Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid LUNES 20 6 2005 ABC El Partido Popular de Madrid aprovechará los próximos meses para calentar motores, acabar de organizarse en todos los municipios, buscar líderes locales allá donde haga falta y llegar rodado a lo que se avecina el próximo otoño. Para no perdérselo El PP coge aire para la megacampaña TEXTO: MARIANO CALLEJA MADRID. Un año y medio. Ése es el tiempo que va a durar la próxima campaña para las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007, que va a dejar pequeña la de 2003, aquella que tuvo una segunda parte por culpa del tamayazo El PP de Madrid ya calienta sus motores y avisa: cuando pase el verano, todos a la calle, a ganar votos uno a uno, con su presidenta, Esperanza Aguirre, la primera. Y es que quieren explotar al máximo una de las principales cualidades de su líder, como es la cercanía y su capacidad por interesarse por los problemas de aquel que se cruza con ella. En otoño se debatirán los presupuestos regionales de 2006, los más importantes de la legislatura porque son las cuentas más electorales, las del último año completo antes de la cita con las urnas. Una oportunidad para cumplir las promesas pendientes. Ése será el punto de salida de la carrera hacia las urnas. Luego, en la recta final, el PP se dedicará a cortar cintas. Una por cada estación de Metro que se inaugure, por ejemplo. Y no van a ser pocas, ya que se están construyendo casi 90 kilómetros en la red. Además, están los ocho hospitales que se están levantando en la Comunidad. Ésta es la principal ventaja con la que cuenta el PP ahora mismo. En el Ayuntamiento ocurre otro tanto de lo mismo, ya que cuando el alcalde estrene la nueva M- 30, las molestias, piensan en el partido, serán cosa del pasado y podrá verse un cambio espectacular en la ciudad. Nos queda lo más lucido comentan en el PP. Por no hablar de los Juegos Olímpicos. El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, lo tiene así de claro: Si nos los dan, ganamos seguro las elecciones en la Comunidad y el Ayuntamiento. En caso contrario, tampoco nos hará perder Por si acaso, el aparato del PP de Madrid se ha puesto en marcha para llegar a esa megacampaña electoral con las máximas garantías de éxito. La nueva dirección regional, con Esperanza Aguirre y Francisco Granados a la cabeza, ha empezado por cargar las pilas al partido en algunos municipios donde algo, o todo, fallaba por distintos motivos: luchas internas, inexistencia de estructura, falta de organización o ausencia de líder. Para solucionar todo eso se han constituido 28 gestoras en otros tantos municipios y un distrito, Moratalaz. A partir de ahí, una consigna: fluidez absoluta en la comunicación entre la calle de Génova- cuartel general del PP- -y las sedes del partido en los distintos pueblos. No quieren que se repitan cosas del pasado, como que un Buenas migas entre Aguirre y Gallardón Se nota que ha mejorado la relación entre Esperanza y Alberto decía esta semana pasada un destacado miembro del Gobierno regional. Lo cierto es que desde la polémica del Dos de Mayo, y aquella situación tan violenta de la foto del alcalde y la presidenta en Sol, no se ha producido ningún nuevo roce. Al menos en público. Lo que sí se ha visto es la entrega de un premio que recogió el alcalde en persona de manos de la presidenta, algo que, según fuentes del PP, sería impensable hace unas semanas. En el ecuador de la legislatura, todos tienen claro que los enfrentamientos sólo benefician al PSOE. Y no le van a dar esa ventaja. Las encuestas dejan bien situado al PP en la capital, y eso les interesa a todos. También en la Comunidad. dirigente del PP regional visite un pueblo y elogie las virtudes de la alcaldesa... de IU. Y eso en presencia del portavoz popular local. La puerta está abierta hasta para el último militante. Siempre el sur El PP ya se ha renovado en dos terceras partes, pero el proceso continúa. El sur, de nuevo el sur, es la clave para ganar o perder unas elecciones. La estrategia de los populares pasa por mantener a toda costa Móstoles- -la segunda ciudad de la región- -y Alcalá de Henares. En Móstoles, confían en que la gestión del alcalde, Esteban Parro, y el esfuerzo inversor de la Comunidad sean reconocidos por sus vecinos. No es casualidad que Aguirre haya elegido esta ciudad para poner en marcha su proyecto de seguridad, las Bescam. En Alcalá los populares tienen a uno de sus pesos pesados locales, el regidor Bartolomé González. Además, el secretario general cree que son recuperables Leganés y Alcorcón y quizás Aranjuez. Lo que ocurre en este municipio es que el alcalde, el socialista Jesús Dionisio, lo está haciendo más que bien y así es difícil que otro gane apoyos. Ojo con este nombre, porque desde la discreción y el buen hacer puede dar mucho que hablar. Donde el PP ve que también puede rascar votos y subir posiciones es en Torrejón, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y Pinto. Aquí, la dimisión del alcalde saliente, Antonio Fernández, del PSOE, tras 10 años en el cargo, deja al PP sin un filón que le permitía ganar terreno. Y luego están los municipios que el PP ve, hoy por hoy, imposibles. Son Parla, Fuenlabrada y Getafe. Es como si el portavoz socialista, Rafael Simancas, quisiera ganar en Pozuelo o Las Rozas. Lo único que pueden hacer los populares es subir algún peldaño. Precisamente, hablando de la zona oeste, en el PP tampoco se oculta la preocupación por lo que pueda ocurrir en Majadahonda, tras la crisis que se ha vivido allí a raíz de unas denuncias de dos concejales y de la campaña de acoso y derribo del PSOE por la política urbanística de sus adversarios. Lo que más temen en el PP es que sus votantes opten por abstenerse por una supuesta sospecha generalizada de que algo huele mal, y que esa actitud se propague por el oeste de la región, su auténtico feudo fuera de la capital. Como contraataque, los populares no dudarán en recordar a Tamayo cuando sea preciso: ¿Garantiza Simancas que esta vez no tendremos dos elecciones por la traición de dos de los suyos? ¿Tiene controlado lo que puede suceder en su partido? se preguntan. El PP de Madrid aún no ha metido la quinta marcha, pero ya está en la cuarta. Y en el 2006, meterá el último acelerón.