Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 6 2005 11 La Policía detiene en Ferrol a una mujer y a su novio acusados de violar y matar a la hija de ella, de dos años Probable coalición de gobierno PSdGPSOE BNG 25 37 PP En el PP atribuyen a su presidente haber pasado con victoria el trago electoral y que al PSOE se le quedó justa la pulsión del cambio que dirigía Blanco. Los emigrantes pontevedreses decidirán si Rajoy gana autoridad en su partido o si Zapatero logró su afán de sumar nacionalistas La final, en casa de Rajoy ÁNGEL COLLADO 38 13 MADRID. Quinta mayoría de Manuel Fraga, primer éxito electoral del PP bajo la dirección de Rajoy y fracaso del PSOE de Zapatero y su estrategia de alianza con los grupos nacionalistas. O no. Todo muy gallego, todo pendiente de los últimos restos y del voto de los emigrantes. Los comicios autonómicos se presentaban reñidos en el ámbito local y trascendentales para la política nacional y no defraudan. Un solo escaño marca la diferencia entre el fortalecimiento de la autoridad de Rajoy al frente de la dirección del PP- -al menos todo lo que resta de legislatura sin movimientos internos de posibles aspirantes a sucederle a medio plazo- -y lo contrario: el cuestionamiento externo de equipos y estilo de hacer oposición y hasta el afán puesto en defender los principios constitucionales y la idea misma de la unidad de España. El PP, con Rajoy al frente de la campaña, hombro con hombro con Fraga, pueblo a pueblo, había pedido el voto para que su partido se mantuviera al frente de la Xunta, pero también para frenar el proceso de revisión del ordenamiento constitucional y estatutario promovido por Zapatero desde el Gobierno a instancias del tripartito catalán de Maragall y al que sigue invitado Juan José Ibarretxe. Con todo en el aire, posiblemente hasta que dentro de una semana se recuente la última papeleta enviada desde Buenos Aires o cualquier rincón del extranjero, es precisamente en Pontevedra, la circunscripción de Rajoy, donde está la clave de las consecuencias nacionales de la jornada. En el Partido Popular manejaban datos internos al final de la campaña que les pronosticaban los 37 escaños justos que anoche arrojaban las urnas en los resultados provisionales. También sabían que el último diputado para una mayoría absoluta estaba El PSOE logra una fuerte subida, aunque no alcanza los 28 escaños que obtuvo su candidatura en 1989 Si para los socialistas gobernar Galicia supondría un éxito sin precedentes, para los populares esta situación representaría no sólo lo pérdida de un bastión tradicional y el final de la carrera política del fundador de su partido, Manuel Fraga, sino también un revés para las expectativas de Mariano Rajoy de arrebatar a Zapatero la presidencia del Gobierno. No obstante, la forma en que el PP ha resistido al cúmulo de circunstancias adversas- -Prestige, pérdida del Gobierno de la nación, declive de Fraga, -permitirán, en todo caso, que Rajoy- -que llegó a pedir el voto para sí mismo- -pueda atribuirse el mérito de que el partido no haya sufrido un descalabro como le pronosticaban las encuestas. Pero también sus detractores encontrarían argumentos para la crítica. Con los resultados provisionales por provincias, ha sido en Pontevedra- -su circunscripción natural- -donde el PP ha retrocedido más- -dos escaños- En clave gallega este dato también complica la sucesión de Fraga puesto que esa provincia es el territorio de dos de sus delfines José Cuiña y Alberto Núñez Feijóo. El cambio de gobierno implicaría un aplazamiento de la Conferencia de Presidentes prevista para julio. Además, supondría la puesta en marcha de un nuevo proceso de reforma estatutaria, y el BNG ya ha dicho que exigiría el pago de la deuda histórica que calcula en 21.000 millones de euros. Rajoy, en el cierre de campaña EFE anoche el último escaño del PSOE en el feudo de Rajoy y los emigrantes de Pontevedra decidirán si ese diputado es al final del PP. En el Partido Popular acogieron los resultados provisionales como un gran éxito al haber superado al PSOE en la Moncloa- -dato importante- -por trece puntos y 12 escaños, pese a llevar 16 años al frente de la Xunta. Periodos tan largos al frente de la instituciones desgastan incluso a los nacionalistas. Y con un candidato de 82 años. Confiados en que los emigrantes conviertan el éxito en mayoría de gobierno, en el principal partido de la oposición insistían en que Rajoy ha sido fundamental en la victoria y que con estas autonómicas el PP cierra el peor ciclo posible desde que perdió las generales del 14- M. Tras la derrota por la mínima en las europeas y el retroceso en las vascas, las gallegas son su primer éxito. En el PP sostienen que si al final conservan el feudo gallego será porque su presidente echó el resto en la campaña El PSOE se ha podido quedar corto por llevar adosado al BNG en sus planes de gobierno en Pontevedra y en esa provincia echó el resto el presidente del partido. Es la única circunscripción donde el PP puede perder dos escaños, pero si al final les sale el 38, será donde Fraga ha salvado su quinto mandato. Por un puñado de votos se adjudicó La frontera de la victoria moral Pendientes del mismo hilo, los socialistas, que con Zapatero al frente y José Blanco en la trastienda, habían dado por hecho el cambio en las autonómicas, no lo tienen nada claro. Su ascenso en los comicios, que no alcanza los 28 escaños de 1989, cuando Felipe González estaba en el poder, les deja a las puertas del gobierno pero amenazados de quedarse con la miel en los labios. La pulsión del cambio de la que hablaba Blanco se ha podido quedar justa o corta. Los resultados definitivos dirán. El hecho de ir con el BNG adosado les ha podido impedir un ascenso mayor. Los socialistas daban por hecho que el PP no pasaría de 34 y que ellos llegarían a 28 para hablar de victoria Pero Fraga y Rajoy han aguantado y ahora necesitan a los emigrantres de Pontevedra además de al BNG para gobernar.