Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 19 6 2005 ABC TREGUA SELECTIVA E TA marca los tiempos y anuncia, a conveniencia de parte y en el Gara el cese de acciones armadas contra los electos de partidos políticos de España en respuesta a la disolución del Pacto Antiterrorista. Tregua selectiva que responde a la positiva impresión que a los terroristas les ha producido la defunción, vía Parlamento, del Pacto para las Libertades, el instrumento más eficaz en la lucha contra los que ahora se permiten el lujo de celebrar el fracaso de la estrategia de ilegalización de Batasuna. Lástima que los amigos de la gasolina no se enteraran de que la decisión etarra tiene efectos desde el 1 de junio, pues Joseba Markaida, concejal electo socialista de la localidad vizcaína de Berango, se hubiera salvado del ataque de varios cócteles molotov contra su domicilio. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EN DEFENSA DE LA FAMILIA ENTENARES de miles de ciudadanos han llenado de nuevo las calles de Madrid en protesta contra una decisión del Gobierno socialista, al igual que hace quince días en respuesta a la convocatoria de las víctimas del terrorismo y que hace una semana en Salamanca para defender la unidad del Archivo. Demasiado clamor para un Gobierno que no debería hacer oídos sordos a tantas voces. La multitudinaria manifestación de ayer demuestra la capacidad de una parte importante de la sociedad civil para organizarse en torno a unos valores y principios que ha decidido defender legítimamente desde la unidad de las propias convicciones, más allá de consideraciones políticas y del reduccionismo en el análisis de un Gobierno al que le ha faltado hondura y perspectiva. Calificar de matrimonio la relación estable de parejas homosexuales y permitirles la adopción son decisiones que despertaron desde el primer momento fuertes discrepancias. Las instituciones jurídicas más prestigiosashan expresado asimismo serias dudas al respecto. El Gobierno ha ignorado una máxima elemental en la política democrática: cualquier medida que provoca enfrentamientos no debe ser impuesta hasta explorar todas las vías razonables de entendimiento. Sin embargo, en nombre de un sedicente progresismo, ha puesto en marcha una ofensiva laica que es rechazada incluso por diversos sectores del Partido Socialista. Es rotundamente falsa la acusación de homofobia a los manifestantes de ayer. El respeto a la orientación sexual individuales plenamente compatible con la concepción institucional del matrimonio, que no es un simple acuerdo de voluntades. Sería una falacia pretender que se trata de extremistas, recurso dialéctico que, a la vista del número impresionante de asistentes, resulta además ridículo. En su gran mayoría se limitan a reclamar la protección de la familia como institución social básica, en términos perfectamente acordes con el artículo 39 de la Constitución, que exige a los poderes públicos una acción positiva en su favor, en los planos so- C Emilio Botín REUTERS RÉCORD ABSOLUTO G ARANTÍA de éxito en la gestión, el presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, no tiene prevista la jubilación y seguirá al frente de la entidad, cuyo objetivo, con los pies en la tierra y las cifras en la mano, incluye en el presente ejercicio los 5.000 millones de euros de beneficio, plusmarca nacional absoluta. A punto de cumplir 19 años al frente de la entidad, Emilio Botín se proyecta hacia el futuro rentabilizando cada año la confianza de unos accionistas a los que, en justa reciprocidad, les devuelve el favor con beneficios- -un 38,7 más que el año pasado- Seguiremos dando mucho que hablar subrayó Botín ante una Junta General rendida ante el balance general de un banco que crece y se hace inmensamente grande. Dentro y fuera. cial, económico y jurídico. Una vez más, el comportamiento ejemplar de los ciudadanos que salieron a la calle a expresar sus puntos de vista parece haber sorprendido a quienes esperan que la realidad se adapte a los tópicos fabricados según sus deseos. Ha sido, pues, un éxito para el Foro de la Familia y una nueva demostración de la vitalidad de una sociedad que es seguramente menos complaciente y hedonista de lo que a veces se supone. En efecto, la gente de buena fe se mueve por sentimientos y no por intereses. Es el reflejo del pueblo concebido como titular de la soberanía, que pretende y consigue hacerse oír cuando están en juego cuestiones que afectan al núcleo mismo de su conciencia. La Iglesia, mediante la presencia de muchos obispos relevantes, ha expresado la estabilidad de su criterio moral, porque las cuestiones básicas de naturaleza ética no dependen de modas ni de oportunismos. Los católicos se han sentido agredidos en múltiples terrenos desde las primeras actuaciones del Gobierno socialista, que ha conseguido de forma inexplicable hacer que renazca la ya más que superada cuestión religiosa En esta línea, son también muy preocupantes los proyectos en marcha sobre temas educativos y no sería extraño que la protesta en la calle pudiera extenderse en otoño a este ámbito tan sensible para las clases medias españolas. Pero es que hay incluso quien propugna la ruptura de los acuerdos entre la Iglesia y el Estado, que desde 1979 vienen funcionando de forma satisfactoria y en plena sintonía con el artículo 16 de la Constitución. El Gobierno debería atender estos argumentos tan razonables desde el punto de vista de la lógica jurídica: la igualdad ante la ley, principio elemental de toda convivencia civilizada, no supone dar a todos lo mismo, sino adaptar proporcionalmente las normas a situaciones de hecho que son desiguales por naturaleza. El Ejecutivo está empeñado en practicar una extraña política cuyo objetivo es satisfacer pretensiones minoritarias a costa de la opinión concluyente de muchos millones de ciudadanos. A EUROPA NO LE SALEN LAS CUENTAS LA HORA DE GALICIA ALICIA acude hoy a las urnas en unos comicios que trascienden el ámbito autonómico. Clave para Zapatero- -que podría sufrir su primer gran revés electoral- vital para Rajoy- -desde el punto de vista del proyecto del centro derecha y de su propio proyecto personal- el 19- J adquiere la relevancia de las grandes citas. No en vano, el diseño del modelo territorial también depende de Galicia, que puede servir de catapulta o de dique de contención a la estrategia del Gobierno socialista. Los gallegos, que hilan fino, tienen en su mano bastante más que una papeleta electoral, porque del resultado de hoy penden incógnitas que sólo pueden despejarse con mayoría absoluta. La política en su estado más puro en manos, más que nunca, de la aritmética. S G E atribuye a Delors una de las metáforas más conocidas para describir Europa. Decía el político francés que la Unión es como una bicicleta que necesita seguir progresando para no caer. La cumbre de junio de 2005 pasará a la historia como el día en que a esa bicicleta se le pincharon las dos ruedas. A la crisis institucional provocada por el rechazo del Tratado Constitucional, se sumó ayer una crisis económica por la incapacidad para aprobar las Perspectivas Financieras 2007- 2013. Pero lo más grave fue la división demostrada por los líderes europeos, su falta de voluntad para alcanzar un acuerdo y la defensa cerrada de los estrechos intereses nacionales que exhibieron estos dos días en Bruselas. Una lección que debería tener en cuenta Zapatero: en Europa no caben las adhesiones inquebrantables a ejes geográficos determinados. Más aún en un país como España, que por su tamaño y complejidad tiene intereses poliédricos. Recibe fondos agrarios, y por eso no es indiferente a la reforma de la PAC, pero también Fondos Estructurales y de Cohesión, y le gustaría reorientar los Fondos de Competitividad al fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación productiva. Ha sido patente estos días el aislamiento al que el eje franco- alemán ha sometido deliberadamente al jefe del Ejecutivo español. El fracaso de la cumbre europea, al no poder aprobar el marco presupuestario que entrará en vigor el 1 de enero de 2007, es más un desastre político que económico. Desde el terreno meramente financiero, Europa tiene el segundo semestre de este año y todo el que viene para encontrar un acuerdo antes de que se paralice la actuación de la Comisión por falta de autorizaciones de gasto. Lo que no descarta que se produzcan tensiones en los mercados financieros y en los de cambios como consecuencia de las dudas sobre la seriedad del compromiso europeísta. Esta es otra lección importante del fracaso. Europa está en un punto de inflexión. Las discusiones de estos días en Bruselas han puesto de manifiesto dos modelos políticos y económicos. Ha decidido razonablemente tomarse una pausa para reflexionar, también sobre las ampliaciones previstas. Otro aspecto fundamental es la continuación de la discusión de las Perspectivas Financieras. No va a limitarse al cheque británico, ni a la cuantía de gasto disponible en porcentaje del PIB comunitario, sino que va a implicar una revisión a fondo de la estructura del Presupuesto. Y en ese debate los intereses de España son tan complejos que no pueden defenderse con un seguidismo pasivo del eje centroeuropeo; ni con espíritu de revancha con el Gobierno anterior; ni desde una administración central debilitada.