Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 6 2005 Los domingos 67 Cómo se hace un terrorista L. DE VEGA Marruecos, a raíz de los atentados de marzo de 2004 en Madrid, ha mantenido la postura oficial de que, si bien muchos de los detenidos son de esta nacionalidad, son gente con sus vidas asentadas en España, al igual que los últimos detenidos esta semana. Mohamed Darif, profesor de la universidad de Mohamedía, junto a Casablanca, tiene su propia explicación para el proceso de adoctrinamiento. La regla general es reclutar a alguien que frecuenta la mezquita y que forme parte de alguna sociedad religiosa; de esta forma nos aseguramos que sepa trabajar en equipo explica. Las células que los captan van haciendo que, poco a poco, vayan criticando sus propias ideas, y se les dice que dejar de lado la violencia no es ser musulmán y que las verdaderas asociaciones son las salafistas desde las que hay que defender el verdadero islam porque la sociedad está alejada de Dios Ahí- -añade Darif- -es donde se empieza a introducir el concepto de mártir, el morir por Dios. Que el verdadero musulmán no es el que está vivo, sino el que muere por Él De ahí a ponerse manos a la obra con los atentados no hay mucho si se aliña todo con unos cuantos vídeos de acciones heroicas en Afganistán o Palestina. Pero, aparte de esta regla general, Mohamed Darif habla también de un proceso excepcional que no habría que perder de vista para el caso español. Se trata de partir de alguien que nada tiene que ver con la religión, pero que esté metido en el mundo de la delincuencia, y llevar a cabo el proceso a la inversa. Buscamos a gente que sea capaz de matar, de degollar, de explotarse, y empezamos a introducirlos en el mundo del islam La Operación Tigris de la Policía española, con once detenciones, desarticuló una célula que preparaba a radicales islámicos para mandar a Irak LUIS DE VEGA una gran mayoría de ellos son marroquíes comenta este especialista de Casablanca. Lo que se conoce como Al Qaida no es hoy más que un extenso y complicado entramado a nivel internacional formado por decenas, puede que centenares, de células que actúan con mayor o menor autonomía respecto a una cabeza pensante que, para los expertos, ni siquiera está clara. Bin Laden y Al Zawahiri (el médico egipcio situado como número dos de la organización) son ahora mismo símbolos. En realidad son las células las que se encargan de todo argumenta Mohamed Darif, profesor de Ciencias Políticas en la universidad de Mohamedía (Marruecos) Según este especialista en terrorismo islamista, estos grupos trabajan en tres fases: células de planificación, células de coordinación y células de ejecución. Los primeros seleccionan el objetivo, los segundos dotan al entramado de la logística necesaria (financiación, especialistas en explosivos, etc. y los terceros buscan quien lleve a cabo la acción. Así el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) es el brazo ejecutor de Tras el 11- M, Al Qaida busca otro lugar para formar sus células, y posiblemente haya puesto los ojos en los Países Bajos. Se apunta Bélgica como el centro de su nueva organización en Europa Al Qaida en Europa Por eso, opina Darif, gente como Abú Dahdah no comete nunca los atentados. Los atentados de Madrid y Casablanca han sido planificados y realizados por una misma célula del GICM perteneciente a Al Qaida Ahora, tras el 11- M, Al Qaida busca otro lugar para crear y formar sus células de coordinación que les den apoyo logístico. Creo que está teniendo lugar a través del GICM en los Países Bajos añade este profesor. Rami, por su parte, no va muy lejos y señala a Bélgica cómo posible centro de la reorganización en Europa. Precisamente, todo apunta a que uno de los huidos del piso de Leganés pasó por este país antes de dirigirse a Irak, donde, supuestamente, ha muerto en un ataque suicida. Todo este entramado lleva a menudo a pensar en Al Qaida como si se tratase de una gran franquicia del terrorismo internacional con delegaciones en Arabia Saudí, los países del Golfo, Yemen, Egipto, Marruecos, Europa, Estados Unidos o Irak, entre otros muchos sitios. Para Darif, es difícil prever cuáles son sus próximos objetivos