Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 6 2005 Internacional 35 Dos integristas, el moderado Rafsanjani y el duro alcalde de Teherán, se disputarán la presidencia iraní Denuncias de fraude en el escrutinio y en la tasa de participación, fijada en el 62 por ciento b Hashemi Rafsanjani, el zorro en los círculos políticos persas y una de las primeras fortunas del país, cuenta con las mejores cartas para vencer a Ahmadinejad FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL TEHERÁN. Contra todo pronóstico, la disputa final por la presidencia iraní se jugará el próximo viernes entre el favorito, el ex presidente Rafsanjani, y el alcalde Teherán, Mahmud Ahmadinejad, que no figuraba entre los elegidos en las apuestas de estas elecciones jugadas bajo la sombra del Líder Supremo, el ayatolá Jamenei. Según las cifras dadas ayer por la tarde por el Ministerio del Interior, la tasa de participación en la primera vuelta de las presidenciales, celebrada el pasado viernes, fue del 62 por ciento de los casi 47 millones de electores convocados a las urnas. Primera sorpresa del escrutinio, el único candidato reformista aceptado por el Líder, Mustafá Moin, ex ministro del presidente saliente Jatamí, cae a las últimas posiciones, pese a ciertas esperanzas voluntaristas de que podría haber alcanzado la segunda posición para pujar con Rafsanjani y devolver la ilusión a la masa joven de Irán. Vista la foto de llegada, se confirma que la decisión de reintroducir a Moin en la parrilla de salida, después de haberle vetado, fue una jugada astuta de Jamenei para quitar votos a Rafsanjani, bajar los humos al favorito para la presidencia y favorecer de paso una segunda opción más radical. Hashemi Rafsanjani, de 70 años, habría obtenido un 21,1 por ciento de los sufragios. El segundo lugar es para Ahmadinejad (Ahmad es otro nombre del profeta Mahoma) con el 19,2 por ciento. Hasta el último momento, el escrutinio otorgaba ese puesto al presidente del Parlamento, Karrubi, un clérigo moderado como Rafsanjani, y que Ahmadinejad, candidato a la presidencia iraní y rival directo del favorito, Hashemi Rafsanjani, ayer en rueda de prensa ayer por la tarde convocó a la prensa para denunciar el fraude de los ultraconservadores a favor del alcalde de Teherán. Karrubi dijo haber visto pasar dinero de unas manos a otras y manifestó su intención de mantener su denuncia de pucherazo en el escrutinio aunque me cueste la cárcel EFE La TV irrumpe en la campaña Lágrimas de cocodrilo Uno de los episodios más comentados de estas elecciones presidenciales en Irán lo constituyó el spot televisivo de Rafsanjani para atraer el voto joven. En la grabación, el viejo ayatolá, reunido con un grupo de estudiantes, escucha a Parisa Azimpour, alumna de Fotografía, quejarse de la falta de libertades en Irán y anunciar su intención de no votar. Rafsanjani la escucha y contesta, mientras se limpia las lágrimas que caen sobre sus mejillas, que la respuesta correcta es jugar un papel activo. Vosotros los jóvenes sois muchos y podéis influir en la marcha de los asuntos Al terminar de hablar, la juvenil audiencia rompe en aplausos, y hasta la joven Parisa no puede contenerse y, tras una pausa, se une a sus compañeros en la ovación. visto lo visto por la prensa extranjera en Teherán durante sus recorridos por los colegios electorales. El zorro Hashemi Rafsanjani, denominado el zorro en los círculos políticos persas y una de las primeras fortunas del país, cuenta con las mejores cartas para vencer a Ahmadinejad y convertirse en presidente de la república el próximo viernes. Con él se alegrarán los círculos económicos y empresariales de Irán. Muchos confían en la astucia y el poder de Rafsanjani para doblegar al sector más integrista y antioccidental del sistema y abrir la economía iraní. Sin descontar sus promesas de abrir una nueva fase en las relaciones con Estados Unidos, rotas desde la revolución. Las promesas hechas a los jóvenes por el veterano político en materia de libertades son harina de otro costal. Razonable participación El sistema tampoco mostró concesiones en materia de tasa de participación. Pese al clima de abstención entre los votantes jóvenes de Irán, frustrados por la falta de reformas durante los ocho años de presidencia de Jatamí, las autoridades anunciaron ayer que un 62 por ciento de electores acudió el viernes a votar en los colegios y mezquitas de la república islámica. La cifra de participación comenzó en el 52 por ciento, subió al 70 ayer por la mañana, y ayer se instaló definitivamente en el 62, un excelente resultado