Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 LUNES 20 6 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA BENITA FERRERO- WALDNER COMISARIA EUROPEA DE RELACIONES EXTERNAS Y POLÍTICA EUROPEA DE VECINDAD DESTRUIR LA EDUCACIÓN ESPUÉS del éxito de las últimas manifestaciones, especialmente la del sábado, habrá que pensar en organizar una traca masiva en todas las ciudades de España reclamando el retorno de la buena educación para nuestros hijos y el derecho que tenemos los padres a decidir cómo queremos que sean educados. El borrador de la ley reformadora del sistema educativo propuesto por este Gobierno se ha elaborado con los criterios de ERC e IU y, si prosperase, regresaríamos a la nefasta Logse con toda la problemática que trajo consigo. El esfuerzo realizado por la anterior ministra de Educación, Pilar del Castillo, se tirará por la JORGE TRIAS borda con el insensato SAGNIER proyecto de la Sansegundo. La larga mano de Peces Barba, que colocó a su vicerrectora en tan sensible ministerio, vuelve a ser muy alargada. El anteproyecto niega un principio fundamental consagrado en la Constitución, el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos, de acuerdo con sus convicciones. Desde la óptica del más puro y duro socialismo estalinista o nacionalsocialismo fascista, el anteproyecto considera a la familia, en educación, subsidiaria del Estado y no, como ocurre en cualquier sociedad libre, al poder público subsidiario de los padres. Por otro lado no tiene por qué extrañarnos esta imposición ideológica, ya que los mentores del socialismo que nos gobierna son el comunismo disolvente por un lado y el fascismo nacionalista, por otro. Para acabar de completar el desaguisado, el anteproyecto ni estimula el esfuerzo ni la calidad de la enseñanza; por el contrario debilita las humanidades, suprime la cultura clásica, regresa a esos esperpénticos programas que ya fracasaron rotundamente y, por último, abre la puerta para que pueda haber en España 17 sistemas educativos. En fin, una joya del desafuero político. Hace unos días, el 9 de junio, The Wall Street Journal publicaba un artículo de Milton Friedman, Premio Nobel de Economía, que seguro no van a leer ni la ministra de Educación ni su insólito presidente. Ellos prefieren a un tal Suso de Toro. Friedman se refería a la batalla en la que está metido desde hace décadas para que se implante en los Estados Unidos el sistema del cheque escolar o de créditos fiscales en el sistema educativo con el fin que sean los padres y no el Estado quienes puedan elegir libremente la educación de sus hijos. En España, bien por ese sistema o, si respondiese al coste real de la enseñanza, por el que ya hay establecido de conciertos educativos, ambos garantizarían el derecho constitucional que tienen los padres sobre la educación de sus hijos. En cambio, el paso que va a dar el Gobierno de Zapatero dinamitará ese derecho consagrado en la Constitución. D EL COMPROMISO DE EUROPA La autora explica cómo la política europea está promoviendo la paz, la prosperidad y la seguridad en todo el mundo- -en Afganistán, Líbano, Asia central, los Balcanes y África- -utilizando una impresionante gama de herramientas de política exterior L A reciente confusión política de la Unión Europea en torno al tratado constitucional y la futura financiación ha hecho que muchos de nuestros socios internacionales se pregunten si Europa realmente es capaz de convertirse en una fuerza global en política exterior. Temen que la Unión siga siendo introvertida y, estando dividida, incapazde afrontar desafíos globales. Eso es especialmente cierto en Estados Unidos, donde la Prensa ha mostrado un arrebato de interés por la UE del todo inusual, y por los peores motivos. La cumbre de hoy entre la UE y EE. UU. es una oportunidad para demostrarle al mundo que, independientemente de nuestras dificultades internas, en asuntos internacionales la Unión es cadavez más activa y eficaz. Debemos reafirmar nuestro compromiso con la creación de una UE que mire hacia el exterior, y garantizarle anuestros socios que seguiremos desempeñandoun papel destacado en cuestiones mundiales. Eso es importante para los ciudadanos de nuestros socios, pero también para los nuestros. Las encuestas de opinión del Eurobarómetro han demostrado sistemáticamente que nuestros ciudadanos reconocen y apoyan la evolución de la UE como un actor político mundial. El año pasado, un 65 de los ciudadanos de la UE apoyaba el desarrollo de una política exterior común, y un 72 una política colectiva de defensa y seguridad. Y en un reciente sondeo mundial entre más de 20.000 personas, un 68 veía a Europa como una fuerza favorable para el mundo, y un 58 consideraba que sería positivo que Europa tuviera una mayor influencia global que EE. UU. La agenda de la cumbre de hoy demuestra que la UE ya es un actor mundial, perfectamente capaz de ocupar su puesto junto aEE. UU. Afinales de esta semana, la UE y EE. UU. patro- cinaránconjuntamente en Bruselas una conferencia internacionalsobre Irak, algo que hace dos años habría sidoimpensable. No se ha necesitado un nuevo tratado, sólo la voluntad de actuar. Hace dos semanas vi por mí misma en Bagdad con qué desesperación necesita nuestra ayuda el pueblo iraquí, y escuché sus llamamientos a que la UE aproveche la ayuda que ya ha proporcionado y se implique más. Nuestra visita demostró que estamos decididos a comprometernos con Irak, a correr los riesgos que sean necesarios para contribuir a su desarrollo político y económico. La conferencia de Bruselas le dará al Gobierno iraquí un estímulo muy necesario para vencer los desafíos venideros y dar una vida mejor a sus valerosos ciudadanos. Trabajando con EE. UU. la ONU y Rusia a través del Cuarteto estamos ayudando a israelíes y palestinos a encontrar una solución para su conflicto de hace décadas y apoyar la retirada de Gaza, que se acerca con rapidez. También estamos haciendo planes para el futuro: cómo ayudar a los implicados en los días y semanas posteriores, y garantizar que el día siguiente a la retirada de Gaza ambas partes lleven a la práctica el resto de la Hoja de Ruta La Comisión está participando activamente en el trabajo de Jim Wolfensohn, el enviado especial del Cuarteto. Quizá nuestro mayor triunfo en política exterior sea la contribución que ha realizado la ampliación de la UE a la paz y la seguridad en el continente europeo. Para EE. UU. éste es sin duda nuestro impacto más destacado en la estabilidad y la prosperidad mundial. Los miembros de la UE han contraído compromisos para proseguir con la ampliación, y los cumplirán. Sin embargo, está claro que en algunos Estados miem-