Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 6 2005 7 ve a Europa a los objetivos marcados en la Agenda de Lisboa, esto es, que Europa se convierta en el 2010 en la economía más competitiva del mundo y generadora de empleo. El Gobierno británico, en contrapartida, estaba dispuesto a replantearse su cheque siempre y cuando se renegociara el sistema presupuestario. Esta oferta de pragmatismo británico fue rechazada de plano sin argumentos sólidos por Chirac. ¿Quién es pues el intransigente? LA ESPUMA DE LOS DÍAS EMPANADA GALLEGA AY que recurrir a Torrente Ballester para intentar aproximarse a lo ocurrido en Galicia el domingo. Se nos ha quedado suspendida en la bruma como Castroforte del Baralla, aquel pueblo mítico donde se desarrolla La saga fuga de J. B. Puro realismo mágico en clave política. Nos hemos quedado congelados, conteniendo la respiración toda una semana, hasta ver si la bola cae dentro o fuera del aro. Final a cámara lenta para esa canasta que decide todo el partido. Los socialistas han sacado pecho la misma noche electoral convencidos de que los cálculos del abuelo D Hont les concederán ese escaño vital en Pontevedra, pero los votos son tozudos CARMEN y poco sensibles a los enMARTÍNEZ tusiasmos de los polítiCASTRO cos. Paciencia y lexatín. Pase lo que pase el próximo domingo podemos convenir que esta campaña nos ha permitido conocer un Mariano Rajoy hasta ahora inédito. Si Fraga finalmente consigue su quinta mayoría se la deberá al líder del PP; sin su concurso la derrota de los populares hubiera sido inapelable; Touriño y Quintana estarían repartiéndose a esta hora los despachos de la Xunta y hubieran comenzado los navajazos entre estos socios de gobierno tan mal avenidos. Por una cuestión de supervivencia personal, por simple responsabilidad política, o vaya usted a saber por qué, Rajoy se ha fajado por Fraga con mucha más intensidad que por su propia candidatura el año pasado. Ocupó todo el espacio, tapó a su pésimo candidato hasta donde pudo y de paso consiguió que nadie se acordara de Aznar. Ha sido el líder de la oposición a tiempo completo que muchos echaban en falta. Como premio ha encontrado en la calle a esos electores que las empresas demoscópicas, y algunos de sus asesores, se empeñan en no ver. Galicia no ha sido una excepción en esto. Los batacazos de las encuestas se han convertido en una tradición más de la política nacional. Los sondeos sirven para cualquier cosa menos para realizar una predicción fiable de un resultado electoral; más bien acostumbran a depararnos noches de emociones indescriptibles. Tan curiosa circunstancia podemos analizarla desde el cachondeo a cuenta de los encuestadores, especialmente del CIS y su rutilante racha de fracasos, o preguntarnos si estos pertinaces errores no son el síntoma de una patología social. Algo extraño e inquietante ocurre cuando la gente se esconde por discreción, por desconfianza o por incomodidad. Este país, convertido por Zapatero en vanguardia de las libertades civiles, resulta ser un lugar donde buena parte de la población prefiere no hablar de política. ¡Una elocuente contradicción! Ahora nos queda esperar al recuento de votos; la única cifra válida en democracia. Las encuestas ya vimos cómo resultan, y del prodigioso sistema de cálculo del delegado del Gobierno en Madrid mejor ni hablar. La clave no es el mantenimiento de los niveles de subvención de la política agrícola común. La clave del crecimiento europeo es la inversión en investigación, desarrollo e innovación. Que Blair apueste por estas partidas ayuda a toda Europa en dos vertientes. La primera, en incardinar a Europa en la globalización mediante el incremento de su competitividad económica y tecnológica frente a los procesos de deslocalización empresarial. Europa no puede competir en costes laborales pero sí en tecnología. La segunda, un replanteamiento del sistema de subvenciones agrícolas contribuiría al crecimiento y mejora de los países en vías de desarrollo, con economías basadas en la agricultura, que no pueden competir con las subvenciones europeas. Este replanteamiento de las subvenciones sería una muestra palpable de la lucha de Europa contra la pobreza en el tercer mundo. En este contexto europeo, el Gobierno español debería replantearse una nueva estrategia menos vinculada al eje franco- alemán, cuya vida viene condicionada por las elecciones francesas en el 2007 y la posible derrota del canciller alemán