Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Nacional DOMINGO 19 6 2005 ABC Un preso en régimen abierto muere en Lérida arrastrado por un coche en una extraña huida b El recluso encerró a un hombre y una mujer en una empresa y al marcharse intentó subir a un automovil, cuyo conductor aceleró y lo arrastó causándole la muerte ABC BARCELONA. Un recluso del Centro Penitenciario de Ponent (Lérida) que se encontraba en régimen abierto, murió el pasado viernes tras caerse cuando intentaba huir agarrado a la manilla de un coche en marcha. Según informaron fuentes de los Mossos d Esquadra, el fallecido es Juan José M. V. de 40 años y vecino de Reus. Los hechos ocurrieron la tarde del viernes en Borges Blanques (Lérida) cuando la Policía autonómica recibió una llamada en la que se alertaba de que una persona estaba alborotando en una empresa de la localidad. El responsable de la empresa y una mujer que llamó por teléfono explicaron que esta última se dirigía a hacer unas gestiones en la empresa y se dio cuenta que un hombre la seguía. La mujer se introdujo en la empresa y el hombre la siguió. El propietario- -que había observado los hechos- -salió en defensa de la mujer, lo que provocó que, tras una acalorada discusión, Juan José M. V. huyera, si bien antes los dejó encerrados en el edificio. Sin embargo, ambos consiguieron salir por otra puerta y comenzaron a perseguir al hombre. Según los mismos testimonios, el fugitivo intentó subir a un coche que estaba parado en las inmediaciones y cuyo conductor se encontraba dentro del vehículo. Al verse abordado, éste se asustó y huyó acelerando rápidamente. El recluso se agarró a la manilla de una de las puertas del automóvil y, después de arrastrarse unos metros, cayó brutalmente al suelo, rodando sobre sí mismo. Tras quedar inmóvil durante un rato, se levantó y huyó corriendo. EFE Un muerto y ocho heridos en un accidente múltiple en Valencia ABC. Una mujer magrebí de 58 años falleció y ocho personas resul- taron heridas en una colisión múltiple ocurrida ayer en la AP- 7, a su paso por Ribarroja (Valencia) en la que se vieron implicados dos camiones, una furgoneta y un autocar en el que viajaban ciudadanos norteafricanos. El accidente tuvo lugar en el kilómetro 509 de la citada autopista, junto al enlace con la autovía A- 3, cuando, por causas que aún se desconocen, chocaron un autocar y una furgoneta, cuya colisión afectó también a un camión tráiler y a otro de menor tamaño. El accidente provocó que la autopista AP- 7 permaneciera cortada en dirección a Barcelona durante varias horas. Intenta violar a una anciana tras cumplir condena por asesinar a una niña de 5 años Fue condenado a 34 años en 1990 y había salido de prisión hace unos meses b El detenido, Emilio Indart, intentó violar a su vecina, de 78 años, en su propia casa, a la que había acudido para pedir prestada una bombona de butano Fuera de sí Con la descripción facilitada, los agentes de la Policía autonómica lo localizaron en un banco del Canal de Urgell, cerca de la vía del tren. Según estas fuentes, el hombre se comportaba como si estuviera fuera de sí y de manera muy alterada, informa Efe. Cuando era trasladado a un centro médico, los agentes se dieron cuenta de que el hombre respiraba fuertemente. Al llegar al centro, estaba inconsciente y poco después el personal médico certificaba su defunción. Los Mossos buscan al conductor del vehículo implicado para conocer su versión de los hechos. EFE SAN SEBASTIÁN. Tras el ingreso ayer en prisión de un hombre que había intentado violar a su vecina. de 78 años, en San Sebastián, la Ertzaintza comprobó que se trataba de Emilio Indart, el asesino de la niña Sandra Calvo, a quien acuchilló y arrojó por una ventana tras haber abusado sexualmente de ella en una vivienda del barrio de Alza de San Sebastián, en enero de 1989. Según informaron fuentes de la investigación, Indart, que fue condenado en mayo de 1990 por ese crimen, que conmocionó a Guipúzcoa, a 34 años de cárcel y a 15 millones de indemnización, había sido excarcelado hace unos meses. La Audiencia de Guipúzcoa consideró a Idart, que ahora tiene 42 años, autor de los delitos de rapto, abusos deshonestos y asesinato, y le absolvió del de violación y de otro de asesinato, ambos en grado de frustración, solicitados por la acusación particular. Los jueces consideraron probado que Indart, en la tarde del 13 de enero de 1989, se desplazó a un piso situado en la calle Santa Bárbara de San Sebas- tián, propiedad de la madre de su novia, y en un rellano de la escalera vio a la pequeña Sandra Calvo, que habitaba con sus padres en una vivienda contigua. Después, la llevó al piso y sobre un colchón empezó a tocarla y a abusar de ella penetrándola con los dedos, tras lo cual la amordazó con una servilleta y, con un cuchillo de cocina, le asestó tres puñaladas, que no eran de por sí mortales de necesidad Alrededor de la una y media de la tarde, cuando los padres de Sandra y numerosos vecinos llevaban ya varias horas buscando a la niña. el asesino oyó cómo su padre y la madre de su novia procedían a abrir el piso donde él se encontraba, por lo que arrojó a la pequeña por una ventana trasera de la vivienda. La caída de la niña fue presenciada por un testigo, quien trató de asistirla, aunque se encontraba en estado preagónico y murió tres horas después de ser trasladada a un centro sanitario. Indart fue detenido a los pocos minutos de arrojar a la niña por la ventana. Emilio Indart ingresó ayer de nuevo en prisión, acusado de intentar violar a su vecina, de 78 años, a cuyo domicilio había acudido la noche del viernes con la excusa de pedir prestada una bombona de butano. Los gritos de la anciana alertaron a una vecina que avisó a la Ertzaintza, tras lo cual varios agentes se personaron en la casa. Quien llamaba era su padre En ese momento, la mujer forcejeaba con su agresor, del que logró zafarse y a quien pudo convencer de que quien llamaba era su padre y de que si abrían la puerta no le diría que su hijo se hallaba en la casa. Al abrir la puerta la mujer se encontró a varios agentes de la Ertzaintza, a quienes había avisado una vecina de uno de los pisos al oir los gritos de la mujer agredida. La anciana, muy nerviosa, les informó que un hombre la había intentado violar. Los policías conminaron al presunto agresor a que saliera de la vivienda, pero al no responder a su llamada los agentes accedieron al interior y lo localizaron escondido en uno de los dormitorios y fue detenido. La anciana fue trasladada y atendida en un hospital de la capital guipuzcoana. En 1989 Emilio Indart raptó, abusó sexualmente y apuñaló a la niña, Sandra Calvo, en un piso de la madre de su novia Al sentirse descubierto, arrojo a la pequeña por una ventana y la caída le produjo la muerte tres horas después