Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 20 6 2005 ABC elecciones gallegas PERDER GANANDO Los partidos E sto es como los sueldos, que a veces el más elevado no es suficiente para cubrir gastos por ser todavía mayores los compromisosy las hipotecas. Eslo quealPPle ocurrió ayer en Galicia, a la espera del voto de los inmigrantes. Eran dos las batallas del PP en esta jornada electoral. Una, contra las encuestas, que venían desde hace tiempo (al menos salvo las que el propio partido decía tener con escasa credibilidad más allá de sus afiliados y simpatizantes) preconizando no ya que no conseguiría mayoría absoluta, sino que se iba a dar poco menos queun batacazo. Los sondeos revelaban que los electores gallegos querían un cambio en el color de la Xunta y que el PP se había equivocado al elegirdenuevoaManuelFraGERMÁN ga como su candidato. La YANKE otra, contra el sistema electoral, que le obligaba, con sólo dos partidos a su izquierda con posibilidades de representación, a una difícil y reiterada mayoría absoluta. Ha ganado la primera. Los 37 escaños logrados ayer superan las previsiones demoscópicas y los resultados de las encuestas a pie de urna, que colocaban en 35 el mejor resultado de los conservadores, un dato coincidente con los sondeos- continuados y fiables -que decía tener en su poder el Gobierno de José LuisRodríguezZapatero. Siunamayoríaquiere el cambio (la suma de votantes de PSOE, BNG y otras opciones minoritarias) hay que constatar que han resultado ser menos de los previstos. Acertaron sin duda los expertos electorales del PP al adelantar las elecciones autonómicasy Fraga. Son muchos sus años, cierto su desgaste después de tantos años de gobierno, pero parece la única figura aglutinante en Galicia del voto de la derecha, con representantes políticos más divididos que el electorado. Pero ha perdido la segunda, que es la que tienemayorimportancia, yaquelagobernabilidad futura de la comunidad autónoma no depende de los sondeos sino de los escaños en el Parlamento. Si el PSOE puede gobernar en España con algo más del 42 de los votos, el PP no lo puede hacer en Galicia superando el 45 Ganar las elecciones regionales de ayer con una diferencia de casi 13 puntos sobre el PSOE- -enunmomentoqueelpropio socialismo español considera dulce desde el punto de vista de la opinión pública- -se convierte a la postre en un consuelo relativo si las papeletas que lleguen de América no lo remedian. Un consuelo, por tanto, relativo e ineficaz para gobernar. No afectará, previsiblemente, al liderazgo de Mariano Rajoy en su partido- -consecuenciaquesehabarajadoantelasencuestas más negativas- pero sí coloca al PP, de confirmarse, en una posición de mayor debilidad. Galicia, Madrid y Valencia eran, sin menospreciaraotrasautonomías, unejedepodere influenciamuy importante parala oposición que puede quedar quebrado. Todo está a la espera, en estos momentos, delvotoinmigrante, peronoesfácildarlavuelta a estos resultados tan ajustados por los restos de la Ley d Hont. Ya sé que si el PSOE gobierna en Galicia no estará exento de hipotecas, sobre todo las de la necesaria coalición con el BNG, pero esto es, repito, como los sueldos. A veces, ingresos menores sirven para tener mejor balance... Fraga dice estar dispuesto a dirigir la oposición si no sigue en el poder Felicitó a PSOE y BNG por la gran responsabilidad que podrían asumir b La pérdida de la mayoría ab- soluta podría reabrir en el seno del Partido Popular la sempiterna crisis por la sucesión del líder gallego CRISTINA DE LA HOZ SANTIAGO. Manuel Fraga consiguió ayer alzarse con su quinto triunfo electoral aunque ha quedado a un escaño de la mayoría absoluta. Este resultado hace que todo dependa del voto emigrante. El PP necesita 8.160 votos más que el PSOE de los emigrantes de Pontevedra para sumar otro escaño. Según los datos que maneja el Partido Popular, el 70 por ciento del voto procedente de países como Venezuela y Uruguay tiene el dibujo de la gaviota. En 2001, los emigrantes pontevedreses dieron 13.293 votos al PP, 4.559 al PSdeG y 1.194 al BNG. Será necesario, en todo caso, esperar una semana para conocer los resultados definitivos. Relajado y tranquilo Fraga compareció en torno a las once de la noche, relajado y tranquilo, para felicitar a todos. A unos, los gallegos, por su conducta impecable durante la jornada; a otros, la oposición, por