Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 6 2005 Opinión 7 HOMENAJE A JAIME CAMPMANY A MI PADRE ABES, padre? Para que todo sea más hermoso y difícil, me han pedido en ABC que te escriba unas letras de homenaje desde tu columna. Ésa a la que tan libre y orgullosamente vivías atado. Ésa columna tuya en la que nunca- -decías- -te habían tocado una coma, y en la que te habías instalado confortablemente, como quien anda por su casa, con toda tu sabiduría, tu música y tu casta. Con tu razón de hombre justo y tu esgrima jugosa y valiente. Y yo esas letras te las voy a escribir con el corazón todavía ensartado, y con los ojos en lágrima viva, y no sabes con qué miedo, y no sabes con cuánto amor, porque creo (dime algo, papá) que a ti te habría gustado que así fuera. Tenías el alma preciosa, padre, como de luminosa porcelana, y una paciencia infinita, y un orgullo por el que corrían los caballos, y un amorpor la vida que se encaLAURA ramaba a las cumbres del aiCAMPMANY re para llover sobre las cosas menudas. Ya sabes: lo fugitivo permanece. Me leías a Alberti, ¿recuerdas? Recitábamos a Rubén Darío: Padre y maestro mágico, liróforo celeste... Tú mi padre, tú mi maestro. Saboreábamos a Neruda- -tan violentas, a veces, las espumas- desflorábamos a Góngora- -sus negras violas, sus blancos alhelíes- aprendíamos en la pizarra de Mairena, bebíamos hasta el alba en las sagradas copas de la armonía, nos emborrachábamos de belleza y esperanza. Nunca te dijiste poeta, tú que lo eras por encima de todo, tú que conjugaste los racimos del tiempo. Yo ya sabía que eras un gran hombre, un surtidor de sueños, un pecho entero, un ángel fecundo, un clavel desbocado. Pero ahora que te llevo dentro, y ya no puedo discutir contigo sin herirme, lo sé más que nunca. Ay, padre, si hubieras podido recibir en un vaso profundo el dolor de tus amigos, y oír las palabras con las que te nombramos y te abrigamos en esa soledad tuya tan blanca y tan ardiente, y poblar las horas con que te devolvemos a la vida para que no la pierdas, para que no la pierdas del todo, ya me entiendes. Ay, si hubieras visto el chiste de Mingote, tan tierno y tan mudo, y los artículos de tus hermanos mayores de la cofradía de la columna, tan a punto de resucitarte, y el luto y la orfandad de tus amigos. Este periódico, tu periódico, está derramando ríos de tinta sobre tu recuerdo, ahora que ya diste en el mar, que es el morir. ¡Qué incomprensible que no estés aquí, con lo que a ti te gustaban las necrológicas! Estamos revolviendo entre tus cosas en buscade tusmanos. Estamos invadiendo tus pantallas y desnudando tus etimologías. Te estamos recomponiendo en todos tus gestos, en todas tus caricias, en tu indomable anecdotario, y en tu señorío, y en tu álbum de ofrendas, y en cualquier parte donde podamos sentirte y tocarte, y celebrarte hasta el agotamiento de nuestra sangre partida. Porque de ninguna manera queremos olvidarte, padre. Hilaré tu memoria en la mañana como tú hilaste mi vida. Ni mamá, ni tu hijo Emilio, ni tu hija Beatriz, ni yo, ni nadie de ese casi universo de personas que te amaron permitiremos que cese tu rayo. Bendito seas también porque con esta muerte tuya tan urgente y certera, que duró lo que tarda en desplomarse un párpado y encenderse, en algún lado, otro fuego, hasta la ofensa de la agonía nos ahorraste. Como diría tu tata Felisa, hijico, qué gracia has tenido hasta para morirte ¿S EL HOMBRE- ORQUESTA DEL TITANIC M AL anda de principios éticos una sociedad cuando la proclamación de lo obvio se convierte en un acto heroico. Esa sociedad es España. Expaña, vamos. Al paso que vamos, para que reconozcan que a las 12 el sol está en su cenit habrá que convocar una manifestación. -Pero en esa manifestación han de ser respetados los husos horarios de Canarias, usted. Podrán manifestarse para decir que el sol está arriba a las 12, pero que no haya ni una sola pancarta contra el meridiano de Canarias, ¿eh? No me sea usted canariófobo. El Fiscal Particular del Gobierno vigilará que no haya una sola pancarta que conculque los derechos de la minoría horaria canaria con actitudes vociferantes. Terrible reloj que marca en España la hora de la dictadura de las minorías. Para que no se enfaden los canarios con su hora menos y apoyen al Gobierno, se ha atrasado una hora ANTONIO el reloj de toda España. No en balde BURGOS concluyó en la Puerta del Sol la manifestación de la Familia. Lo que han hecho con todo ha sido eso. Y con el matrimonio en el Código Civil: atrasar el reloj una hora para todo el mundo, para que no se enfaden ni en Lesbos, ni en Sodoma, ni en Gomorra. En vez de padres y madres, progenitores De esposo y esposa, nada: cónyuges De chamba no han redactado ese artículo según la estética del amor oscuro de los versos de Rafael de León: Porque sin ser tu marío, ni tu novio, ni tu amante, soy el que más te ha querío, ¡con eso tengo bastante! No, no tienen bastante. No se hartan. Las mayorías sociológicas han de inclinar su cerviz ante las minorías. Si al inclinarla se aprovecha para pisarles la cabeza, mejor. Manda la minoría homosexual del lobby gay sobre la España de madres y padres pasando el quinario para educar a sus hijos con estos planes de enseñanza y esta degradación ética genera- lizada, con las televisiones borrando las fronteras entre el bien y el mal. Manda la minoría de los separatistas y los asesinos (o de ambas cosas a la vez) sobre una mayoría constitucional que no quiere enfundar las armas del Estado de Derecho ante los criminales. Manda la minoría laicista y agnóstica que se burla de la religión poniéndose una corona de espinas sobre la mayoría sociológica católica, pero que no tiene co... ranes de cachondearse de la chilaba de Mahoma. Manda la coartada nacionalista del apoyo al Gobierno sobre millones de votos que no quieren que el resentimiento y el sectarismo sean la norma. Mandan los Juan Simón, los desenterradores de la memoria, sobre la concordia de reconciliaron que trajo la Monarquía Parlamentaria. Y como quien manda, manda, y cartucho al cañón, para proclamar la obviedad de esas mayoritarias verdades hay que echarse a la calle. Cada sábado la gente se tiene que echar a la calle y hay un nuevo Dos de Mayo porque los mamelucos están otra vez en la Puerta del Sol: el presidente Rodríguez les ha puesto el caballo de Atila para acabar con España. Los presidentes del Gobierno antes defendían las habichuelas y la felicidad de la mayoría de los españoles y salían en la portada del Time Ahora imponen la dictadura de las minorías y salen en la portada de Zero Zero Zapatero. Me imagino que Rodríguez saldrá en el BOE Gay como siempre: sonriendo. Sonriendo porque está encantado de haberse conocido como presidente del Gobierno a costa de 192 muertos. Saldrá con su sonrisa de sesión continua, con esos hombros que parece que se ha dejado la percha dentro de la chaqueta. Como en la cumbre de Bruselas: España rompiéndose, Europa hundiéndose, y él allí, de hombre- orquesta del Titanic, tocando el violón, sonriendo, feliz de estar entre los grandes, los que nos van a quitar la cartera. No entiendo cómo se puede gobernar así, contra las mayorías sociológicas, pero mucho menos comprendo de qué se ríe este tío, hombre- orquesta del Titanic, glup, glup, glup...