consenso a Feijóo y Cuiña. Cuiña, cuestionado El éxito de Baltar se extiende al feudo de Xosé Cuiña. El que fuera considerado durante años delfín de Manuel Fraga consiguió en su villa pontevedresa de Lalín el mejor resultado del PP en poblaciones de más de 20.000 habitantes, con un porcentaje del 58,7 por ciento, que se extiende al 56,8 de la comarca del Deza, de la que es originario. Los números no han evitado que destacados dirigentes del PP le señalaran como uno de los responsables de la caída del partido en la provincia en la que se presentaba como número cinco de una lista encabezada por Alberto Núñez Feijóo, seguido de tres consejeros del Gobierno gallego: Enrique López Veiga, Pilar Rojo y Jesús Palmou. Las citadas fuentes de la dirección popular precisaron a este periódico que su imagen de cacique rural perjudica las expectativas electorales del partido. En cualquier caso, Cuiña ya ha dejado entrever en varias ocasiones su disposición a plantear su candidatura en el congreso del partido que determinará al sucesor de Manuel Fraga. La última vez fue ante el propio Mariano Rajoy- -quien vería con mejores ojos la alternativa de Núñez Feijóo- cuando aseguró en un mitin en su tierra que prefería morir como los gladiadores, luchando en la arena, que como espectador en las gradas Es una lid en la que, precisamente por los importantes apoyos en Génova, muy bien podría tener enfrente a su sucesor en la Consejería de Política Territorial, el propio Núñez Feijóo. El vicepresidente primero del Gobierno gallego está considerado como el candi-