sus resultados e, incluso, por la posible gran responsabilidad que tengan que asumir si el PP no consigue el escaño de la mayoría absoluta y hay un pacto de gobierno PSdeG- BNG. Fraga señaló que desde donde sea seguiré trabajando por Galicia y a la pregunta de si liderará la oposición en caso de que falle ese escaño 38, contestó con un como es natural Otro periodista le interrogó sobre su sucesión, y tras recomendar no perder el tiempo en estas cuestiones, indicó que todos vamos a morir, pero los resultados me comprometen más que nunca con Galicia y con los ciudadanos Tras esta declaración de principios, el líder de los populares gallegos atribuyó el descenso electoral de su partido a causas diversas Entre ellas, dijo, la actuación de un grupo de emisoras muy conocido y la actitud, que no especificó, del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y de algunos de sus dirigentes, en concreto, José Blanco. No hubo autocrítica y, en cambio, destacó la lealtad del voto popular. La tarde comenzó con bastantes sobresaltos para los populares. Las llamadas israelitas sondeos realizados a pie de urna, llegaron a rebajar la representación del PP hasta la exigua cantidad de 31 diputados, casi un empate técnico con los socialistas. Finalmente, ese número se ha elevado a 37, convirtiendo al PP en la fuerza política más votada de Galicia por quinta vez y a tan sólo un diputado de la mayoría absoluta, la misma que permitiría gobernar a Manuel Fraga otros cuatro años e impedir un pacto entre los socialistas y el BNG. A este detalle, el del triunfo electoral, se aferró un circunspecto Xosé Crespo, coordinador de la campaña, cuando, a las ocho y media de la tarde, compareció ante los medios de comunicación para destacar que los sondeos dejan claro que el PP ha ganado, que es la fuerza más votada. Habrá que ver- -agregó- -si tenemos la mayoría para poder gobernar en solitario o no Poco antes de esa comparecencia Fraga había sido rotundo al conocer las israelitas No me fío, hay que esperar a los primeros datos del recuento dijo. Y estuvo aguantando hasta que las urnas confirmaron que, por quinta vez, con 82 años y a pesar de crisis como el Prestige, ha conseguido alzarse con el triunfo electoral, que no con la mayoría absoluta. La pérdida, por el momento y aunque por la mínima, de la mayoría absoluta de Fraga, puede reabrir de nuevo una profunda crisis interna que sólo la argamasa del poder consiguió frenar. Eso y unas elecciones que se presentaban difíciles unió a todo el partido gallego, que aparcó sus diferencias y olvidó el proceso de sucesión de Fraga, que ahora puede verse acelerado. Además, de la lectura provincial de los resultados se pueden sacar algunas conclusiones poco halagüeñas para Fraga y para la dirección nacional de Génova. Ha sido el todopoderoso presidente orensano del partido y de la diputación provincial, Xosé Luis Baltar, el único capaz de aguantar el tipo en estos comicios complicados para los populares, y a pocos les cabe duda de que esgrimirá los votos conseguidos para intentar imponerse en el congreso regional que elija al sucesor. Por el contrario, Pontevedra ha sido una de las provincias más castigadas. El cabeza de lista pontevedrés y candidato favorito de Génova para tomar el testigo, Alberto Núñez Feijóo, se coloca así en una posición más delicada para poder optar al delfinato. Muebles salvados En la incapacidad para abrir un proceso de sucesión radican algunos dirigentes regionales del partido los resultados de ayer, intentando evitar que una posible pérdida del poder en Galicia salpique al líder nacional del partido. Porque, por lo pronto, todos quieren salvar a Rajoy después de que éste, en un gesto que respondía al convencimiento de que faltaba poco para alcanzar el tan soñado número de 38 diputados, llegó a vincularse tan estrechamente a estos comicios que pidió un voto de confianza hacia su persona. En todo caso, parece evidente que sea cual sea el voto final de Cera, los populares han salvado los muebles. CONFIANZA El candidato popular ve viable que el voto de los emigrantes de Pontevedra acabe por darle el triunfo definitivo COMPROMISO Todos vamos a morir, pero los resultados me comprometen más que nunca con Galicia y los ciudadanos AGRADECIMIENTOS Felicitó a los gallegos por su conducta impecable durante la jornada y a Rajoy por consolidarse como líder nacional del PP