en septiembre. Si España ha subido a primera división debe asumir su papel protagonista y buscar nuevas vías de activar la construcción europea. En esta línea, no se debería descartar una alianza entre Londres, Berlín (quizás tras las elecciones) y Madrid que ofrezca un nuevo impulso a la consolidación política y económica de Europa. Este cambio del papel secundario de España en Europa, también, debería traducirse en un mayor protagonismo de España en las decisiones europeas y otros foros internacionales económicos. En todo caso, la búsqueda de un liderazgo europeo pasa por la creación de una alternativa sólida al eje franco- alemán que parece tener sus días contados. España puede y debe intentar asumir el compromiso de dar la cara en el frente abierto entorno al modelo de UE que todos queremos. Para ello, no se puede permitir mantener perfiles bajos en los momentos de negociación más relevantes, sino mostrarse abierto a asumir sus responsabilidades. H CARLOS KILLIAN Esta situación demuestra que una vez más Chirac recurre a su instinto de supervivencia en la política. En la falta de acuerdo para el marco presupuestario europeo la responsabilidad no se debe, tampoco, atribuir a Blair, ni los que le han seguido, incluida España, sino al propio Gobierno francés. Las razones esgrimidas por el primer ministro británico son de lo más coherentes y, además, refrendadas por el período de crecimiento económico y mejora del desempleo obtenido en el Reino Unido. El actual sistema presupuestario europeo no se sostiene más. Blair asume así el liderazgo de replantear una reforma en profundidad que lle- PALABRAS CRUZADAS ¿Sale Fraga bien parado de estas elecciones? ¡QUEREMOS UN LIBRO SUYO! POR LA PUERTA GRANDE UE no ha quedado nada mal, que ya se apuntarían muchos a conseguir el resultado de Fraga. Con 82 años, un genio de mil demonios, medio siglo de actividad política a sus espaldas- -actividad en los que hay episodios negros a los que sacar punta en campaña electoral- figura bamboleante que los adversarios utilizan para insinuar enfermedades graves y el hartazgo que provocan quienes llevan más de una década en el poder, quedarse a un escaño de la mayoría absoluta es como para ponerle un monumento, aunque es más que probable que en los próximos días tenga que desalojar sus despachos y su residencia oficial. Pero ha salido por la buena puerta, por la puerta grande, cuando los otros alPILAR gunos de los cuales forman parte de su CERNUDA propio partido, le habían preparado ya la puerta estrecha de los fracasados. Presentar su candidatura no fue una decisión inteligente, pero fue generosa. Se habría retirado con homenajes y aplausos, y sin embargo puso en riesgo su biografía de éxitos gallegos. Ha ganado las elecciones por muy amplio margen, aunque pierda el gobierno; una manera más que digna de poner punto final a su peripecia política. Aunque a lo mejor no le pone punto final: la noche del domingo se le vio con ganas de hacer oposición, y es capaz de dedicarse ahora a dar caña a Pérez Touriño. Y A antes de la jornada electoral, don Manuel había salido mal parado. Solamente por presentarse, a lo que se mostraba contrario un 70 por ciento de los encuestados. Si Fraga hubiese procedido a una sucesión ordenada (y buenos sucesores posibles los tiene) quizás estas horas de incertidumbre no se hubiesen dado; el resultado hubiese sido mejor. Un relevo, arropado por don Manuel, bajo su sombra inmensa, habría contado, creo, con más posibilidades de llegar a la mayoría absoluta. Pero no: Fraga tenía que agotar el cupo hasta más allá de lo razonable. Ahora todos componen la figura y hablan de éxito en las urnas, del brillante futuro que le queda a Fraga por delante. Pero usted, él y yo sabemos que FERNANDO no es así. Lástima, porque Fraga, medio JÁUREGUI siglo dedicado, con luces y sombras (más luces) a la vida pública, nos va debiendo ya un libro. El libro reposado de sus experiencias únicas. Ha conocido de primera mano la Historia y, a veces, hasta la ha hecho. Los volúmenes alumbrados por la fraguiana mano hasta ahora son apresurados, casi dietarios: almorcé con Fulano, cené con Mengano. Puede que esté a punto de lograr lo más caro, lo más precioso, lo que se negó siempre a sí mismo: tiempo para meditar, descansar, escribir desde la reflexión serena y desde la lucidez experta de un superdotado. Don Manuel, queremos un libro suyo. Q ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate