Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Cultura DOMINGO 19 6 2005 ABC El morbo eleva el interés en la apertura del Museo Munch de Oslo b Las postales de las obras sustraí- Arthur Phillips reta a la maldición de Tutankamón con El egiptólogo Para mí, la egiptología es como un trabajo de detectives dice el autor segunda novela, el escritor traza la historia de un obsesivo egiptólogo en busca de la tumba de un faraón y la de un implacable detective a la caza de un asesino A. ASTORGA MADRID. A Arthur Phillips, la esencia de El egiptólogo se le ocurrió mientras paseaba a su perro. De repente le vino a la cabeza una imagen, que se convertiría en la parte final del libro y a partir de la cual surgiría toda la intriga. Fue la cuadratura del círculo jeroglífico. Su narración principia a finales del año 1922, cuando Howard Carter y su mecenas Lord Carnavon descubren la tumba del faraón Tutankamón- -la piedra roseta de la historia de la arqueología- que murió con 18 años. Tras el increíble hallazgo, el egiptólogo Ralph M. Trilipush se juega su reputación profesional y la fortuna de su prometida en su obsesión por encontrar el enterramiento de un faraón apócrifo basándose en un jeroglífico pornográfico. Y un implacable detective australiano, llamado Harold Ferrell, se enfrenta al caso de su carrera recorriendo el globo en busca de un asesino. Uno persigue la inmortalidad; el otro busca la verdad. Arthur Phillips arranca su historia en las llanuras del desierto egipcio. Pero la intriga, la aventura, la historia se incardinará en los tugurios de Sidney, recorrerá los salones de baile de Boston, penetrará en el academicismo de Oxford, surcará los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial y culminará en una turbulenta corte. Asegura Phillips que no ha necesitado pisar Egipto para recrear su intriga. Hace quince años visitó el Egipto faraónico como turista. Ese fue su único contacto con el enigma de los faraones antes de escribir El egiptólogo (Seix Barral) El trabajo de investigación de Phillips se ha basado en cuatro elementos: Internet, la consulta con tres egiptólogos cuyo trabajo fue muy valioso, beber y dormir b En su das hace diez meses, El Grito y Madonna, de Edvard Munch, se venden por millones, al igual que los objetos relacionados con el pintor C. VILLAR MIR. CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Una de las premières más sonadas en el vecino reino, como si se tratara de conseguir entradas para un concierto de rock, cientos de ciudadanos entre los que se encontraban turistas, se apostaron desde la madrugada de ayer sábado ante el Museo Munch de Oslo para asegurarse de ser los primeros en recorrer sus salas. Sin embargo, toda esa gente que formaba largas colas no pudo irrumpir en el local como esperaba y tuvo que pasar de uno en uno y soportar además severos controles de seguridad incluído escaneado de ropa y bolsos, pasar por debajo de las puertas magnéticas y un concienzudo chequeo efectuado por agentes de los dos sexos. Aunque parezca mentira, el morbo del robo cometido en aquella pinacoteca hace diez meses, cuando dos enmascarados se llevaron a punta de pistola El Grito y Madonna, ha elevado el interés de los noruegos por el legado de Munch. La tienda de recuerdos del museo, que ha permanecido abierta durante este tiempo, ha vendido miles de objetos relacionados con el pintor y las postales representando las obras sustraídas se venden por millones. La Fortaleza El Ayuntamiento de esa capital ha invertido la suma de 4.794.800 euros para aumentar la seguridad del museo, que en su día no tenía protección alguna. Con esas medidas se intenta preservar de toda amenaza las mil cien obras del genio del expresionismo allí expuestas. Hasta tal punto se ha reforzado la tutela, que hoy se conoce al Munch como Festung Munch (Fortaleza Munch) Se han instalado toda clase de sofisticados artilugios capaces de detectar cada movimiento en las salas: cámaras invisibles, hilos sensibles electrónicos en paredes y suelos, puertas que se cierran automáticamente en menos de un segundo si cualquiera roza la pared, cristales antibalas delante de los cuadros y otros trucos desconocidos para el visitante por razones obvias Sin embargo, en el sitio donde antes colgaban las dos obras robadas de Edvard Munch hay hoy sendas reproducciones. Así, dado que el artista pintó varias versiones de sus motivos favoritos, quien desee ver una Madonna y Un Grito auténticos, tendrá que visitar la Nasjonalgaleriet donde no hay cámaras ni nada que se le parezca. Tutankamón es trasladado por el equipo de Howard Carter en 1922 Crawford Finneran (patrón de la Expedición Trilipush) Margaret Finneran (de la alta sociedad de Boston, hija de Chester, prometida de Trilipush) Julius Padraig O Toole (inversor en la Expedición Trilipush) y un variopinto catálogo de seres diversos. ¿Qué queda por descubrir de Egipto? Zahi Hawas, el jefe supremo de Antigüedades en Egipto- -responde Phillips- -mantiene que hay muchísimas más tumbas, tesoros y momias enterradas, pero que realmente no es tan importante encontrarlas como el largo camino que nos queda para interpretar y ABC Un perfecto proceso alquimista La obra contiene guiños, juegos y pistas para que el lector se meta de lleno en una historia que culmina con un sorprendente desenlace: Mi afición al Trivial ha podido influir en la construcción de El egiptólogo Toda novela es una invitación al lector a participar de una forma interactiva y a realizar sus propias interpretaciones Phillips ha construido sus personajes de acuerdo a un perfecto proceso alquimista que mezcla planificación, accidente, lógica e intuición Junto a Ferrell y Trilipush aparecen Howard Carter y el V Conde de Carnarvon; Atum (Dios creador egipcio) Atum- hadu (presunto último Rey de la decimotercera dinastía de Egipto) Chester Mi afición al Trivial ha podido influir en la construcción de El egiptólogo Toda novela es una invitación al lector a participar de una forma interactiva y a realizar sus propias interpretaciones para entender todo lo que ya se ha hallado. Pienso que lo más importante que falta aún por hallar es la contextualización de esos tesoros, tumbas y momias, porque quedan muchos años de discusión Hace unos meses, el jefe Hawass mostraba al mundo los resultados de sus investigaciones realizadas a la momia de Tutankamón: la conclusión fue que el joven faraón no fue asesinado. ¿Influyó esta noticia en la redacción de El egiptólogo Phillips dice que no: La novela la había terminado antes. Pero me encantan esos cambios de la egiptología. Para mí es como un trabajo de detectives. Realmente no sabemos si fue o no asesinado Tutankamón, pero lo que es importante es saber que realmente para la egiptología hay un gran equilibrio entre imaginación y ciencia. Por eso es algo que apasiona tanto La llamada maldición de Tutankamón comenzó hace 82 años con la muerte de Lord Carnavon mientras se apagó la luz de la ciudad y su perra aullaba. ¿Se trata de un mito, de una leyenda, tal vez de una farsa? Lo cierto es que treinta personas que tuvieron relación con la cámara sepulcral del faraón perecieron por la llamada venganza faraónica