Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 6 2005 53 Ángel Gabilondo, rector de la Autónoma de Madrid, considera impensable quitar Historia del Arte Las cifras de la protesta Más de un millón de personas se manifestaron en Madrid contra la ley del matrimonio homosexual según los organizadores, 700.000 en cifras de la Comunidad de Madrid y 166.000 según la Policía. Estuvieron presentes el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela; el arzobispo de Toledo y vicepresidente del Episcopado, Antonio Cañizares, y el obispo de Granada. Y también políticos del PP como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ana Pastor, Federico Trillo y Miguel Arias Cañete. Unió Democrática de Cataluña, Josep María Peligrí, acusó al PP de querer capitalizar para su propio interés la manifestación, que valoró como una fiesta cívica por lo que instó a los populares a defender a la familia en el Congreso de los Diputados y no tanto en la calle El PP no se desvinculó del debate y su secretario general, Ángel Acebes, denunció la estrategia previa a la manifestación que intentó desactivarla y convencer a la sociedad de que la protesta era contra el colectivo homosexual. Para Acebes, la realidad ha superado los intentos de manipulación porque salieron a la calle cientos de miles de ciudadanos normales Esta semana la ley sigue su curso en el Senado Además del debate social y político, la reforma del Código Civil para regular el matrimonio homosexual en España continúa su tramitación en el Senado. En una sesión maratoniana, hoy comparecerán diez expertos (psicólogos y psiquiatras) propuestos por los diferentes grupos políticos, ante la Comisión de Justicia del Senado, para dar su opinión sobre la conveniencia de adoptar menores por parte de parejas homosexuales. Sobre ello darán su opinión: Aquilino Polaino, Patricia Martínez y Mónica Fontana (propuestos por el PP) José Luis Pedreira y Javier Pérez (PSOE) Ángel Bao y José María Gonzalo (Grupo Mixto) Nuria Gispert (CiU) Fernando Chacón (CC) y María del Mar González y José Luis Linaza (Entesa) Pero la última palabra sobre este proyecto de ley se dará en el pleno del Senado del próximo día 22, cuando voten los partidos. Y después, previsiblemente, en el pleno del día 30 en el Congreso. SÓLO UNA RAZÓN JAVIER CREMADES Abogado Todo ha sido sorprendente. La vicepresidenta del Gobierno, Fernández de la Vega, señalando, horas antes de la manifestación de las familias que los que a ella acudiésemos lo haríamos para exigir que un derecho se le niegue a otros. Algunos representantes del movimiento gay- -que no representan a todos los que pueden sentirse homosexuales- -diciendo que a Cibeles acudiría la España negra. El que fuese mi Rector, Gregorio Peces Barba, etiquetando, también de antemano, a los que allí queríamos acudir como la peor democracia cristiana Pero la realidad que pude contemplar, desde el corazón mismo de la manifestación y acompañado de mi familia, era muy distinta. Lo que de verdad había era una marea humana en ejercicio del mejor de los civismos; un océano de personas que mostraba su diversidad generacional y geográfica. Demostramos, entre todos, que la reserva ética sobre la ley en tramitación está muy extendida en la sociedad. No atisbé ningún extremismo. Como dijo el suizo Max Frish refiriéndose a los fenómenos migratorios de su país: pedimos trabajadores, pero vino gen- te El sábado lo que había en la calle era sencillamente gente, como la de la vieja canción de Jarcha. Los que han tratado de manipular el sentido de la manifestación quizá deseaban poder retratar lo que no hubo: grupos de energúmenos, intolerantes o cualquier otro tipo de indeseables. De todos los argumentos que flotaban en el aire me quedo con uno. Una cosa hubiese sido dotar de estatuto jurídico propio a las uniones homosexuales. Contra ello yo no me hubiese manifestado. Otra muy distinta es que al rebufo de ese propósito se haya propuesto modificar el código civil para que lo que antes era matrimonio de hombre y mujer ahora lo sea de dos personas, sea cual sea su sexo. De esa forma, no se ha creado una figura específica para la unión homosexual. Lo que se va a conseguir es que la forma de vínculo conyugal que utilizan el 90 de los ciudadanos que deciden vivir en pareja- -el verdadero matrimonio- -no tenga un estatuto jurídico específico que la diferencie de otras realidades, quedando así desprotegida y devaluada. Eso es injusto y ese es el debate.