Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 6 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR IGNACIO CAMACHO GALICIA Y MUCHO MÁS Lo que hoy se decide en Galicia no es si más o menos Fraga, sino si más Zapatero o más Rajoy. Además del futuro de lo que Maragall suele llamar una cierta idea de España Un resultado que, en estos momentos, pende del delicado hilo de los últimos restos en cada provincia O existe la más mínima duda de que, a sus renqueantes 82 años, ese peculiar e intenso político llamado Manuel Fraga Iribarne volverá a ganar hoy con amplia ventaja las elecciones autonómicas de Galicia. Sin embargo, existen serias probabilidades de que su indiscutible victoria no le alcance para conservar por quinta vez la presidencia autonómica. La normalidad con que todos hemos acabado aceptando lo que, al fin y al cabo, constituye una discutible perversión democrática merecería una reflexión más profunda e intensa; el sistema electoral español, construido durante la transición para privilegiar a las minorías con el objeto de integrarlas en el naciente proceso de recuperación de las libertades, ha acabado convertido en un mercado negro en el que algunos partidos obtienen réditos de poder en proporción inversa a su representatividad popular. Como ocurrió en Cataluña con Esquerra Republicana, y ocurre en numerosos municipios de todo el país con otras formaciones minoritarias, el Bloque Nacionalista Galego (BNG) puede convertirse esta noche en el factor decisivo para que un Partido Socialista claramente derrotado en las urnas termine alManuel Fraga y Mariano Rajoy muestran una pancarta de garantía zado sobre la presidencia de la comunidad audebate que cuestione ahora el liderazgo de su presidentónoma. A cambio, los nacionalistas se verían recomte nacional, pero difícilmente será evitable, en caso de pensados con amplias parcelas de poder que les darán perder la presidencia gallega, la apertura de grietas críuna influencia decisiva. Este sencillo mecanismo, resticasque incrementen el soterrado movimiento que hapaldado por la legitimidad del sistema de elección indice tiempo se atisba en el interior del partido. Impacienrecta, ha convertido numerosas citas de la política escia, imprudencia y ambición se mezclan en este sutil pañola en un raro desafío del PP contra todos, y está frufrú de codazos discretos, que pueden comprometer permitiendo que el PSOE construya a su medida una lanecesaria consolidación de una alternativa que necemayoría republicana cifrada en la alianza con unos sita tiempo como primer factor de asentamiento. El hegrupos cuya característica común es la descreencia en cho es que, desde la inesperada derrota del 14- M, son el concepto de nación española. visibles en la segunda fila del escalafón del PP algunas Lo que está en juego en Galicia es una opción entre la tomas de posición estratégica con vistas a la hipótesis mayoría absoluta de un Fraga visiblemente desgastade que Rajoy no logre superar a Zapatero en 2008 o do por la edad y el poder y una coalición de perdedores cuando quiera que sean las próximas generales. que no tendrá el más mínimo reparo en celebrar con alborozo su objetiva derrota. Un resultado que, en esEsos movimientos, que Rajoy es el primero en conocer tos momentos, pende del delicado hilo de los últimos aunque los solape bajo su impasibilidad galaica, porestos en cada provincia, cuyo reparto no alcanzan a drían acelerarse en el caso de que Fraga se quede en la definir las más afinadas encuestas y los trackings orilla de su quinto desembarco. Y tendrán, en todo caque los estados mayores de los respectivos partidos esso, consecuencias. Quienes conocen el estado de cosas crutan estos días con minuciosidad de entomólogos. en la planta séptima del cuartel general pepero en la Resulta incluso probable que esta noche no quede cecalle madrileña de Génova estiman que habrá camrrado el balance de la jornada, pendiente del voto de los bios y retoques cualquiera que sea el resultado de hoy. emigrantes americanos en un escrutinio a cara de pePero es evidente que el alcance y calado de esos ajustes rro que puede recordar el de Florida en las cerradas no será el mismo si se trata de realizar un enroque depresidenciales americanas del año 2000. fensivo que de organizar la ofensiva que supondría Sea como fuere, Galicia va a ejercer hoy de árbitro en una victoria capaz de dejar a Zapatero tocado por priuna nueva secuencia del partido que PSOE y PP llevan mera vez desde su fulgurante ascensión a la cumbre. jugando sobre la cancha nacional desde el 14 de marzo En el otro lado del campo, los socialistas sueñan con de 2004. Si Fraga pierde la mayoría absoluta, no sólo el efecto expansivo de un relevo de Fraga. No sólo por quedará abocado a precipitar una jubilación que debió la evidente repercusión de la jubilación forzada del viepilotar él mismo cuando ganó hace cuatro años; su injo león de Perbes, empeñado en morir con las botas suficiente victoria resultará ante la opinión pública puestas arriesgándose a un castigo que su trayectoria una derrota de Mariano Rajoy que puede abrir conseno merece y que podría haber evitado con una sucecuencias en la solidez de su liderazgo interno y en su sión ordenada. Si Emilio Pérez Touriño- -un político credibilidad como aspirante a la alternancia en el Gomoderado y razonable pero de nulo carisma y escasa bierno de España. proyección popular- -accede al sillón del palacio comNada sería más pernicioso para el PP que abrir un postelano de Raxoy, Zapatero habrá dado una vuelta N durante una acto de la campaña electoral EFE de tuerca más al proyecto de triple anillo con que pretende cerrar su mayoría republicana Con un gobierno tripartito en Cataluña y su correlato en el Congreso de los Diputados, la pieza gallega le permitiría contar con una nueva alianza nacionalista, a la espera de que el tiempo y las circunstancias acaben aclarando su progresiva implicación en el Gobierno autonómico del País Vasco junto a un PNV a cuyo candidato Ibarretxe se dispone a abrasar en unas cuantas votaciones de investidura para dejarle después gobernar en precario y sin más salida que avenirse a un acuerdo con el PSE o convocar elecciones anticipadas. Este es el círculo que sueña el presidente: un Gobierno nacional respaldado por fuerzas nacionalistas según el patrón cortado en las tres comunidades históricas del Estado. Con ese proyecto- -secundado por la mortecina Izquierda Unida allá donde su menguada representación se lo permita- Zapatero pretende construir una alternativa al proyecto nacional del Partido Popular, desde la que desea impulsar un nuevo proceso constituyente de hecho que rediseñe la estructura territorial del Estado. Es esto, y no los 9.000 millones de euros del presupuesto gallego, lo que se juega en la jornada electoral de hoy. Esto y la percepción que los españoles se formen de la dirección del viento político dominante en el conjunto del país: a favor de la coalición socialnacionalista apuntada en noviembre de 2003 en Cataluña y consolidada en marzo de 2004 en España o, por el contrario, inclinado hacia la consolidación de una alternativa liberal- conservadora capaz de superar el desconcierto del posaznarismo. Es decir, que lo que hoy se decide no es si más o menos Fraga, sino si más Zapatero o más Rajoy, y a la inversa. Además del futuro de lo que Maragall suele llamar una cierta idea de España director abc. es